Sur de la Florida

Policía de Miami anuncia arresto de funcionarios públicos por corrupción

El alcalde de Miami Tomas Regalado en conferencia de prensa anuncia que la lucha contra la corrupción es una de sus prioridades.
El alcalde de Miami Tomas Regalado en conferencia de prensa anuncia que la lucha contra la corrupción es una de sus prioridades.

Las autoridades de Miami asestaron el jueves un duro golpe a la corrupción y el abuso del poder con acusaciones contra ocho personas, entre ellas tres policías con una hoja de servicios de varios años y un subdirector de un departamento municipal.

"Con estos arrestos estamos mandando un claro mensaje a los empleados de la Ciudad de Miami y a la comunidad de que la corrupción no tiene lugar'', afirmó Miguel Expósito, jefe del Departamento de Policía de la Ciudad de Miami, durante una conferencia de prensa en la sede del cuerpo en el downtown.

Además de Expósito estuvieron presentes el alcalde Tomás Regalado, el administrador municipal Carlos Migoya y el agente especial del Buró Federal de Investigaciones (FBI) John Gillies.

Según Expósito, los policías Daniel Fernández y David Valentín, con 16 y 8 años años de servicio, respectivamente, están acusados de sacar provecho de su autoridad. A nombre de una empresa inmobiliaria, ambos intimidaban a inquilinos de un edificio de apartamentos en el área de Overtown retrasados en el pago de sus rentas, de acuerdo con las investigaciones.

Expósito explicó que en una ocasión los agentes arrestaron a un vecino de la zona bajo acusaciones falsas con el objetivo de amedrentar a los demás inquilinos. Agregó que llegaron al extremo de sacar a la calle muebles, televisores y otros enseres del departamento para que fueran robados.

Fernández enfrenta cargos por robo y mala conducta en el ejercicio de su labor. A Valentín se le imputa un cargo adicional de perjurio, además de los mencionados.

Otro policía acusado fue Christian Alvarez-Vega, de 37 años, por privar de sus derechos civiles a una mujer que había sufrido un accidente automovilístico en enero. Cuando Alvarez-Vega conducía a la víctima a un centro hospitalario aprovechó para robarle una tarjeta ATM. Luego, la llamó por teléfono para pedirle la clave de acceso, argumentado que era parte de las investigaciones. Así logró sacar $460. Sobre él pesa un segundo cargo federal por uso ilegal de una identificación personal.

También fue acusado Alex Martínez, subdirector del Departamento de Servicios Generales de Miami, quien se halla prófugo. Martínez, con 24 años de experiencia en la administración pública, utilizaba equipos, materiales y trabajadores de la construcción municipales para realizar mejoras en su vivienda y la de sus familiares, dijo Expósito.

Dos activistas comunitarios igualmente cayeron en la redada. Se trata de Laura González y su esposo, Fernando González, presidenta y tesorero, respectivamente, de Vecinos en Acción, en La Pequeña Habana, una entidad comunitaria sin fines de lucro que recibe aportes del municipio de Miami y otros gobiernos locales.

Supuestamente, el matrimonio certificaba falsas horas de trabajo comunitario a personas que debían realizar estos servicios por órdenes de una corte. La pesquisa demostró que, en una oportunidad, ambos aceptaron sobornos y el pago de $250 de un agente encubierto. Ahora enfrentan acusaciones de fraude y robo agravado.

También fueron acusados Johnnie Brown y Vincent Cobham, del programa de alcance social y sin fines de lucro The Alternative, en el noreste de Miami. Ambos aparentemente emitían documentos con información falsa sobre el registro y monitoreo de personas que deben comparecer ante una corte. Cobham es sobrino de la fundadora del programa, Georgia Jones-Ayers.

Sin embargo, la operación suscitó una inesperada reacción de la fiscalía estatal. Con un lenguaje excepcionalmente fuerte, la fiscal Katherine Fernández-Rundle cuestionó algunos de los arrestos. Según ella, las autoridades de Miami no consultaron a la fiscalía en uno de los casos y en otro los fiscales habían declinado presentar cargos.

El jueves por la tarde, envió una nota al alcalde, al administrador municipal y al jefe de la policía preguntándoles por qué habían procedido con dos de los arrestos.

"Estoy segura de que todos ustedes saben muy bien que, basados en la evidencia presentada ante los fiscales y el análisis que ellos hicieron de la ley, no se pueden dictar cargos por delitos estatales'', escribió Fernández-Rundle.

En respuesta a Fernández-Rundle, el comandante de la policía de Miami, Delrish Moss, puntualizó: "Nos mantenemos en lo que dijimos en la conferencia de prensa. Nos mantenemos en los arrestos que hicimos''.

Regalado afirmó que el operativo representa el comienzo del fin de la cultura de la corrupción que impera en algunos estamentos de la sociedad y las instituciones.

"Es algo que tenemos que hacer para rectificar asuntos que andan mal desde el pasado'', aseveró Regalado. "Esto no es simplemente otro escándalo u otro golpe en la Ciudad de Miami, esto es el cumplimiento de una promesa de campaña''.

Migoya anunció los despidos de los siguientes funcionarios municipales: Ola A. Aluko, director de Mejoras Capitales; David Méndez, director de Obras Públicas; Kelly Barket Junior, director de Servicios Generales; y Bill Onido, asistente del administrador municipal.

Según Migoya, no supieron controlar con rigor y eficiencia sus fondos operacionales.

La reportera de The Miami Herald Jennifer Lebovich contribuyó a esta información.

  Comentarios