Sur de la Florida

Se recupera sector hotelero del sur de la Florida

UN GRUPO DE TURISTAS PASEA POR OCEAN DRIVE.
UN GRUPO DE TURISTAS PASEA POR OCEAN DRIVE.

Es posible que sea hora de que los hoteles del sur de la Florida vuelvan a considerar los ciclones como su mayor riesgo.

El negativo impacto de la economía sobre el turismo parece haberse aliviado considerablemente y nuevas cifras sugieren una saludable recuperación de los hoteles. Con el apogeo de la temporada invernal de turismo terminando a toda marcha, eso dejaría al verano --y a los huracanes que frecuentemente trae-- como el principal obstáculo a una recuperación duradera.

"No creemos todavía que sea una tendencia, pero estamos muy agradecidos'', dijo Nicki Grossman, director de Turismo de Broward. "Opinamos que estamos en una recuperación. Hemos contenido la hemorragia''.

El mercado hotelero de Miami-Dade volvió a la vida en febrero, cuando el Super Bowl ayudó a elevar la recaudación por concepto del impuesto hotelero 33 por ciento más que el año pasado.

Es el mayor aumento en un mes desde que ese impuesto se implementó a principio de los años 90, según cifras del condado.

Es también mucho mejor que el último mes de Super Bowl de hace tres años, cuando el mercado hotelero estaba en su apogeo. En febrero del 2007 la recaudación por concepto del impuesto hotelero aumentó 17 por ciento en todo el condado.

Las nuevas cifras reflejan parcialmente una favorable comparación con el lamentable febrero del año pasado, cuando esa recaudación bajó 24 por ciento.

Y el aumento muestra cuánto terreno han perdido los hoteles en la recesión. La recaudación de febrero del 2010 --$8.7 millones-- es sólo ligeramente superior a los $8.6 millones de febrero del 2008, a pesar del enorme empuje que le dio el Super Bowl a las tarifas hoteleras. El precio de las habitaciones de hotel ha bajado hasta niveles del 2006, según Smith Travel Research Data.

El aumento representa la recuperación del sector turístico y los aeropuertos de la zona han tenido un aumento de tráfico de 2 y 4 por ciento.

"Estamos saliendo de un año duro, así que uno espera un aumento. Pero un aumento de 34 por ciento supera los pronósticos más optimistas'', dijo Rolando Aedo, vicepresidente de Turismo de la Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami. "Debíamos estar bien, pero el hecho que estamos en medio de un gran crecimiento habla de la fuerza de la recuperación''.

En el Hotel Clevelander de South Beach, un lugar favorito de los vacacionistas de primavera, las tarifas de habitación para el verano ya están subiendo.

"El negocio en los bares está bien'', dijo el administrador general Mike Palma refiriéndose al 2010. ‘Nos sentimos fuertes''.

Si la tendencia se mantiene, colocaría a Miami-Dade en camino de cumplir las proyecciones para el pagos de la deuda del 2010 por el estadio de los Marlins que se construye en La Pequeña Habana.

El administrador del condado, George Burgess, dijo que los ingresos por concepto del impuesto hotelero, que financian esa deuda, están superando las proyecciones para el 2010. El plan contempla un aumento de 10 por ciento el próximo año tras un estancado 2010, que hasta ahora ha mostrado un aumento a ganancia de 4.6 por ciento sobre el 2009.

"Observamos un rendimiento mejor de los esperado'', dijo Burgess en una entrevista la semana pasada.

Broward, que este año le robó buena parte de los eventos oficiales del Super Bowl a Miami-Dade, vio un aumento más modesto en el ingreso del impuesto hotelero en febrero. Las cifras de recaudación muestran un aumento de 15 por ciento, a $5 millones. Es el primer mes en unos dos años en que todos los indicadores hoteleros han mostrado aumentos, dijo Grossman. El alza ocurre en momentos que los hoteles de Broward mantuvieron estables el precio de las habitaciones de hotel en $131 la noche pero pudieron vender más camas. El nivel de ocupación aumentó de 72 por ciento el año pasado a 78 por ciento, según las cifras de Smith, que cubrió las tres primeras semanas de marzo.

Miami-Dade está disfrutando de una recuperación más vigorosa, aunque también sufrió un descenso más fuerte en el 2009. El ingreso promedio por habitación hotelera en Miami-Dade aumentó 15 por ciento en marzo, según las cifras de Smith, a medida que aumentaron tanto las tarifas de habitación como el índice de ocupación. El precio de las habitaciones fue de unos $185 la noche.

Los cruceros ayudaron a llenar los hoteles en ambos condados; el Puerto de Miami reportó un alza de 20 por ciento en el tráfico de de pasajeros en enero y Port Everglades 3 por ciento. Febrero mostró alguna debilidad pero las autoridades de turismo esperaban que el sector de los cruceros --que creció durante la recesión gracias a fuertes descuentos-- siga estimulando el mercado hotelero.

"[El sector de los ] cruceros está muy bien. Eso ha generado mucha actividad para mi hotel'', dijo James Angel, director de ventas del Hotel Crowne Plaza cerca del Aeropuerto Internacional de Miami.

Con todo, Angel no ha visto una recuperación en los viajes empresariales porque las compañías están vigilando sus gastos.

La pérdida de conferencias empresariales contribuyó a que el año pasado fuera muy duro para los hoteles, cuando los ingresos por concepto de habitación bajaron casi 30 por ciento en el apogeo de la temporada de turismo de invierno.

Grossman, presidenta de la Oficina de Turismo del Gran Fort Lauderdale, dijo que la recesión afectó su confianza en el atractivo del sur de la Florida para los vacacionistas.

"Fue devastador, y no sólo financieramente. Una empieza a perder la confianza en si tiene lo que la gente está buscando'', dijo. "Pero esa confianza ha regresado''.

  Comentarios