Sur de la Florida

Fall for the Arts: explosión cultural en Miami

El Arsht Center organiza Falls for the Arts junto a The Miami Herald, El Nuevo Herald y el Arsht Center, con el patrocinio de la Fundación John S. and James L. Knight.
El Arsht Center organiza Falls for the Arts junto a The Miami Herald, El Nuevo Herald y el Arsht Center, con el patrocinio de la Fundación John S. and James L. Knight.

Una explosión de ritmos musicales y sabores culinarios tomará los alrededores del Adrienne Arsht Center mañana domingo a partir del mediodía cuando de inicio el Fall for the Arts Festival. Como una celebración de la vida cultural de Miami, el evento gratuito convocará en la plaza del teatro, frente a la avenida Biscayne, a más de 150 organizaciones artísticas locales que ofrecerán información y descuentos para sus eventos en la próxima temporada de las artes.

"Hace tiempo que veníamos planeando este festival, y creemos que éste es el momento ideal porque el Arsht celebra su quinto aniversario y su tercer año de manejar un presupuesto balanceado'', expresó Andrew Goldberg, vicepresidente de Mercadeo del Arsht Center, institución que organiza Falls for the Arts junto a The Miami Herald, El Nuevo Herald y el Arsht Center, con el patrocinio de la Fundación John S. and James L. Knight.

Según Golberg, el Arsht Center, "líder en la comunidad artística miamense'', tiene como misión reunir a organizaciones como el Miami City Ballet, la Florida Grand Opera, la New World Symphony, el Miami Art Museum y el Instituto Cultural de México en Miami, entre otras, con aquellas personas de la comunidad interesadas en las artes.

"Juntos somos más fuertes, por eso queremos crear una sinergia, para que el público pueda interactuar cara a cara con los miembros de estas organizaciones y obtener información sobre membresía, descuentos y ayuda voluntaria'', apuntó el ejecutivo, informando que también se podrán ahorrar cargos de servicio al comprar las entradas en la taquilla del teatro para más de 50 espectáculos en el Arsht.

"Vamos a vender las entradas para el Festival de Flamenco, que regresa por cuarta vez; para la serie Jazz Roots, que cumple su tercer año y siempre se presenta a teatro lleno, y para In The Height'', ejemplificó Golberg, refiriéndose al ganador de un Tony como mejor musical en el 2008.

Mario Ernesto Sánchez, director de Teatro Avante y del Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami, describió al Fall for the Arts como una "oportunidad maravillosa para conocer en una hora la cantidad de eventos [artísticos] que están ocurriendo en esta ciudad en medio de la crisis económica''.

"Creo que las personas dedicadas a las artes en Miami estamos un poco locos'', bromeó Sánchez, indicando que aunque imponga retos, el teatro nunca se hace para fracasar. Avante tendrá un kiosko donde ofrecerá información sobre el próximo Festival Internacional de Teatro Hispano, que se celebrará del 7 al 24 de julio y contará con Chile como país invitado.

El entretenimiento en vivo será uno de los atractivos principales de Fall for the Arts. La banda de música popular de fusión, Ozomatli, llega de Los Angeles para ser la invitada estrella en una tarde que presentará también a varias agrupaciones de Miami, como el conjunto de percusión y danzas folclóricas Perú Expresión; el grupo Palo, que fusiona el sonido afrocubano con la música norteamericana de los años 60 y 70, y el desfile de Bahamas Junkanoo Revue.

"Nuestras actuaciones despliegan mucha energía, son para poner a la gente a bailar'', afirmó Ulises Bella, saxofonista y vocalista de Ozomatli, anticipando que interpretarán sus éxitos más conocidos como Cumbia de los muertos y temas de su nuevo álbum, Fire Away.

El grupo, cuyo nombre se refiere al dios del baile en el calendario azteca, representa el arcoiris de culturas de Los Angeles al mezclar hip hop, cumbia, merengue, reggae y rock. Designado por el Departamento de Estado como embajadores culturales de Estados Unidos, Ozomatli regresó de una gira por Corea, Japón, China, Mongolia y Madagascar, donde grabó con músicos locales.

Con temas como La Habana buena, Kimbombó y Lengua larga, que han dado a conocer en clubes miamenses como Kimbaracumbara y el restaurante D.Rodríguez --del chef Douglas Rodríguez--, el grupo Palo tocará "su mezcla de cantos y rezos de la religión yoruba con el sonido a lo James Brown'', según su director Steve Roitstein.

"Soy un norteamericano cubanizado'', comentó Roitstein, que en los años 80 y 90 fue director musical de Willy Chirino e hizo arreglos para Celia Cruz. En el 2003 fundó Palo, que tiene un sabor cubano que le imparte la voz de Leslie Cartaya y la percusión de Philbert Armenteros.

Otro destacado percusionista, el peruano Johnny Mora, dirige la agrupación Perú Expresión, que fundó hace 11 años en Miami con bailarines y músicos provenientes del internacional grupo folclórico agroperuano Perú Negro.

"Nuestro estilo es coqueto, los movimientos son más estilizados y menos agresivos'', comentó Maribel Bravo, bailarina de Perú Expresión, sobre la identidad de los ritmos afroperuanos.

Un momento especial de la presentación del grupo será el contrapunto de cajón peruano, en el que los cajoneros se responden con diferentes toques de tambor. También interpretarán un clásico peruano, Toro Mata, una composición de Caitro Soto de la Colina que cantaba Celia Cruz. "Vamos a hacer además una danza que bailaban los negros cuando terminaban la cosecha de algodón, la que llaman Festejos de ritmos'', amplió Bravo indicando que incluirán otros estilos como la marinera norteña.

Además de los puestos de comida gourmets que se situarán en la calle 13, Falls for the Arts tendrá un espacio dedicado a los niños. Se impartirán talleres de actuación y, en la rampa del Ziff Ballet Opera House, los pequeños pintarán con tiza un mural. El espectáculo Pandemonium, que presenta el 16 de septiembre The Lost and Found Orchestra en el Arsht, inspira un taller en el que los niños fabricarán instrumentos musicales reciclando objetos encontrados.

  Comentarios