Sur de la Florida

La Comisión quería una junta para investigar a la Policía. Giménez dijo ‘no’

El alcalde de Miami-Dade, Carlos A. Giménez, anunció recientemente un acuerdo del condado con FPL.
El alcalde de Miami-Dade, Carlos A. Giménez, anunció recientemente un acuerdo del condado con FPL. The Miami Herald

Alegando que los policías de Miami-Dade ya reciben suficiente escrutinio y supervisión, el alcalde Carlos Giménez emitió el viernes un raro veto y bloqueó la reactivación de la junta de revisión del Condado para investigar malas conductas.

"El Condado ya cuenta con numerosos mecanismos internos y entidades externas que supervisan e investigan las quejas contra cualquier empleado o agencia del Condado", escribió Giménez en su mensaje de veto, citando una serie de opciones gubernamentales del FBI a la oficina de Prácticas Laborales Justas del Condado.

También hizo hincapié en el papel de su administración en el escrutinio de la Policía y otras agencias. "No hay una mayor medida de responsabilidad que mis propias expectativas de cada empleado del Condado de Miami-Dade", escribió, "y es por eso que continuaré responsabilizando a todos los empleados y agencias del Condado por sus acciones".

Giménez también citó el programa del Condado de $3 millones para cámaras corporales como un nuevo escrutinio de la policía.

Su veto bloquea oficialmente una medida aprobada por la Comisión del Condado para reactivar el Panel de Revisión Independiente, un panel civil que investigó denuncias de mala conducta policial. Perdió su financiación en el 2009 durante una crisis presupuestaria impulsada por la recesión y los esfuerzos de la comisionada Barbara Jordan para recuperarla enfrentaron la resistencia tanto del sindicato de Policía como del Departamento de Policía.

El Condado lanzó el panel después de los disturbios de McDuffie de la década de 1980, tras la absolución de cuatro agentes de la Policía del condado por la muerte a golpes de un agente de seguros negro. El esfuerzo por revivirlo ocurre durante otro período de intensas tensiones entre la Policía y las comunidades afroamericanas en todo el país, luego de la muerte por disparos de sospechosos negros desarmados por parte de la Policía.

Jordan dijo que no tenía sentido que el panel permaneciera inactivo, y su propuesta exigía un presupuesto anual de $750,000 para revivir la junta civil. "Esto es algo que la comunidad quiere y la comunidad necesita", dijo Jordan antes de que la medida fuera aprobada el 6 de febrero en una votación de 7 contra 5.

La Comisión necesita nueve votos para revocar el veto del alcalde, por lo que el proyecto de ley de Jordan parece estar muerto. El último veto de Giménez fue en el 2015 por un contrato de envoltura de equipajes en el Aeropuerto Internacional de Miami.

La ordenanza habría traído a la junta con personas designadas de una serie de organizaciones externas, incluidas la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, Mujeres Haitianas de Miami y la Asociación de Jefes de Policía del Condado de Miami-Dade. Si bien gran parte del debate se centró en quejas sobre la Policía, el panel podría investigar las quejas de los ciudadanos sobre los empleados del Condado.

El alcalde escribió que podría apoyar una junta designada políticamente, con cada uno de los 13 comisionados del Condado capaces de ocupar un asiento en el panel de investigación. "Obviamente, nada impide que los comisionados individuales busquen recomendaciones de personas o de organizaciones comunitarias", escribió Giménez.

  Comentarios