Sur de la Florida

Arrestado patrocinador deportivo de UM

Un destacado patrocinador del deporte en la Universidad de Miami enfrenta cargos federales por una estafa masiva de $900 millones, con la que financió un lujoso estilo de vida con palcos privados, regalos de diamantes a atletas profesionales y le creó la reputación de tener bolsillos muy profundos.

Nevin Shapiro, de 41 años, estaba el miércoles en una prisión federal detenido bajo cargos de lavado de dinero y fraude bursátil por supuestamente haber engañado a inversionistas haciéndoles creer que estaban colocando su dinero en negocio exitoso en Miami Beach.

En su lugar, según los fiscales, la empresa Capitol Investments USA existía casi únicamente en el papel. Shapiro le pagaba a los inversionistas con el dinero de los que iban llegando, embolsándose unos $38 millones.

Los cargos presentados el miércoles revelan el más reciente escándalo de estafa estilo Ponzi en el sur de la Florida, esta vez con un giro deportivo. Shapiro pagó $150,000 para darle su nombre a un salón de descanso de atletas-estudiantes en la Universidad de Miami. La página de internet de la UM indica que "el corazón de Shapiro siempre ha sangrado verde y naranja''.

Su imagen de rico patrocinador de UM convenció a los inversionistas de que Shapiro era un exitoso empresario en el sector mundial de la alimentación. Hacía reuniones de negocios en su mansión de $6 millones de Miami Beach e invitaba a los inversionistas a su palco privado para ver los juegos de la UM.

"Lo tenía todo'', comentó Thaddeus Jones, de Pembroke Pines y encargado de entregar documentos judiciales a nombre de los tribunales, quien aseguró haberle dado a Shapiro $50,000 para una inversión en mercancía proveniente de China. "Tiene una mansión, carros de lujo, de todo''.

Un abogado del bufete que representa a Shapiro, Lewis Tein, de Coconut Grove, declinó comentar el miércoles sobre el caso.

Documentos judiciales y entrevistas esbozan la lujosa vida de Shapiro, quien tenía un yate de $1.5 millones y pagaba $400,000 por palcos para ver jugar al Miami Heat. En una declaración financiera personal del 2008, reportó haber gastado $27,000 mensuales en viajes, comidas y actividades de entretenimiento ese año. En esa época alegó haber ganado $6.5 millones anuales.

"Ese lujoso estilo de vida era parte de la forma en que conseguía que la gente le diera dinero'', indicó Amie Riggle Berlin, abogada de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) en Miami.

Los fiscales federales dijeron que en cierta ocasión le dio un par de esposas con diamantes a "un destacado atleta profesional'' y adornaba su casa con recuerdos del football de la UM y fotos suyas con destacados jugadores.

No estudió en la UM pero Shapiro ha sido un devoto fanático desde 1978, según la página internet de la institución, que agradece a los grandes donantes por las renovaciones en el Centro Atlético Hecht de UM. El miércoles, un portavoz dijo que la escuela acababa de conocer los cargos contra Shapiro y no estaba lista para comentar.

La estafa manejó unos $880 millones en efectivo, pero la fiscalía federal de Nueva Jersey …donde Shapiro fue arrestado… calculó que las pérdidas para los inversionistas serían de "por lo menos $80 millones''. Los abogados dijeron que buena parte de los $880 millones fue dinero de los inversionistas que Shapiro reinvertía.

Aunque el negocio tenía su sede en Miami Beach, la fiscalía lo acusó en Nueva Jersey porque un inversionista que perdió $5.4 millones en la supuesta estafa financiera vive allí.

Shapiro se embolsilló unos $35 millones de fondos de los inversionistas desde que la estafa comenzó en el 2005, según la fiscalía. Eso incluye $640,000 en cargos a la tarjeta de American Express de Capitol, incluyendo "$116,000 en cargos hechos por una novia'', según una demanda civil presentada también el miércoles contra Shapiro por la SEC.

Shapiro parecía abrigar ambiciones de jugar un papel mayor en los deportes. Su nombre salió a relucir en los medios de prensa en el 2007 cuando reporteros consiguieron archivos telefónicos del entrenador de football de Arkansas Houston Nutt y descubrieron que Nutt había hablado con Shapiro 30 minutos el año anterior, al mismo tiempo que Miami estaba reemplazando a Larry Coker. Shapiro dijo a sus asociados que quería a Nutt para la plaza en UM.

"Sabe mucho sobre deportes y atletas'', comentó Luther Campbell, ex estrella del rap y prominente mecenas del football de la UM.

Hace unos tres años Campbell fue a la mansión de Shapiro a una reunión sobre una agencia de deportes que Shapiro quersa abrir, según Campbell. Afirmó que Shapiro le dijo que era "socio comanditario" en una agencia pero quería abrir la suya. Shapiro quería que Campbell, amigo de muchos ex jugadores de UM, lo ayudara a reclutar clientes.

"Lo primero que le pregunté fue: "¿De dónde viene el dinero?'‚'', recordó Campbell, quien explicó que el proyecto pareció disolverse luego de una disputa con socios potenciales.

Campbell aseguró que no volvió a ver a Shapiro hasta el juego de UM contra Oklahoma el otoño pasado. El ex cantante de 2LiveCrew andaba con algunos ex jugadores de UM, quienes le dijeron "vamos a la suite de Nevin'', recordó Campbell.

Jones estaba también esa noche en la suite. Había conocido a Shapiro a través de su agente de seguros, quien le recomendó a Shapiro como fuente de buenas inversiones, amplió Jones. Aunque inicialmente escéptico, Jones aceptó hacer el pago de $50,000 tras visitar la mansión de Shapiro en North Bay Road y ver sus vínculos con los Huracanes.

"Yo soy un fanático de UM'', explicó Jones.

Ahora Jones dice que su familia enfrenta la ejecución hipotecaria y que apenas le quedan ahorros. "Tengo unos $1,300 en el banco'', dijo.

En el otoño Shapiro se vio obligado a declararse en bancarrota cuando los inversionistas presionaron a un juez para que liquidara sus activos en un esfuerzo por recuperar lo invertido. En su declaración jurada, Shapiro describió haber entregado un condominio en las Bahamas, dos motonetas acuáticas y joyas para cubrir las deudas, como una cadena con diamantes para hombre, un reloj Rolex Oyster de edición especial y un anillo Miami Heat Staff Championship del 2006.

"El 8 de diciembre del 2009'', indicó Shapiro en la declaración jurada, "se vendió todo el oro que tenía por $2,750''.

Joel Tabas, el fideicomisario de los casos de bancarrota de Shapiro y Capitol, dijo que no ha encontrado mucho dinero que devolver a los inversionistas.

"No hay dinero en ninguna cuenta de banco'', subrayó.

  Comentarios