Sur de la Florida

Fructifica proyecto de Policía Comunitaria en Hialeah Gardens

Tras verificar que nada extraño ocurría en una vivienda en Hialeah Gardens, el oficial Vicente Amor dejó en la puerta una cartilla amarilla informando que había realizado una inspección de rutina mientras los dueños se encontraban fuera.

"Nuestra ciudad es de gente trabajadora, que sale temprano y regresa tarde de sus empleos'', dijo Amor. "Por eso una de nuestras prioridades es vigilar los vecindarios e informar a los residentes, a través de las cartillas, que estamos pendientes de su seguridad''.

Amor forma parte de la Policía Comunitaria de Hialeah Gardens, un programa impulsado desde hace tres años por el Departamento de Policía de esa ciudad para prevenir el crimen en esa jurisdicción.

El jefe de la Policía de Hialeah Gardens, Van Toth, destacó el impacto positivo de un programa que sigue la filosofía del patrullaje a pie y en bicicletas promovido en ciudades como Miami, para aproximarse a la comunidad.

Para Toth el programa ha sido clave para la disminución de los robos a casas y negocios en esa ciudad. De 188 en el 2008 cayeron a 137 en el 2009, una disminución del 27 por ciento, destacó el jefe policial.

"Sentimos que hemos ganado la confianza de los vecinos'', afirmó Toth. "La comunidad nos ve con mejores ojos y la vez nos informan de actividades sospechosas en sus propios vecindarios''.

Odalys Cordero, dueña de la panadería Jardín, en Okeechobee Road, sostuvo que el patrullaje y la visita de los oficiales es permanente, lo cual le brinda mayor tranquilidad para trabajar y sacar adelante su negocio.

"Si tuviera una emergencia yo prefiero llamar a los policías de Hialeah Gardens, los conocemos y ellos a nosotros'', dijo Cordero. "El oficial Amor es uno de los varios policías que desde hace tiempo nos visita, y confiamos en él''.

El alcalde Yioset De la Cruz detalló que el mapa de seguridad de Hialeah Gardens divide a la ciudad en cuatro sectores. Cada uno es vigilado por dos o tres patrullas policiales durante tres turnos, las 24 horas del día, además del patrullaje a pie.

De la Cruz resaltó que si bien la presencia de la policía en la calle disuade a los criminales, debe ser complementada con policías ocultos en lugares donde se cometen más delitos.

Unos de esos lugares es el supermercado Walmart, ubicado entre Palmetto y Okeechobee Road. Sólo en el 2009, allí se reportaron robos de mercadería por $3.8 millones, según De la Cruz. Esa tienda, agregó, es la que más ganancias generó para toda la cadena en el mundo, el año pasado: $190 millones.

"Allí se hace un trabajo especial y permanente de vigilancia con oficiales encubiertos'', señaló De la Cruz

Poblada por unas 27,000 personas, Hialeah Gardens también enfrenta un fenómeno común a varias de las 34 ciudades del condado Miami-Dade: el pandillaje en casas abandonadas por ejecución hipotecaria.

"Por la crisis económica, muchos han perdido sus empleos y no tienen cómo pagar sus casas y las han abandonado'', dijo Amor. "Al quedar vacías estas casas, hay muchachos que se meten a cometer pandillaje, no es un problema masivo en Hialeah Gardens, pero existe''.

En el tercer sector de Hialeah Gardens, una vivienda abandonada hace ocho meses tras un embargo bancario, la policía ha amarrado las puertas de ingreso al patio con cinta amarilla.

Hace unas semanas un grupo de adolescentes fue detenido en la vivienda abandonada. La puerta trasera había sido violentada y las paredes interiores estaban pintadas con grafitis.

"Los vecinos nos llamaron y llegamos de inmediato'', dijo Amor. "Ellos se han convertido en nuestros mejores informantes para prevenir el crimen''.

  Comentarios