Sur de la Florida

Ciudades se rebelan contra el condado Miami-Dade

El administrador del condado, George Burgess.
El administrador del condado, George Burgess.

Varias ciudades en Miami-Dade se oponen a un plan del administrador condal, que pretende compartir con las nuevas municipalidades los ingresos por concepto del impuesto de medio centavo a las ventas para mejoras del transporte.

En un memorando fechado el 19 de julio, el administrador del condado, George Burgess, propuso otorgar a las nuevas municipalidades ingresos que provengan de un anticipado incremento en la recaudación impositiva más allá de los niveles actuales.

Pero funcionarios de Miami, Miami Beach, Coral Gables, Hialeah y otras ciudades dicen que el plan de Burgess violaría el acuerdo existente por virtud del cual el 80 por ciento de los ingresos van al condado y el 20 por ciento a las municipalidades.

Las quejas contra la propuesta de Burgess revelan por primera vez la existencia de un movimiento de protesta contra un cambio en el arreglo original de repartición del ingreso, un acuerdo que ha estado vigente desde que los votantes aprobaron en el 2002 el medio centavo de impuesto a las ventas para mejoras y servicios del transporte.

Liderado por Coral Gables y Hialeah, el movimiento de oposición se propaga y ha sido apoyado por otras ciudades incluso Miami y Miami Beach, las cuales han enviado cartas de protesta a Burgess.

"Nuestra relación con el condado, a diferencia de otras ciudades, es muy positiva'', dijo Don Slesnick, alcalde de Coral Gables. "Pero hay veces en que los gobiernos están en desacuerdo y, desafortunadamente, ésta bien podría ser una de esas veces''.

Tomás Regalado, alcalde de Miami, la mayor ciudad del condado, se hizo eco de las palabras de Slesnick, diciendo que cualquier dinero que el condado comparta con las nuevas municipalidades debe de venir de la porción condal. Regalado dijo que enviaron una carta a Burgess oponiéndose al plan, y advirtió que Miami bien podría sumarse a una demanda judicial contra Miami-Dade si fuera necesario.

Matti Herrera Bower, alcalde de Miami Beach, también objetó el plan condal.

"La ciudad de Miami Beach se suma a las ciudades de Coral Gables, Hialeah y Miami para expresar su fuerte objeción a la propuesta'', dijo Herrera Bower en una carta enviada el 19 de agosto al alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez.

Burgess, el administrador condal, dijo que dar a las nuevas municipalidades una parte de la porción condal sería desastroso porque forzaría a la Autoridad de Transporte de Miami-Dade (MDT), a recortar severamente el servicio del Metrobus.

"El servicio de autobús resultaría muy golpeado'', dijo Burgess. "Y esto afectaría severamente a los usuarios''.

Su plan, por otra parte, congelaría las actuales porciones del condado y las ciudades existentes por "tiempo breve, un año por lo menos'' mientras que las nuevas municipalidades recibirían el esperado crecimiento en la recaudación, dijo Burgess.

"Creemos que tenemos una propuesta muy equitativa'', manifestó Burgess.

Bajo el acuerdo existente, 20 por ciento del ingreso se limitó a las municipalidades existentes entonces, con el 80 porciento reservado para el condado. El acuerdo dejó abierta la posibilidad de que ciudades futuras pudieran negociar su porción de la parte condal, o sea del 80 por ciento, según la interpretación de los que se oponen al plan condal.

Cuando Cutler Bay, Doral y Miami Gardens, todas creadas después del voto, presionaron por sus porciones, Burgess presentó su propuesta. Se espera que los comisionados del condado comiencen a discutir el asunto en una reunión el viernes, aunque el voto final se espera hasta el 4 de noviembre.

Funcionarios de las nuevas ciudades, sin embargo, no quieren esperar hasta noviembre porque temen que los fondos se demoren hasta el próximo año fiscal, mientras que una votación en septiembre haría posible la entrega del dinero en este ciclo.

Murray A. Greenberg, abogado del bufete que representa a Doral y Miami Gardens, dijo que los comisionados podrían acelerar la entrega de fondos si incorporan el asunto dentro de la ordenanza del presupuesto en lugar de hacerlo por separado.

Bajo la propuesta de Burgess, las porciones de las nuevas municipalidades vendrían de un anticipado incremento en la recaudación actual por virtud del impuesto a las ventas del medio centavo. De este modo, el condado y las antiguas municipalidades no se beneficiarían del incremento, al menos por ahora, dijo Burgess.

Al primer año de establecido el impuesto, se recaudó un total de $161.3 millones. El monto de recaudación mayor fue de $191.3 millones en el 2007. Al decaer la economía, la recaudación bajó a $172.7 millones el año pasado.

Para los abogados de las ciudades de Coral Gables y Hialeah, que han sido las municipalidades más activas en la protesta, el plan constituye una violación del arreglo original. Estos funcionarios dicen que cualquier repartición de fondos a las nuevas municipalidades debe salir de la porción condal.

"Hubo un juramento, un acuerdo, una promesa de que las municipalidades ya existentes recibirían 20 por ciento bajo una fórmula complicada y el condado 80 por ciento'', dijo Elizabeth M. Hernández, abogada de la ciudad de Coral Gables. "Siempre supimos, y siempre se prometió, que las nuevas ciudades recibirían su parte del 80 por ciento''.

William Grodnick, abogado de Hialeah, coincidió con Hernández.

"La repartición nunca iba a ser de forma proporcional, y la porción de cualquier nueva municipalidad iba a ser cubierta por el condado'', dijo Grodnick. "Lo que quieren hacer es cambiar el acuerdo''.

  Comentarios