Sur de la Florida

Iglesia de Miami se prepara para renuncia de Favalora

El arzobispo John C. Favalora celebra misa y una ceremonia con velas para el 50 aniversario de Camillus House el 19 de enero.
El arzobispo John C. Favalora celebra misa y una ceremonia con velas para el 50 aniversario de Camillus House el 19 de enero. Jeffrey M. Boan

Se espera que la Arquidiócesis de Miami anuncie el martes que el arzobispo John Favalora abandonará su cargo, tras 16 años al frente de la Iglesia Católica en el sur de la Florida, y que el obispo Thomas Wenski, de Orlando, es el candidato favorito a sucederlo, según fuentes que pidieron no ser identificadas.

Favalora, de 74 años, se retirará, como exigen las normas de la Iglesia, a los 75 años.

Contactado el lunes por The Miami Herald, Wenski dijo: "No puedo comentar.‚.‚. hablaremos mañana''.

Ni Favalora ni la portavoz de la arquidiócesis, Mary Ross Agosta, pudieron ser contactados el lunes por la noche para que comentaran al respecto.

Personas familiarizadas con los procedimientos de la Iglesia Católica, dijeron que las autoridades eclesiásticas estudiaron la posibilidad de que Wenski trabajara con Favalora durante los próximos meses en calidad de lo que se conoce como "arzobispo coadjutor'' antes de la renuncia de Favalora, pero que decidieron hacer el cambio de inmediato.

En julio del 2003, Wenski, de 59 años, quien habla español, creole e inglés, fue nombrado coadjutor del obispo Norbert Dorsey, de Orlando.

Otros consideraron posibles sucesores a Timothy Broglio, arzobispo de la Diócesis Militar. Broglio dirige la única diócesis de Estados Unidos que no tiene frontera, la de las fuerzas armadas. Con sede en Washington D.C., Broglio es el encargado del bienestar espiritual del personal militar estadounidense destacado en todo el mundo según la página de internet catholic.mil.org.

Sin embargo, Wenski pudiera ser el favorito local. Nacido en West Palm Beach, hijo de un padre polaco inmigrante y una madre polacoamericana, creció en Lake Worth y asistió a la escuela católica de su parroquia, Sacred Heart. Estudió en el Seminario St. John Vianney en Miami-Dade y después en el Seminario St. Vincent de Paul en Boynton Beach.

Después de ser ordenado sacerdote en 1976, fue pastor adjunto de la parroquia mayormente hispana de Corpus Christi en Miami. Tres años después fue asignado al Centro Católico Haitiano Pierre Toussaint en El Pequeño Haití, donde fue primero director adjunto y después director.

Bajo su dirección, el centro ofreció servicios de educación y jurídicos a haitianos recién llegados, además de los servicios pastorales tradicionales. Durante los años 80 ayudó a establecer comunidades católicas haitianas en lugares tan al sur como Homestead, tan al norte como Fort Pierce y tan al oeste como Winter Haven y Ruskin.

En 1996 fue nombrado director de Caridades Católicas, donde ayudó a estabelcer una relación con Cáritas Cuba, la rama de servicio social de la Iglesia Católica en Cuba, adonde ha viajado varias veces. En junio de 1997 fue nombrado obispo auxiliar en una ceremonia en la Arena Miami.

Favalora se convirtió en tercer arzobispo de Miami, que cubre Miami-Dade, Broward y Monroe, cuando tomó las riendas en diciembre de 1994 de manos del arzobispo Edward A. McCarthy.

Hijo único de padres católicos devotos en Nueva Orleans, Favalora obtuvo una maestría en Educación en la Universidad de Tulane. En 1958 el arzobispo de Nueva Orleans lo escogió para estudiar Teología cuatro años en la Universidad Gregoriana Pontificia en Roma.

Favalora pasó 25 años en su estado natal, primero como pastor adjunto y después como obispo de Alexandria, Louisiana. En 1989 fue designado obispo de St. Petersburg.

Su estadía en St. Petersburg fue testigo de éxito y controversia. En septiembre de 1992 su parroquia nombre a un pastor acusado de pedir relaciones sexuales a un agente encubierto de la policía. El pastor, un ardiente enemigo de los derechos de los homosexuales, fue liberado del cargo por razones jurídicas.

Favalora también pidió la revocación de una ordenanza a favor de los derechos de los homosexuales en Tampa, pero un año después se opuso a una enmienda constitucional que hubiera puesto fin a las leyes estatales que protegen a los homosexuales.

Favalora expandió el ministerio para los pacientes de sida en St. Petersburg e hizo que la diócesis participara en conseguir vivienda asequible a personas de bajos ingresos.

En 1994 fue designado para dirigir la Arquidiócesis de Miami. The Miami Herald lo describió como "un aficionado a la ópera, la jardinería y martinis de ginebra ocasionales, un administrador admirado y una autoridad leal del Papa Juan Pablo II''.

También tenía reputación de ser un acérrimo defensor de la ortodoxia católica.

Favalora habla latín e italiano, pero admitió en ese momento que tenía que mejorar su español.

En Miami, Favalora supervisó períodos de crecimiento y lucha. En el 2000 los seminaristas locales habían aumentado en número y diversidad. Las 115 parroquias y misiones de la arquidiócesis tenían un sacerdote.

Unos cuantos años después, Favalora estaba a cargo cuando la Iglesia enfrentó escándalos de abuso sexual.

En la primavera del 2007 una iglesia informó que 49 sacerdotes de la Arquidiócesis de Miami eran objeto de acusaciones de conducta sexual impropia. El mismo informe decía que la arquidiócesis había pagado más de $21 millones debido a esas acusaciones.

Entonces, a finales de 2009, la arquidiócesis anunció planes para cerrar 13 congregaciones con problemas financieros.

Pero Favalora también formó parte de los esfuerzos de la Iglesia Católica de Estados Unidos para ayudar a reconstruir la Iglesia en Haití tras el devastador terremoto de enero.

En marzo la Arquidiócesis informó que enviaría $1.57 millones en ayuda a Haití, como apoyo médico, reconstrucción de iglesias y asistencia a los nuevos inmigrantes haitianos en el sur de Florida.

"Hemos visto las necesidades en Haití, no sólo en Puerto Príncipe, sino en todo el país, y estamos trabajando juntos'', dijo Favalora.

Los redactores Jay Weaver y Michael Sallah, de The Miami Herald, contribuyeron a este reportaje.

  Comentarios