Sur de la Florida

Acusan a Ernesto Montaner y su hijo de fraude de $2.8 millones al Medicare

Ernesto Angel Montaner y su hijo, ambos residentes del condado de Miami-Dade, han sido acusados de defraudar al sistema Medicare por más de $2.8 millones, según revelaron las autoridades el viernes.

Montaner y su hijo, también llamado Ernesto Montaner, están acusados de operar una red de clínicas de fisioterapia en Miami-Dade que cobró millones de dólares en cuentas falsas al programa federal para las personas de edad avanzada y los deshabilitados, entre el 2003 y el 2008.

Ernesto Angel Montaner, de 68 años, es hermano del columnista basado en España Carlos Alberto Montaner, por años crítico del régimen castrista en Cuba. Sus columnas se publican en El Nuevo Herald y The Miami Herald, y otros periodicos.

Ernesto Angel Montaner, encausado el jueves, huyó a Costa Rica el año pasado mientras estaba siendo investigado por el FBI y la oficina del Fiscal Federal en Miami. Su hijo fue acusado en el mismo caso de conspiración la semana pasada y está cooperando con las autoridades.

Otro co-conspirador, José Antonio Varona, fue encausado junto con el hijo.

Esta es la segunda vez que Ernesto Angel Montaner ha sido acusado de fraude al sistema de salud. A finales de la década de los noventa, Montaner fue absuelto de participar en caso masivo de fraude en asistencia médica a domicilio, en el que sí fueron condenados el ex senador estatal republicano Alberto Gutman, su esposa Marci y varias otras personas por presentar reclamos falsos por un monto de $15 millones al Medicare.

En el caso más reciente, el FBI trabajó con un agente encubierto que actuó como reclutador de pacientes e informantes que infiltraron el negocio de asistencia médica de la familia de Ernesto Angel Montaner diciendo ser beneficiarios del Medicare.

Según las autoridades, el padre, su hijo y Varona operaban cuatro clínicas locales y pagaban comisiones clandestinas a beneficiaros del Medicare para poder usar los números de sus tarjetas y presentar cuentas al programa de asistencia pública. Las cuentas eran por servicios de fisioterapia y terapia ocupacional que nunca fueron realizados.

También fueron acusados de pagar comisiones ilegales a dueños de centros de vida asistida o residencias de apoyo, agencias de asistencia médica a domicilio y otras clínicas a cambio de recomendaciones de médicos para sus servicios de rehabilitación.

Para supuestamente esconder las comisiones clandestinas, el padre e hijo, así como Varona, crearon una compañia consultora que cobraba los cheques emitidos por una de las clínicas, Infinity Therapy. Las otras clínicas supuestamente involucradas en el fraude eran Mega Therapy Center, Miami-Dade Medical Group, y Florida Rehabilitation Clinic.

Los tres inculpados también utilizaron terapeutas y ayudantes sin licencia y no calificados para llevar a cabo el supuesto fraude, según el fiscal federal adjunto Ryan Stumphauzer.

Stumphauzer dijo también que Montaner y su hijo contrataron a un médico sin licencia para que ayudara a presentar reclamos falsos al Medicare.

Si son condenados, los inculpados podrían encarar hasta 10 años en prisión por la acusación principal y hasta 10 años por cada uno de los cargos de fraude.

  Comentarios