Sur de la Florida

Primer sí a aumento impositivo a propietarios

Después de una audiencia pública de ocho horas a la que asistieron numerosos propietarios de viviendas temerosos de más impuestos y entidades de servicios sociales que pidieron más fondos, los comisionados de Miami-Dade aprobaron el martes aumentar la tasa impositiva para compensar por la fuerte baja del valor de las propiedades.

La decisión, si llega a confirmarse por una segunda votación de la Comisión el 23 de septiembre, hará aumentar la factura fiscal a 60 por ciento de las personas que viven en sus propias viviendas, aunque casi todos han visto desplomarse el valor de sus propiedades.

La votación de 8 a 5 puso fin a una larga noche en el Ayuntamiento condal, que comenzó el lunes a las 5 p.m. y terminó a la 1:25 a.m. del martes, sobre la propuesta de presupuesto del Condado, de $7,300 millones.

Varios comisionados sugirieron que no están seguros de mantener su voto de aprobación en la segunda ronda y realizarán reuniones en los próximos días, comenzando el miércoles, para analizar las preocupaciones y proteger sus prioridades antes de la votación final.

Enfrentados a un déficit de presupuesto de $444 millones, los comisionados han batallado sobre cómo salvar empleos y servicios a la vez que evitan un fuerte aumento de impuestos, un debate que se desarrolla en todo el sur de la Florida. Según el plan aprobado por los comisionados, el Condado recaudaría $38 millones menos en impuesto a la propiedad el próximo año fiscal que este año fiscal.

Reunidos en salón repleto, numerosos vecinos hicieron presentaciones de dos minutos en que exhortaron a no aumentar el impuesto a la propiedad debido al alto desempleo y la crisis inmobiliaria que dejado a muchos propietarios debiendo más que el valor de sus casas.

Pero varios ciudadanos en representación de programas de arte y servicios sociales hicieron propuestas para preservar los fondos de sus programas, y exhortaron a los comisionados a aprobar un presupuesto que aumente la tasa impositiva para compensar la baja del valor de las propiedades.

El alcalde Carlos Alvarez recomendó aumentar la tasa fiscal casi lo suficiente para compensar la baja del valor de las propiedades. Su despacho también propone aumentar varios cargos y numerosos servicios condales, así como aumentar la tarifa de agua.

Alvarez dijo que su plan conserva los servicios básicos a la vez que elimina 1,199 plazas, de las cuales 600 están ocupadas en este momento. Sin embargo, su propuesta de presupuesto contempla aumentos de sueldo para casi todos los empleados del Condado y mantienen casi intactos los presupuestos y privilegios de las autoridades y comisionados del Condado.

Incluso antes de una decisión final sobre el presupuesto del 2010-2011, el administrador de Miami-Dade, George Burgess, ha comenzado a prepararse para incluso más cargos potenciales a los dueños de viviendas en el año fiscal 2011-12, que comienza el primero de octubre del 2011.

Para evitar reducciones a los servicios de bomberos y rescatistas a partir del primero de octubre, Miami-Dade planea usar $17 millones de las reservas de emergencia. Al agotar ese fondo, el Condado allana el camino para que los comisionados estudien la posibilidad de imponer un cargo fijo por servicios de bomberos el próximo año fiscal. En febrero del 2009 los comisionados pagaron $800,000 a un asesor para estudiar ese tema.

La Comisión todavía no ha decidido imponer un cargo por servicios de bomberos, pero Burgess planea comenzar a publicitar, como lo exige la ley, para que Miami-Dade pueda imponerlo en la factura impositiva del 2011-12 si la Comisión lo aprueba.

Muchas municipalidades, como Coral Gables, ya pagan tal cargo, que no se aplicaría a las cinco ciudades del Condado que tienen su propio departamento de bomberos.

La propuesta de presupuesto del alcalde para el año fiscal 2010-11 es $7,340 millones, que incluye $4,720 millones para operaciones y $2,630 millones para proyectos de capital.

Esa cifra es 6.3 por ciento menor que la del 2009-2010. Sin embargo, el presupuesto operativo sólo se reduciría en 1 por ciento según la propuesta. El presupuesto de proyectos de capital es 14 por ciento menor debido a que grandes proyectos ya se terminaron.

Los comisionados celebrarán una segunda audiencia pública el 23 de septiembre, antes de aprobar un presupuesto antes del primero de octubre.

En la votación a primeras horas del martes, los comisionados a favor del aumento de la tasa fiscal fueron Dennis Moss, Barbara Jordan, Katy Sorenson, Natacha Seijas, Dorrin Rolle, Sally Heyman, Audrey Edmonson y Bruno Barreiro. Votaron en contra Carlos Giménez, Javier Souto, Joe Martínez, José Díaz y Rebeca Sosa.

En la segunda votación, los comisionados podrán reducir la tasa impositiva pero no pueden aumentarla.

Representantes de una amplia gama de organizaciones comunitarias que pidieron el lunes no perder fondos no recibirán una respuesta a corto plazo. Según el plan, seguirán recibiendo fondos hasta la primavera, cuando un proceso competitivo determine cómo asignar los fondos.

La propuesta de presupuesto también contempla cambios estructurales. Entre los que fueron criticados el lunes: dividir el Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario, que administra programas federales de fomento de viviendas. En su lugar, varias entidades se encargarían de numerosas responsabilidades del departamento.

  Comentarios