Sur de la Florida

Comisión de Miami-Dade aprueba presupuesto con alzas de impuestos

La decisión tomada el viernes por los comisionados de Miami-Dade de aumentar la tasa del impuesto a la propiedad en el condado en alrededor del 13 por ciento, podría provocar un enfrentamiento con el multimillonario de Miami Norman Braman, quien amenazó con lanzar una campaña para destituir al alcalde de Miami-Dade Carlos Alvarez y a los comisionados que votaron por el aumento de la tasa de impuestos.

Tras la medida tomada por la Comisión en la madrugada de aprobar el nuevo presupuesto de $7,300 millones del Condado, una asistente de Braman aseguró que el magnate de las concesionarias de automóviles anunciará sus intenciones el lunes.

"El señor Braman va a pensarlo bien durante este fin de semana'', indicó Teresa Encalada, asistente de Braman, quien ha librado batallas con anterioridad contra el gobierno del Condado. "Lo discutirá con su familia, y el lunes [a las 10 a.m.], hará un anuncio sobre la dirección que va a tomar''.

En una reunión de 10 horas que se prolongó hasta las 3:20 a.m. del viernes, los comisionados echaron a un lado el fantasma de una campaña por su destitución y votaron 8-5 para aprobar un presupuesto que aumentará en noviembre el impuesto a la propiedad al 60 por ciento de los propietarios de viviendas que habitan en su propiedad. Al mismo tiempo, los comisionados respaldaron aumentos salariales a la mayoría de los trabajadores del Condado y redujeron el presupuesto operativo en apenas un 1 por ciento.

El nuevo presupuesto para el año fiscal que comienza el 1ro. de octubre exige aumentar la tasa del impuesto a la propiedad para compensar el drástico desplome del valor de las mismas. Aun así, el Condado recaudará $49 millones menos por concepto de impuestos a la propiedad el año entrante en comparación con este año.

Miami-Dade está aumentando asimismo una larga lista de tarifas condales: los parques del Condado impondrán nuevas tarifas de estacionamiento. Las facturas del agua también subirán. Para sobrevivir, el Condado está además echando mano a sus reservas.

El Condado planea eliminar 941 puestos de su nómina, dejando 27,672 empleos. Eso significa que quedarán cesantes unos 300 empleados.

La medida permite a Miami-Dade cubrir un déficit presupuestario de $444 millones que fue consecuencia del descenso en el valor de la propiedad y una caída en otros ingresos, tales como los impuestos a la venta y la gasolina, y les permite dar aumentos a la mayoría de los empleados condales.

El incremento en la tasa impositiva generará aproximadamente $178 millones en ingresos por concepto de impuesto a la propiedad. Al mismo tiempo, los aumentos en salarios y beneficios costarán $132 millones. El Condado se está beneficiando, sin embargo, de concesiones de sus sindicatos, incluyendo un acuerdo según el cual los empleados proveerán 5 por ciento de su sueldo para pagar sus seguros de salud. Eso ahorrará $90 millones en el año entrante.

"Mientras esperamos que el sector privado recobre fuerzas y sea de nuevo la fuerza motriz de nuestra economía, el gobierno tiene un papel que desempeñar'', afirmó a la comisión el alcalde Carlos Alvarez. "Mi objetivo es mantener vivos servicios esenciales, seguir brindando programas en un momento en que la gente los necesita más que nunca, promover actividades que estimulen la recuperación y el crecimiento de la economía y disminuir los gastos''.

Para conseguir apoyo al presupuesto, el administrador del Condado George Burgess se reunió individualmente con los comisionados en días recientes para establecer cuáles cambios eran necesarios para asegurar su apoyo al presupuesto.

Varios comisionados tenían prioridades en ese sentido, tales como evitar cargos en el programa condal Head Start y mantener para el año próximo los niveles actuales de financiamiento para la mayoría de las organizaciones comunitarias, las cuales supervisan diversos servicios sociales y programas culturales.

Otro cambio: el Condado eliminó un plan de disolver el Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario, que hubiera repartido sus deberes entre otros departamentos.

"Yo estaba lista a ponerme en contra hasta que viera que se iba a cuidar a nuestros constituyentes'', indicó la comisionada Audrey Edmonson.

Los comisionados que votaron a favor del aumento de la tasa del impuesto a la propiedad fueron el presidente de la Comisión, Dennis Moss, Katy Sorenson, Barbara Jordan, Sally Heyman, Bruno Barreiro, Dorrin Rolle, Natacha Seijas y Edmonson. En contra votaron Javier Souto, Carlos Giménez, Rebeca Sosa, Joe Martínez and José "Pepe'' Díaz.

Los propietarios de viviendas con exención homestead que lo han sido por mucho tiempo, y que están protegidos en gran medida de los impuestos por la medida Save Our Homes, verían subir sus valores gravables en un 2.7 por ciento, lo cual multiplicado por una tasa de impuesto más alta resultaría en una factura de impuestos mucho más alta.

Por el contrario,la mayoría de los compradores recientes y los que no tienen exención homestead verán bajar su factura de impuestos, lo mismo que la mayoría de los dueños de propiedades comerciales e industriales, quienes han visto desplomarse el valor de las mismas. En general, el 60 por ciento de los propietarios verán disminuir sus impuestos, según cálculos del Condado.

Una multitud de residentes se reunieron en el ayuntamiento la noche del jueves, con una presencia especialmente grande de bien organizados defensores de programas artísticos y culturales y de servicios sociales financiados por el Condado. Ellos urgieron a que se aprobara el presupuesto para salvar dichos programas de ser eliminados.

Policías vestidos con camisetas azules y bomberos con camisetas rosadas se presentaron en grandes números para dar su apoyo al presupuesto, el cual de acuerdo con los contratos sindicales incluye aumentos de sueldo ya aprobados para ellos.

Pero muchos otros acudieron para protestar contra un aumento de la tasa de impuestos en un momento en que Miami-Dade está abrumado por el alto desempleo y una crisis de ejecuciones hipotecarias. Muchos propietarios han visto desvanecerse en los últimos años el valor de sus hogares.

Gregorio Rodríguez, quien ayudó a formar un grupo llamado Fair Property Tax for All (Impuestos Justos a la Propiedad para Todos), declaró que unas 50 personas de su organización vinieron al ayuntamiento para manifestarse en contra del aumento de la tasa de impuestos. Rodríguez planea apoyar a Braman si este lanza su campaña de destitución. ‘‘Tenemos que destituir a todos los que apoyan la tasa de impuestos más alta'', indicó Rodríguez.

"Basta de impuestos. No More Taxes'', rezaba un cartel sostenido por un manifestante en el vestíbulo del ayuntamiento el jueves por la noche.

Por supuesto, muchos que no se presentaron en la reunión también están enérgicamente en contra de pagar más impuestos en la presente crisis económica.

"Yo no he visto subir mi sueldo en dos años, y ahora tengo que pagar por los aumentos a los empleados del Condado'', señaló Hector J. Martínez, vecino de Miami, quien planea apoyar la campaña de destitución.

También contribuyeron a este reportaje los participantes de Public Insight Network, miembros de la comunidad que comparten sus pensamientos y experiencias con los periodistas locales. Para enterarse de cómo se puede participar, visite www.MiamiHerald.com/insight.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios