Sur de la Florida

Policía de Hialeah trabaja con casas de empeño

Henry Pernas, administrador de Hialeah Pawn, atiende a Belkis Gonzalez, quien empeño unas cadenas el jueves en ese negocio. La información de los clientes es ingresada a un sistema computarizado que reporta de forma automático a la policía de Hialeah.
Henry Pernas, administrador de Hialeah Pawn, atiende a Belkis Gonzalez, quien empeño unas cadenas el jueves en ese negocio. La información de los clientes es ingresada a un sistema computarizado que reporta de forma automático a la policía de Hialeah.

Tras regresar de vacaciones en agosto, una jubilada puertorriqueña descubrió que le habían robado todas sus joyas en su vivienda de Hialeah.

Sin embargo, sólo una semana después el ladrón de 20 años fue identificado y el botín recuperado mediante un sistema computarizado que desde enero conecta al Departamento de Policía de Hialeah con las 76 casas de empeño, compra de oro y de videojuegos de segunda mano que operan en esa ciudad.

"El sistema es genial'', dijo el detective Osvaldo González, de la División de Investigación Criminal de la policía de Hialeah. "Uno de los collares de la señora tenía su nombre y esa fue la pista para resolver el caso''.

Cada transacción en estos negocios suele ser registrada con la mayor especificación posible de la mercancía, la identidad del vendedor e incluso su huella digital. En el caso de la mujer retirada, su nombre estaba inscrito en una de las joyas, detalle que fue consignado por la casa de empeño.

Una enorme diferencia comparada con el método de control anterior. Un mar de 10,000 hojas mensuales que las tiendas remitían a la policía, indicó González.

A partir del 2008 y con una inversión inicial de $35,000 obtenidos de las venta de bienes incautados en operaciones contra el narcotráfico, Hialeah empezó a desarrollar un programa computarizado para almacenar toda esta información y adquirió 30 computadoras para donar a casas de empeño que no contaran con una.

El jefe de la policía, Mark Overton, destacó el impacto de este programa que ha servido como herramienta estratégica para investigar delitos en Hialeah. También ha permitido establecer orden en una ciudad que concentra a 69 casas de empeño, el mayor número de este tipo de negocios en todo el condado Miami-Dade.

"Aquí venían delincuentes de todas partes para vender mercancía robada'', dijo Overton. "Ahora lo piensan dos veces porque ya saben que ejercemos mayor control''.

Overton precisó que en los últimos seis meses fueron arrestadas 19 personas, debido a la implementación del programa. Agregó que éste también ha contribuido a que los robos a viviendas y negocios se redujeran de 1,624 en el 2008 a 903 en el 2009. En los seis primeros meses del año han ocurrido 506 robos.

González indicó que el programa también fue implementado en tiendas de videojuegos de segunda mano debido a una oleada de robos. Precisó que hace unos meses, decenas de personas llegaban de Broward a Hialeah para vender equipos de juegos X-Box, Wii y Play Station robados.

Ahora allí los dueños registran la mercancía que compran y le toman la huella a los clientes, que deben ser mayores de edad, precisó González.

Para el detective Mike Moloney la parte más difícil de implementar este programa fue ganarse la confianza de los propietarios de los negocios.

"Al comienzo hubo cierta resistencia'', dijo Moloney. "Pero poco a poco empezaron a familiarizarse con el programa, a confiar en nosotros, y logramos establecer una buena relación mutua''.

Para Henry Pernas, administrador de Hialeah Pawn, una casa de empeño que desde hace 15 años funciona en el 7190 W 12 Ave., el nuevo programa ha simplificado un proceso que antes le resultaba tedioso a los propietarios de esas tiendas.

"Es cierto que al comienzo nos sentimos un poco escépticos'', dijo Pernas. "Pero al ver que había menos papeleo todo fue más fácil''.

Pavel Simon, administrador de Real Deal, sostuvo que esta tienda de empeño situada desde hace 20 años en el 1548 W 49 St., ya contaba con un sistema computarizado propio que posteriormente se adecuó al programa implementado por la policía.

González añadió que otra consecuencia positiva del programa ha sido romper con el estigma de las casas de empeño asociado sólo con la compra de bienes robados.

Según González, las casas de empeño forman parte de la vida cotidiana de la población hispana que ve en estos negocios una forma de obtener dinero en efectivo en momentos económicos difíciles.

"La gente resuelve en las casas de empeño'', afirmó González. "En especial con esta crisis donde muchos han perdido sus trabajos y no les queda otra alternativa que empeñar sus joyas''.

  Comentarios