Sur de la Florida

Panorama financiero es peor de lo esperado

Para algunos, el mayor reto del 2010 será eliminar la cultura de 
corrupción y gastos desmedidos de la Ciudad de Miami.
Para algunos, el mayor reto del 2010 será eliminar la cultura de corrupción y gastos desmedidos de la Ciudad de Miami.

El panorama presupuestario de Miami es mucho peor de lo que se anticipaba debido a una caída de los ingresos y la falta de fondos para proyectos de capital, lo que ha obligado al gobierno municipal a considerar la opción de usar $54 millones de su fondo de reservas.

Los comisionados conocerán la nueva situación el jueves cuando el alcalde Tomás Regalado y el administrador municipal Carlos Migoya presenten las cifras finales del cierre del presupuesto del 2009, que se espera que tenga un déficit de $26 millones más de lo que se esperaba.

El gobierno municipal también proyecta un déficit de más de $20 millones en el presupuesto de este año. Eso pudiera dejar el fondo de reservas con un saldo mínimo, por debajo de los $90 millones que exige una ordenanza salida de las cenizas de la crisis financiera municipal de los años 90.

En una carta a los comisionados esta semana, Migoya prometió un plan de recuperación a dos años para añadir dinero al fondo, que debe presentarse en los próximos 45 días.

"Estamos pensando en vender activos'', dijo Regalado.

Entre los primeros activos en la lista de venta de Regalado y Migoya están varios estacionamientos y el James L. Knight Center, un antiguo hotel y sala de conciertos en el downtown sobre el que el gobierno municipal sigue pagando $5.5 millones al años por concepto de deuda.

El gobierno muncipal planea echar mano a las reservas porque los ingresos por concepto de licencias, permisos y cobro de servicios bajaron más de $17 millones el año pasado. Además, la policía, los bomberos y el Departamento de Parques se excedieron en sus presupuestos en más de $25 millones.

Migoya también piensa usar las reservas, en parte, para inyectar dinero a otros fondos que se usaron en años recientes cuando el gobierno municipal movió dinero para equilibrar los libros.

Unos $28.4 millones en transferencias cuestionables atrajeron la atención de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), que ahora investiga si el gobierno municipal engañó a los inversionistas sobre la salud financiera de la ciudad, y llevaron al despido del director de Presupuesto.

En los últimos tres años, el ex director de Presupuesto Michael Boudreaux recomendó varias transferencias multimillonarias al fondo general que, según dijo, salieron de proyectos de capital que se habían concluido o cancelado. Boudreaux dijo que otros administradores estaban al tanto de las transferencias y las aprobaron.

Sin embargo, el año pasado, el auditor municipal Víctor Igwe dijo que $8.2 millones salieron del dinero cobrado por concepto de impacto ambiental, de uso altamente restringido, que por ley no pueden usarse para equilibrar el presupuesto municipal. Migoya ahora quiere devolver dinero a esa cuenta.

La auditoría de Igwe llamó la atención de la SEC, que en diciembre inició una investigación. Entonces, hace dos semanas, Migoya, nombrado para solucionar el desastre del presupuesto después de que el ex administrador Pete Hernández renunció, despidió a Boudreaux alegando que había tomado dinero de proyectos que todavía estaban en construcción.

Antes de que los comisionados voten el jueves para enmendar el presupuesto del 2009, serán informados de que el saldo del fondo de reservas, que ahora es de unos $93 millones, bajará a $39 millones.

Y si las proyecciones de este año resultan exactas --otro déficit que compensar-- el fondo de reserva quedaría por debajo de los $20 millones.

Sin embargo, la recomendación del gobierno de echar mano a esos fondos pudiera enfrentar cuestionamiento de los comisionados.

El comisionado Frank Carollo dijo que le interesa ver el resultado de la auditoría del presupuesto municipal, que debe entregar pronto la firma McGladrey & Pullen.

El presidente de la Comisión de Miami, Marc Sarnoff, dijo que quiere saber el estado de los proyectos de capital y su ubicación antes de tomar una decisión final.

"Tengo reservas'', dijo. "Es mucho dinero''.

La baja en el fondo de reservas pudiera tener más consecuencias para Miami, que ya sufre con la investigación de la SEC y la obligación de cubrir un déficit de $18 millones antes de aprobar el presupuesto de este año.

La ciudad debe mucho dinero por concepto de grandes proyectos que exigen la emisión de deuda, como $50 millones para la construcción del túnel al Puerto e Miami y más de $90 millones para estacionamientos en el nuevo estadio de los Florida Marlins en La Pequeña Habana.

Los expertos dicen que las agencias de calificación de crédito, que evalúan esas emisiones de deuda, observan de cerca la reducción del fondo de reservas de Miami.

"Eso va a costar más dinero a los ciudadanos'' debido a mayores tasas de interés, dijo Earle Klay, quien dirige la Facultad Askew de Administración Pública de la Universidad Estatal de la Florida.

"Ese es uno de los [indicadores] básicos que usan las agencias de calificación de crédito para determinar si un gobierno municipal puede cumplir sus obligaciones''.

El redactor Michael Sallah, de The Miami Herald, contribuyó a esta información.

  Comentarios