Sur de la Florida

Florida gasta lentamente fondos de estímulo federal

Un grupo de personas hace fila en una feria de empleo en Davie, Florida. (Photo by Joe Raedle/Getty Images)
Un grupo de personas hace fila en una feria de empleo en Davie, Florida. (Photo by Joe Raedle/Getty Images)

Las entidades oficiales de la Florida han gastado sólo alrededor de 40 por ciento de su parte de los fondos de estímulo federal y la lentitud de este flujo de fondos ha tenido un impacto limitado en el estado crítico del mercado laboral del estado.

Ciudades, condados, universidades y otros beneficiarios del estímulo federal en el estado sólo han usado cerca de un quinto de su parte. En total, quedan por usar unos $5,700 millones en subsidios federales.

Se suponía que los fondos, aprobados por el Congreso a principios del 2009, se gastaran rápidamente para dar un fuerte empujón al crecimiento económico. Dieciocho meses más tarde, muchos se preguntan cuándo los miles de millones de dólares otorgados al estado generarán nuevos empleos.

Un programa de reembolso por la compra de acondicionadores de aire lanzado la semana pasada ejemplifica la lentitud del proceso. El programa de reembolso ayudará a 10,000 familias de la Florida y promoverá el ahorro de energía, pero no ofrece prácticamente ayuda alguna a los desempleados.

"Estamos entregando una cantidad enorme de dinero para cosas como ahorro de electricidad, pero el proceso depende de entidades que no pueden manejar debidamente el proceso en el tiempo'', dijo Sean Snaith, director del Instituto de Competencia Económica de la Universidad del Centro de la Florida. "Esa es una de las principales razones por las cuales un año y medio después una fracción tan pequeña de esos fondos han entrado en la economía''.

Lo bueno de que se estén gastando los fondos despacio es que gran parte del dinero del estímulo todavía está en camino, un remedio de liberación controlada que podría impedir que el estado y la nación caigan en otra recesión.

Se espera que los fondos de estímulo para la Florida alcancen los $21,700 millones. La mayor parte no se ha gastado y el estado tiene hasta el 2015 para gastarlo todo.

Alrededor de la mitad --$11,000 millones-- ha sido enviada o se enviará a individuos a través de beneficios adicionales de desempleo, cupones de alimentos, Medicaid y programas de ayuda directa.

Pero casi el 60 por ciento de los $6,400 millones otorgados hasta el momento a entidades estatales --alrededor de $4,000 millones-- no se ha gastado, según Don Winstead, asesor de estímulo económico del gobernador Charlie Crist. Esto incluye dinero para escuelas, transporte, capacitación y colocación laboral, servicios médicos, policía y protección del ambiente.

Otros beneficiarios, principalmente gobiernos y universidades locales, han recibido $2,300 millones. Pero hasta julio sólo habían gastado $472 millones.

Con excepción del dinero entregado a las escuelas públicas --que según funcionarios estatales ha salvado el empleo de por lo menos 20,000 maestros, asistentes y otros-- gran parte de los gastos del estímulo han brindado beneficios y servicios médicos a floridanos desempleados en lugar de crear empleos. Y es el dinero dedicado a la creación de empleos el que se ha gastado con mayor parquedad.

Por ejemplo, el estado ha gastado $338 millones en proyectos de transporte público, pero todavía tiene casi $1,000 millones para pavimentar calles y carreteras, añadir sendas, construir o reparar puentes y pagar otros proyectos de construcción que requieren de mucha mano de obra para aliviar la congestión del tráfico.

"Todavía se está haciendo muchos de estos gastos y eso continuará este año y buena parte del próximo año'', dijo Winstead.

El Congreso aprobó el mes pasado otra ronda de fondos de estímulo en forma de ayuda a los estados. Eso traerá $1,300 millones más a la Florida para evitar despidos escolares y eliminar déficit en el Medicaid durante los próximos dos años.

El estado recibirá además hasta $700 millones en forma de subsidio a la educación para financiar el mejoramiento de las escuelas y la eliminación de la desigualdad en materia de rendimiento académico. Unos $1,250 millones adicionales se dedicarán a un servicio de ferrocarril de alta velocidad.

Winstead admitió la frustración general del público sobre la lentitud en la inversión de los fondos en momentos de alto desempleo en la Florida, que alcanzó en julio 11.5 por ciento. Pero el índice de desempleo hubiese sido mucho peor sin el estímulo, dijo.

"El problema es que todo el mundo está impaciente'', dijo. "Yo también estoy impaciente por repartir ese dinero y ver sus efectos''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios