Sur de la Florida

Comisión de Miami vota a favor de más cargos y multas

Todo comenzó el martes por la mañana y terminó el miércoles casi el amanecer. Pero después de un maratón de sesiones de presupuesto de 14 horas, los comisionados de Miami aprobaron aumentar cargos y multas lo suficiente para tentativamente dar por terminada la mayor batalla presupuestaria municipal en años recientes.

Hace dos semanas, la Comisión tuvo un caldeado enfrentamiento con sus sindicatos al reducir $72 millones en sueldos y pensiones, y aumentar las contribuciones al seguro médico. El miércoles a las 3:27 a.m., después de enfrentarse nuevamente a las mismas personas, los comisionados creen que han encontrado los $26 millones que faltaban en el presupuesto municipal.

Votaron unánimemente, 5 a 0, la primera propuesta de un presupuesto operativo de $501 millones para el 2011, un plan financiero que contempla una factura fiscal ligeramente mayor para aproximadamente uno de cada cinco dueños de viviendas, pero aumentos en numerosos cargos al público.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer: el presupuesto se basa en que el jueves se apruebe una ordenanza sobre la instalación de cámaras en los semáforos, que se ha impugnado en los tribunales y que según el gobierno municipal significará ingresos de $8 millones el próximo año. La Comisión también espera una opinión jurídica antes del jueves sobre el uso de más de $5 millones en dinero de desarrollo para equilibrar sus libros.

La votación final está programada para el 27 de septiembre.

"Es un presupuesto difícil, pero estamos en tiempos difíciles'', dijo el alcalde Tomás Regalado.

Para equilibrar los libros, Miami tuvo que compensar un déficit de $105 millones, más de una quinta parte de su presupuesto operativo. Y aunque la tasa de amillaramiento aumentó ligeramente, los habitantes y dueños de negocios seguramente sentirán el golpe cuando la comisión imponga aumentos de costos y multas que pudieran llegar a $20 millones.

Entre los nuevos generadores de ingresos: los negocios tendrán que pagar una multa de $250 después de la tercera alarma de incendios falsa y los permisos para los grandes proyectos de construcción lo mismo comerciales que residenciales se aumentaron en decenas de miles de dólares. Varios tipos de inspecciones de los bomberos aumentarán en varios cientos de dólares y el alquiler del estacionamiento del Miami Marine Stadium aumentará de $1,050 a $2,000 diarios.

El gobierno municipal dijo que ingresará $1.4 millones de un programa de confiscación de vehículos que en momento se consideró ilegal, otro millón de un aumento de $15 en el cargo de recogida de basura y $500,000 de un acuerdo para convertir en abono los desechos de otras municipalidades.

Miami también planea transferir $10.4 millones de sus Entidades de Desarrollo Comunitario (CRA), propuesta que molestó a algunos el martes. El administrador municipal Carlos Migoya dijo que los ingresos vendrían de una combinación de dinero del fondo general gastado en años recientes en dos proyectos en el distrito CRA. La ciudad espera recibir una opinión jurídica para el jueves.

Todo esto significa: que la tasa de amillaramiento municipal ahora es de $8.64 por cada $1,000 de valor de la propiedad. Es un aumento de 33 centavos, afirmó el gobierno municipal, para cumplir obligaciones con tenedores de deuda contraídas la década anterior. Aproximadamente 20 por ciento de los 127,000 núcleos familiares de Miami verán aumentar su factura impositiva. El propietario de una vivienda de $200,000 que haya retenido su valor pagaría $62 más en impuestos.

La votación sobre el aumento de la tasa fiscal fue 4 a 0, con la ausencia del comisionado Richard P. Dunn II.

A pocas millas de distancia, en Coral Gables, el bufete de abogados Becker & Poliakoff celebraba una recaudación de fondos para Dunn. El comisionado no informó si asistió a la actividad.

"Tuve que ocuparme de algo, era muy urgente'', afirmó Dunn, quien prometió hablar del asunto en la reunión de la Comisión el jueves.

Incluso antes de la reunión del martes, los comisionados batallaron para compensar un déficit de $105 millones, aprobando reducciones significativas a los sueldos y pensiones de empleados mayormente sindicalizados. También aprobaron que esos empleados paguen $7 millones adicionales por su cobertura médica. La medida fue aprobada, alega el gobierno municipal, porque Migoya había implementado un estatuto de "emergencia fiscal''.

Los sindicatos de la policía y los bomberos han impugnado esa medida en los tribunales.

El debate del martes y miércoles, en la histórica cámara del Ayuntamiento de Miami en Coconut Grove, estaba lleno a capacidad al principio, pero casi vacío al final.

El proceso comenzó a las 9:30 a.m. con una reunión de tres horas de los comisionados para votar sobre varias fuentes de ingreso. Tomaron un receso y regresaron a las 5 p.m. para enfrentarse a numerosos ciudadanos y empleados que esperaban la decisión sobre el presupuesto.

Los policías y bomberos se presentaron con camisetas en rojo, amarillo y azul. Los activistas de las artes tenían puestas camisetas blancas y pidieron a los comisionados que salvaran el Gusman Center del downtown del hacha fiscal.

Para finales de la noche, el Gusman seguía sin financiamiento. El presidente de la Comisión, Marc Sarnoff, dijo que un donante anónimo planea salvar el teatro, pero no dio más explicaciones.

Algunos, como Alison Austin, se cuestionaron el uso de fondos de la CRA. "No se trata sólo de la legalidad de esta propuesta, sino más bien un asunto moral, de cómo esta pérdida de ingresos afectará la calidad de la vida de los vecinos de Overtown'', dijo Austin, quien se ha postulado contra Dunn en noviembre.

Mientras hablaba, Dunn, que supervisa la CRA de Park West/Overtown CRA, estaba ausente.

Las prolongadas deliberaciones se debieron en lo fundamental a una decisión del comisionado Frank Carollo de analizar detenidamente los gastos del presupuesto municipal. Desde antes de las 10 p.m., Carollo se cuestionó todo, desde los insumos de oficinas hasta una solicitud de $400 para franqueo postal.

Cinco horas más tarde, el contador comenzó a analizar los ingresos, y entonces cedió su tiempo. Poco antes de las 2 a.m., Carollo pidió al director de Recogida de Basura, Keith Carswell, que regresara al podio.

"Bienvenido de vuelta'', dijo Carollo. "Buenos días'', le respondió Carswell.

Treinta minutos después, Migoya, exasperado, criticó una controversial ordenanza aprobada por Sarnoff que reduce las horas de operación de los establecimientos que venden bebidas alcohólicas en Coconut Grove hasta las 3 a.m. "Dentro de 30 minutos'', dijo Migoya, "tendremos que irnos a beber a otra parte''.

  Comentarios