Sur de la Florida

Su hijo sobrevivió al tiroteo de Parkland; ella, al atentado en aeropuerto un año antes

Annika Dean posa para una fotografía con sus hijos Brandon y Austin Foote.
Annika Dean posa para una fotografía con sus hijos Brandon y Austin Foote. Cortesía Annika Dean

Hace poco más de un año, Annika Dean, que trabaja como maestra en Condado Broward, estaba esperando para recoger su equipaje en el Aeropuerto Internacional de Hollywood-Fort Lauderdale cuando de repente un hombre empezó a disparar indiscriminadamente en el área, matando a cinco personas e hiriendo a otras seis.

“Me fui a esconder al otro lado de los carritos, y empecé a orar para que mis dos hijos no se quedaran sin madre”, dijo. “Entonces un desconocido se me tiró encima cubriéndome y me susurró que me calmara, que me protegería”.

Milagrosamente, los dos sobrevivieron.

Esta animación muestra la cronología de los eventos durante el tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, el 14 de febrero del 2018. 17 personas murieron y 15 resultaron heridas.

El miércoles, Dean no podía creer que de nuevo estaba viviendo una cosa semejante. Se encontraba trabajando en la escuela, cuando su hijo Austin, de 14 años, le envió un mensaje de texto donde le decía que había un simulacro de balacera. Minutos más tarde, sin embargo, Austin le escribió de nuevo y le dijo que el tiroteo era algo real y que habían cerrado la escuela. “El corazón me dio un vuelco”, dijo Dean. “Enseguida supe cómo debía sentirse, y lo que estaba pasando”.

Nikolas Cruz mató a 17 personas en la atroz matanza.

Un video tomado por un alumno de 9no grado de la secundaria Marjory Stoneman Douglas muestra cómo los niños buscaron refugio dentro de un aula y el momento en que llegan a rescatarlos las fuerzas de seguridad.

Dean sabe que tanto a ella como a su hijo les costará trabajo volver a entrar a una escuela, pero dijo sentirse preparada.

“Es la vida”, dijo. “Tenemos que seguir haciendo lo mejor que podamos. Tenemos que continuar viviendo”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios