Sur de la Florida

Crist se convierte en fuerza temible en Tallahassee

Charlie Crist parecía haber perdido poder y era objeto de burlas.

Pero ahora, con el uso audaz del poder del veto y una retórica de campaña de tierra arrasada, Crist se ha alejado de sus colegas republicanos y se ha convertido en una fuerza a temer en el Capitolio.

La nueva agresividad de Crist - que tiene su origen en su propia supervivencia política - estÍ dejando su marca en leyes que afectan la vida de todos los floridanos: alumnos y maestros, propietarios de vivienda, cualquiera que pague cuentas de electricidad o está en las filas cada vez más nutridas de los pobres del estado.

Sólo una palabra de "preocupación'' que salga de los labios de Crist es suficiente para poner en peligro un proyecto de ley de tal envergadura como la reforma del Medicaid en la Cámara estatal. Su amenaza abierta el miércoles de que vetaría un proyecto sobre seguro de propiedades hizo que la Cámara engavetara la iniciativa. Algunos legisladores temen que incluso pudiera vetar el presupuesto de más de $69,000 millones si no le gusta.

"Quizás se sorprendieron por el hecho de que me tomo el trabajo de gobernador muy en serio'', dijo Crist. "Y cuando llega el momento de ejercer la autoridad y la confianza que el pueblo coloca en uno, hay que hacerlo. Y voy a seguir haciéndolo''.

El período ordinario de sesiones de la Legislatura concluye el próximo viernes y la atmósfera es hostil. El presidente de la Cámara, Larry Cretul, calificó a Crist de errático esta semana y otros legisladores han sugerido que es deshonesto.

Esta situación contrasta con la del año pasado, cuando un legislador de alto rango se puso lentes color rosa para burlarse del optimismo de Crist. De cara al período de sesiones, algunos legisladores restaron importancia a la agenda y el presupuesto de Crist. Se esperaba que el gobernador se desviara hacia la derecha.

En su lugar, Crist vetó un proyecto de ley sobre la educación que era prioritario del ex gobernador Jeb Bush. Eso aseguró que Bush apoyara a Marco Rubio en la campaña al Senado federal y puso de relieve la probabilidad de que Crist está alistándose para abandonar la primaria republicana, o quizás el mismo partido.

Líderes legislativos republicanos se sintieron traicionados por el veto. Crist y sus asesores habían dicho repetidamente que firmaría el proyecto de ley que vinculaba el pago de los maestros al rendimiento acadÎmico de los alumnos. Después del veto, Crist molestó a los legisladores al decir que el Capitolio era un "manicomio''.

El presidente de la Cámara, Larry Cretul, uno de los legisladores de modales más refinados en el Congreso estatal, envió una declaración por escrito que decía que Crist se limita a producir "poco más que notas de prensa impulsadas por las encuestas'' y que "nunca está dispuesto a dar el paso al frente y a poner las políticas debidas por encima de las prioridades de campaña''.

Cretul dijo que apoyaba a Rubio, ex presidente de la Cámara, porque su postura "es completamente opuesta al comportamiento errático de su opositor y sus críticas incesantes y desesperadas... [Crist] está dispuesto a decir o hacer básicamente cualquier cosa con el fin de preservar sus ambiciones políticas''.

Crist ha ejercido el poder de veto numerosas veces en el pasado. Redujo un récord de $459 millones al presupuesto del 2007. Pero rara vez fue amenazante y con frecuencia alababa a los legisladores.

"Cuando sus cifras de encuestas eran buenas, el gobernador decía que estábamos en una 'era de oro'. Ahora que está perdiendo la campaña por el Senado federal resulta que somos un montón de locos en un manicomio'', dijo el senador Don Gaetz, republicano por Niceville. :¿Qué le dice eso?''

Los demócratas notaron un cambio en la atmósfera en el Congreso estatal después del veto del proyecto de ley de educación. Crist había vetado el día anterior un proyecto de ley del liderazgo republicano sobre la financiación de campañas políticas.

"En las conversaciones privadas con líderes del otro partido están prácticamente obsesionados con él'', dijo el representante Keith Fitzgerald, demócrata por Sarasota. "Su furia hacia Crist es una pasión real. Pero Crist pasó de ser irrelevante a colocarse al centro del proceso''.

Por su parte, el representante Perry Thurston, demócrata por Fort Lauderdale, dijo: "Pensaban que ya no tenía poder. Bueno, parece que tiene tanto poder que puede hacer cualquier cosa''.

Dean Cannon, republicano por Winter Park y futuro presidente de la Cámara, rápidamente le retiró su apoyo a Crist tras el veto a la iniciativa de educación.

Cannon presiona por que se apruebe una amplia reforma el Medicaid que da más poder a las compañías de seguro médico de servicios administrados con la esperanza de reducir los costos y el fraude al programa, que sirve a 2.8 millones de floridanos.

El martes, al día siguiente de aprobarse el plan, Cannon se reunió con senadores clave para una sesión de información. Unos 50 minutos más tarde, el senador Joe Negrón hizo la pregunta clave: "¿Sabemos qué opina el gobernador Crist de este plan?''

Nadie sabía. Negrón, republicano por Stuart, dijo que no quería desperdiciar "tiempo en el pleno'' del Senado y gastar "capital político'' para que después le vetaran la propuesta.

El sindicato de enfermeros SEIU planea exhortar a Crist a que vete la medida, de la misma manera que los sindicatos de maestros lo alentaron contra el proyecto de ley de educación.

Crist ha comparado la reforma al Medicaid con la iniciativa de educación porque dice que se ha acelerado el proceso en la Legislatura. Dijo que está "preocupado'' de que la iniciativa coloque bajo control de los HMO los asilos para ancianos y personas con problemas de desarrollo, "los más vulnerables''.

Para reducir los vetos, que generan tantos titulares, los legisladores republicanos han comenzado a restar fuerza a sus medidas más controversiales y han ofrecido un par de ramas de olivo.

"No quieren ayudarlo presentándole proyectos de ley que rechazará'', dijo el representante Ron Saunders, demócrata por Cayo Hueso.

El senador John Thrasher, republicano por Jacksonville, pidió armonía: "Finalicemos este período de sesiones de buenas''.

Sin embargo, el Senado ha demorado la confirmación de dos nominados de Crist a la Comisión de Servicios Públicos, donde han ayudado a detener grandes aumentos de tarifas solicitados por Progress Energy y Florida Power & Light, importantes donantes del Partido Republicano.

Si no se confirma a los candidatos, eso le daría a Crist un arma potente para hacer campaña con celo populista contra la Legislatura.

Desde que ocupó el cargo en el 2007, Crist ha usado el populismo como arma, más notablemente con la demonización del sector del seguro de viviendas. Este período de sesiones amenazó con vetar el proyecto de ley de seguros, que frenó en seco la iniciativa el miércoles.

El jefe de Presupuesto del Senado, J.D. Alexander, quien el año pasado se puso los lentes color rosa, dijo que "está cansado del populismo''.

Alexander dijo que está preparado para regresar a las sesiones y preparar otro presupuesto si el gobernador lo veta, lo que significaría ir a un período extraordinario de sesiones, mejoraría el perfil de Crist y antagonizaría aún más a la Legislatura.

Y eso es posible, según el senador Mike Fasano, republicano de New Port Richey y el aliado más cercano de Crist en la Legislatura.

"El tendrá la última palabra o será el que ría al final. Pudiera vetar el presupuesto completo'', dijo Fasano. "El gobernador Crist es un gobernador más fuerte ahora que cuando comenzó el período de sesiones''.

Marc Caputo puede ser contactado en mcaputo@MiamiHerald.com

  Comentarios