Sur de la Florida

Hombre mata a su esposa y cuatro hijastros, luego se suicida

Un hombre del sur de la Florida le perdonó la vida a sus dos hijos, pero asesinó a su esposa y cuatro hijastros y después se suicidó, dijo la policía de Riviera Beach.

En la casa había siete niños cuando Patrick Dell, de 41 años, le disparó a Natasha Whyte-Dell, de 36 años (de quien estaba separado) y a sus cuatro hijos. Todos fueron declarados muertos en el lugar de los hechos. Un menor de 15 años que se encontraba en la casa fue herido y llevado al hospital.

Los investigadores creen que Dell actuó solo cuando baleó a su familia con una pistola. Según varios vecinos, Dell fue sacado de un club el domingo por la noche ya que estaba borracho y había hecho amenazas. No se sabe con certeza si las amenazas fueron dirigidas a su familia.

La policía dijo que había ninguna orden de restricción en contra de Dell. La policía no dio a conocer los detalles de la orden de restricción por el momento.

Clarence Williams, jefe de la policía de Riviera Beach, dijo que las autoridades no comentarían que razones podría haber tenido Dell para cometer los asesinatos, y agregó que sólo mencionaría que estaban pendientes procedimientos de divorcio.

El menor de 15 años, que fue llevado al Hospital St. Mary, estaba consciente antes de ser operado el lunes por la mañana, dijo Williams

"Todo indica que estará bien", agregó Williams.

Dos de los hijos biológicos de la pareja, que se cree tienen tres y un año respectivamente, están bajo el cuidado de familiares, apuntó la policía.

Un agente estaba investigando un vehículo sospechoso a alrededor de las 2 a.m. cuando escuchó lo que le parecieron disparos, dijo Rose Anne Brown, portavoz de la policía de Riviera Beach. Cuando los agentes se acercaron a la casa de donde procedían los tiros, Dell entró en la vivienda y se suicidó de un disparo.

Dentro de la casa, la policía encontró los cuerpos sin vida de la mujer y de cuatro niños identificados como Daniel Barnett, de 10 años; Javon Nelson, de 13 años; Diane Barnett, de 13 años; y Bryan Barnett, de 14 años.

Una vecina, Keisha Gordon, dijo que estaba con Dell en un club del área el domingo por la noche cuando la guardias de seguridad del club le pidieron que se marchara ya que estaba embriagado y causando problemas. Gordon dijo que Dell no salía mucho, pero tenía un carácter difícil.

"El estuvo diciendo que iba a matar a alguien", dijo Gordon, de 30 años, frente a la casa acordonada por la cinta amarilla de la policía.

Gordon dijo que después los dos se marcharon del club y siguieron divirtiéndose en un parque cercano, pero allí también le pidieron a Dell que se fuera.

"A él siempre le parecía que la gente estaba en su contra", añadió Gordon.

Los vecinos dijeron que la casa era un sitio popular para los muchachos de la barriada porque tenía un aro de baloncesto en la cochera y estaba cerca de un parque.

Jeanette Walker, una peluquera de 56 años que vive cerca de la casa donde sucedió el crimen, dijo que la despertaron los disparos, pero no se alarmó porque es algo común en el barrio.

"Se pasan la vida disparándose unos a otros. No le presté atención porque no escuché ninguna sirena", dijo Walker.

  Comentarios