Sur de la Florida

Nikolas Cruz asegura que unas ‘voces’ le dieron instrucciones del tiroteo. Eran ‘demonios’

Nikolas Cruz en una foto con una pistola, publicada en su cuenta de Instagram.
Nikolas Cruz en una foto con una pistola, publicada en su cuenta de Instagram. Instagram

El mundo quedó consternado por la masacre en una escuela de la Florida, preguntándose cómo un joven de 19 años pudo haber cometido tan atroz crimen. El atacante, Nikolas Cruz, ha ofrecido una respuesta: fue instruido por unas “voces”.

Según revelaciones de ABC News, que a su vez cita a fuentes policiales, Cruz aseguró a las autoridades que escuchó en su cabeza “voces” que le ordenaron perpetrar la matanza del miércoles que segó la vida de 17 inocentes.

El presunto homicida describió aquellas voces como “demonios”, señalaron las fuentes a esta cadena de televisión.

Audiencia de encarcelamiento de Nikolas Cruz, sospechoso del tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

Descrito como un adolescente problemático, de cualidades falibles y fanático de las armas, el sospechoso ha confesado tras su arresto que “disparó a los estudiantes que vio en los pasillos y en el terreno de la escuela”, la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en la localidad de Parkland.

Antiguos vecinos han declarado que su comportamiento errático y a veces violento, especialmente hacia los animales, solía asustarlos.

“Ese niño tenía una mirada extremadamente fría”, dijo Rhonda Roxburgh, de 45 años, al Miami Herald. “Iba a hacerle daño a alguien. Lo que no sabía era que iba a ser algo así”.

De acuerdo con el artículo de ABC News, un estudiante que participó junto a Cruz en un entrenamiento militar calificó al joven de “psicópata”, mientras que un abogado de la familia que lo acogió tras la muerte de su madre adoptiva, informó de su condición depresiva tras el deceso de la mujer.

Esta animación muestra la cronología de los eventos durante el tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, el 14 de febrero del 2018. 17 personas murieron y 15 resultaron heridas.

El día del mortal ataque, día de San Valentín, que se convertiría en el tercer ataque más mortífero en un centro de enseñanza en Estados Unidos, el agresor ingresó al instituto del que había sido expulsado con un fusil AR-15 y varios cargadores de munición en una mochila.

Fue acusado con 17 cargos de asesinato premeditado. El arma fue comprada legalmente, informó la policía. Las autoridades, mientras tanto, intentan precisar qué lo motivó a disparar indiscriminadamente en la matanza. Profesionales de la salud mental podrán determinar si realmente escuchaba “voces”.

Siga a Daniel Shoer Roth en Facebook y en Twitter: @DanielShoerRoth.

  Comentarios