Sur de la Florida

La violencia arruina la vida de tres jóvenes

Wayne Treacy y Josie Lou Ratley
Wayne Treacy y Josie Lou Ratley

Con su padre fuera de su vida, al entrar y salir de la cárcel, Wayne Treacy miraba a su hermano mayor como una figura paterna, hasta que éste se suicidó en octubre.

Josie Lou Ratley adoraba el arte, especialmente el dibujo. No tenía muchas amigas pues se había mudado hace sólo un año a Deerfield Beach junto con su madre.

El viernes, Treacy, de 15 años, y su ex novia, de 13, estaban sentados en el centro de detención juvenil: Treacy acusado de intento de asesinato y su novia como cómplice.

Ratley, de 15 años, estaba en un coma inducido por medicamentos, conectada a máquinas, luego de una cirugía para extraerle parte de su cráneo después que, según dijeron los investigadores, Treacy la golpeó salvajemente y la pateó con sus botas de puntera de metal.

Ratley es una "dulce pequeña niña'', dijo su tía, Linda Sarmiento. Su familia se siente orgullosa de sus obras de arte, y ella era especialmente buena en el dibujo, a pesar de una pequeña discapacidad.

Treacy creció en una cása móvil en Pompano Beach con su madre y un hermano mayor, dijo su abogada, la defensora pública Betsy Benson.

Su padre, Wayne Parker Treacy, entraba y salía de las cárceles, acumulando 43 detenciones en Florida desde 1981, de acuerdo con el Departamento de Policía de Florida (FDLA).

Pero Treacy se mantuvo alejado de los problemas legales y se inscribió en el bachillerato internacional de Deerfield Beach High School, donde cursaba el noveno grado, informó Benson.

El día después que Treacy cumpliera los 15 años, su hermano, Michael Bell, se ahorcó en el estacionamiento de la Iglesia New Covenant, en Pompano Beach.

Su madre, Donna Powers, le dijo a los agentes de la policía que Bell se sentía deprimido luego de perder su trabajo y divorciarse. Agregó que había hablado antes de matarse a sí mismo, según el informe de la Policía de Broward.

"Trataban de rehacer juntos su vida'', explicó Benson. "Y esto es simplemente otro golpe que no son capaces ni de verbalizar en este momento. Todos están conmocionados''.

Tracey conocía vagamente, si acaso, a Josie Lou Ratley.

Ratley se había mudado a Deerfield Beach con su madre, provenientes de Crystal River, informó Sarmiento. Comenzó en su nueva escuela intermedia en la primavera, en séptimo grado.

El miércoles por la mañana, Ratley le dio un beso de despedida a su madre y salió rumbo a la escuela.

Esa tarde, Ratley recibió un mensaje de texto de Treacy, quien trataba de contactarse con su ex novia, Kayla Manson, de 13 años. Manson no tenía un celular, pero había tomado prestado el teléfono de Ratley antes de contactar a Treacy.

Ratley desaprobó la relación y le dijo eso a Treacy vía mensaje de texto. Ellos intercambiaron varios mensajes hasta que Ratley hizo un comentario sobre el hermano de Treacy.

Los detectives declinaron especificar qué escribió ella, pero lo cierto es que eso enfureció a Treacy.

Treacy se puso sus botas con puntera de metal, se trasladó en bicicleta a la Middle School de Deerfiel Beach y lanzó a Ratley contra el concreto, la pateó en la cabeza siete veces, hasta que un maestro lo separó, según la policía de Broward.

Treacy, acusado de intento de asesinato premeditado; y Manson, acusada de cómplice, se mantienen bajo custodia. Los investigadores acusaron a Mason porque ella sabía sobre el ataque planeado y ayudó a Treacy a encontrar a Ratley, incluso señaló a Ratley en una multitud, según la policía de Broward.

Manson estuvo el viernes en la corte, donde un juez ordenó mantenerla bajo custodia durante 21 días.

Luego de la audiencia, Jonathon Marne, el abogado de Manson, dijo que ella y Ratley eran muy buenas amigas, y que la familia le deseaba a Ratley una pronta recuperación.

Sarmiento comentó que hasta el viernes, ella nunca había oído que Manson y su sobrina fueran amigas.

La madre de Ratley, Helda Gotay Ratley, estaba a su lado en su cama en el Centro Médico General de Broward, en Fort Lauderdale.

La doctora Mayra Domínguez, una pediatra de sala de emergencia, explicó que los médicos tuvieron que extraerle un pedazo de cráneo a Ratley para reducir la presión producida por la hinchazón en el cerebro.

Los primeros días serán críticos para saber cómo le va a Ratley, comentó Domínguez.

Cuando se le preguntó si los médicos tenían esperanzas, ella respondió: "Ella es una niña y nosotros siempre somos optimistas''.

El abogado de la familia de Ratley, Rick Freedman, explicó que ellos no tenían seguro privado de salud.

"Por favor, recen por Josie'', dijo Freedman. "Y por favor, tengan una discusión con sus niños apropiada para su edad sobre lo que le sucedió a Josie. Hablen con sus niños esta noche. Comuníquense con ellos''.

Miami Herald researcher Rachael Lee Coleman contributed to this report.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios