Sur de la Florida

Reforma despierta cauteloso optimismo

En una región donde hay gran cantidad de personas sin seguro médico, varios proveedores de servicios médicos del sur de la Florida aplaudieron el lunes la aprobación de la reforma de la salud pública en la Cámara de Representantes, mientras otros expresaron cautela sobre cambios profundos que pudieran afectar a la población de todo el país.

"Es genial'', dijo Linda Quick, presidenta de la Asociación de Hospitales y Proveedores de Servicios Médicos del Sur de la Florida. "Significa que una parte significativa de los que no tienen seguro tendrán la oportunidad de conseguirlo y algunos incluso tendrán subsidios''.

Steven Ullmann, experto de política de salud pública de la Universidad de Miami, dijo que la ley ayudará a la población --tanto los que tienen seguro como los que no-- y cierto número de pobres ahora cumplirán los requisitos para recibir el Medicaid. A largo plazo, eso pudiera presionar el presupuesto estatal. "Hay muchas cosas que todavía no sabemos'', dijo Ullmann.

"Es una nueva era para el acceso a los servicios médicos'', dijo Daniella Levine, de la Coalición de Servicios Humanos.

Brian Keeley, presidente de Baptist Health South Florida, se mostró más circunspecto. ‘‘En este momento no sabemos qué significa. Parece más bien una reforma del sector de los seguros médicos''. Los grandes retos de reducir los costos mediante la reestructuración del sistema de pagos --que ahora se basa en que mientras más servicios se prestan más se paga-- han quedado en el aire.

"Es una ley muy imperfecta'', dijo Keeley. "Puede usarse como una plataforma para cambios futuros. Pero todos --bueno, al menos los demócratas-- querían declarar victoria''.

Sin embargo, muchos pueden señalar beneficios específicos.

Las personas mayores recibirán alguna ayuda para cubrir el costo de los medicamentos bajo el Medicare pero habrá una ligera reducción de beneficios si pertenecen a una organización de mantenimiento de la salud (HMO) del Medicare. Los menores de 26 años, que con frecuencia no tienen seguro médico, podrán recibir protección en la cobertura de sus padres.

Mientras tanto, los médicos se han mostrado cautelosos. "Es un cambio grande'', dijo Frank Maderal, presidente de la Asociación de Médicos de Dade.

Según información del Censo, aproximadamente 3.7 millones de floridanos no tenían seguro médico en el 2008, la cuarta cantidad mayor del país. En Broward, 21.8 por ciento no estaban asegurados. En Miami-Dade la cifra fue de 28.1 por ciento, casi el doble del promedio nacional de 15 por ciento.

Como el Medicare cubre a los ancianos y otros programas federales y estatales cubren a los niños, la mayor cantidad de personas sin seguro están en el grupo de 16 a 64 años. Más de una tercera parte de los habitantes de Miami-Dade en ese grupo no tienen seguro, liderados por Hialeah (53.1 por ciento) y Miami (45.8 por ciento).

Incluso con estas cifras enormes, tres de los cuatro representantes de Miami-Dade votaron contra la medida: los republicanos Ileana Ros-Lehtinen, Mario y Lincoln Diaz-Balart. Kendrick Meek votó a favor. En Broward, los tres representantes, todos demócratas, votaron a favor: Debbie Wasserman-Schultz, Alcee Hastings y Ron Klein.

Ullmann dijo que ahora los seguros no pueden rechazar a las personas que tengan alguna enfermedad y busquen seguro, y que tampoco las aseguradoras pueden cancelar la póliza debido a problemas médicos. Una ampliación de la cobertura del Medicaid significará que un grupo mayor de personas cumplirá los requisitos para recibir cobertura federal y estatal.

"Eso es positivo para los individuos'', dijo Ullmann. "Pero a largo plazo va a causar problemas en los estados''. El gobierno federal pagará el costo de ampliar el Medicaid durante varios años, pero después la carga financiera recaerá en los estados.

Pero como muchos estados están cortos de dinero, eso pudiera significar una reducción de los pagos a los médicos y hospitales que tratan a pacientes del Medicaid, dijo Ullmann.

Como muchos negocios del sur de la Florida son pequeños, una gran cantidad de empleados no se beneficiará de la cláusula que exige a todas las empresas de más de 50 empleados ofrecer seguro médico. "Eso significa que todavía habrá muchas personas que tienen empleo pero no seguro en su centro de trabajo'', agregó.

Esos empleados tendrán que comprar seguro en grupo, lo que pudiera resultar más barato que comprarlo por su cuenta.

Las 300,000 personas inscritas en los planes Medicare Advantage probablemente sólo vean cambios menores. Richard Pfenninger, presidente de Continucare, que ofrece servicios médicos a esas organizaciones de HMO, dijo que la reconciliación entre las medidas del Senado y la Cámara significan que los HMO en el sur de la Florida sufrirán una reducción de pagos del 5 por ciento, lo que los coloca por debajo de los planes de pago por servicio del Medicare.

"Espero que puedan seguir ofreciendo servicios muy atractivos'', dijo Pfenninger.

Frank Maderal, presidente de la Asociación Médica del Condado Dade, expresó el lunes que hay que esperar a ver qué pasa. "Espero que funcione para los pacientes y los médicos, pero aquí en general los médicos tienen temor a los cambios''. En muchas medidas de reducción de costos "la mayoría de los médicos dicen que han salido perdiendo. Y con cualquier cosa nueva piensan que van a perder de nuevo''.

Maderal dijo que muchos médicos creen que los hospitales y los gigantes farmacéuticos han recibido concesiones, pero ellos no.

Pascar Goldschmidt, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, dijo que a final de cuentas el esfuerzo de reforma pudiera ayudar al Sistema de Salud Jackson, que tiene que hacer frente a una gran cantidad de pacientes sin seguro y menos ingresos por concepto de impuestos. "Ciertamente es el primer cambio realista en el nivel de apoyo a los que no tienen seguro'', dijo, aunque algunas cláusulas demorarán hasta cuatro años en entrar en vigor.

Goldschmidt dijo que es "demasiado temprano para conocer'' exactamente el impacto financiero.

Ullmann expresó que la ampliación del Medicaid claramente ayudará al Jackson, pero que a medida que aumenta el número de personas aseguradas, los pacientes se encontrarán con una escasez de servicios primarios y probablemente seguirán acudiendo a las salas de emergencia a tratarse.

En los próximos meses es probable que se desarrolle un proceso de redacción de normas para implementar el proyecto de ley, que tiene 2,500 páginas. "Será interesante'', dijo Ullmann. "Es un proceso a largo plazo''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios