Sur de la Florida

Un nuevo escape de ácidos en la Planta de Agua de Hialeah

Este incidente ocurre mientras la planta -que fue inaugurada hace solo año y medio-, es sometida a una nueva prueba de calidad iniciada ante los cuestionamientos de las autoridades municipales de Hialeah.
Este incidente ocurre mientras la planta -que fue inaugurada hace solo año y medio-, es sometida a una nueva prueba de calidad iniciada ante los cuestionamientos de las autoridades municipales de Hialeah. el Nuevo Herald

Un nuevo escape de ácidos se produjo esta semana en la Planta de Tratamiento de Agua de Hialeah en medio de una prueba de calidad ordenada por las autoridades municipales a manera de ultimátum ante los numerosos problemas detectados en esa millonaria infraestructura.

La fuga química ocurrió el martes al rajarse la pared de uno de los tanques del cuarto de almacenamiento de ácidos, lo que provocó la movilización de la Unidad de Control de Materiales Peligrosos de los Bomberos de Hialeah, indicó el director del Departamento de Obras Públicas de esa ciudad, Armando Vidal.

“El escape de ácido sulfúrico sucedió el martes [...] y se ordenó el envío de la Unidad de Hazmat [Materiales Peligrosos] de Hialeah, pero todo estuvo bajo control porque el cuarto está preparado para esas situaciones”, dijo Vidal a el Nuevo Herald.

Vidal indicó que el tanque dañado fue evaluado por un inspector que llegó de California, quien determinó que esa infraestructura había quedado inservible.

Este incidente ocurre mientras la planta -que fue inaugurada hace solo año y medio-, es sometida a una nueva prueba de calidad iniciada ante los cuestionamientos de las autoridades municipales de Hialeah contra las empresas encargadas de desarrollar el proyecto: la española Inima y la estadounidense Aecom.

A fines de marzo, Vidal expresó públicamente su preocupación por los constantes problemas detectados en esa planta y dijo que las empresas tenían hasta el sábado 2 de mayo [ayer] para solucionarlos.

Vidal evitó pronunciarse si este nuevo incidente influenciará en la opinión de las autoridades para darle el visto bueno al proyecto que ha demandado una inversión pública de más de $100 millones, la mitad financiada con fondos condales y la otra mitad con bonos de endeudamiento gestionados por la Ciudad de Hialeah.

“Este es otro incidente que ocurre en la planta, pero no quiero especular si va a afectar o cómo va afectar en la evaluación que se está realizando”, dijo Vidal.

Pero para cumplir con el ultimátum de las autoridades municipales, las empresas debían empezar la nueva evaluación a más tardar el pasado sábado 18 de abril. Sin embargo, la prueba fue iniciada el 25 de abril.

“Ellos empezaron [la prueba] tarde, una semana después”, dijo Vidal.

El funcionario municipal agregó que la planta actualmente se encuentra “operativa”. Precisó que el 21 de abril el Departamento de Salud autorizó la reapertura de la planta, lo que le permitió empezar a distribuir el agua allí procesada al sistema condal de Miami Dade.

A inicios de marzo las operaciones de la planta fueron paralizadas debido a problemas en los tanques de agua. Poco después, un equipo periodístico de el Nuevo Herald recorrió la infraestructura y registró imágenes de obreros trabajando en la reparación de los dos tanques de 50 pies de altura y con capacidad para almacenar cinco millones de galones de agua cada uno.

La inmensa tubería del tanque del sector oeste había sufrido la rajadura de su base lo que produjo la propagación de sedimentos de cal y la turbidez del agua.

Durante ese recorrido, Ramón Díaz, gerente del proyecto -contratado por las compañías-, aseguró que las obras de reparación permitirían superar los problemas detectados y poner la planta a operar antes del plazo señalado por las autoridades.

Además de la rajadura de la tubería en el tanque, las autoridades municipales habían advertido desperfectos en el llamado sistema de neutralización de ácidos, así como en el sistema computarizado que permite el funcionamiento automático de la planta, conocido como Scada.

El director del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami Dade, Léster Sola, también ha hecho público su malestar por los constantes problemas de la planta de Hialeah.

“Esa planta ha tenido problemas [...] y hoy en día el Condado está preocupado”, dijo Sola a el Nuevo Herald en una entrevista difundida el 8 de abril. “Pero el contrato con la compañía tiene ciertas protecciones para estar seguros de que no corramos el riesgo de perder esa inversión”.

La Planta de Agua fue inaugurada el 28 de octubre del 2013, una semana antes de que el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, aspirara a la reelección. Durante la ceremonia varios políticos condales y de Hialeah aparentaban brindar con agua procesada en la planta, pero en realidad se trataba de agua embotellada.

La decisión de celebrar un acto de inauguración antes de que la planta estuviera funcionando, ha sido criticada como una medida política con la que se buscaba promover la campaña del alcalde Hernández.

El viernes, Vidal reiteró que la evaluación de la planta deberá establecer el cumplimiento de tres componentes: la cantidad requerida (7.5 millones de galones al día), la buena calidad del agua y el eficiente desempeño de los sistemas de operación de la planta.

De no solucionar los desperfectos, Vidal ha dicho que las autoridades considerarán un enfrentamiento legal con las empresas que apunta a la anulación del contrato y la búsqueda de otra compañía que asuma el buen desarrollo del proyecto.

Siga a Enrique Flor y Brenda Medina en Twitter en @kikeflor y @BrendaMedinar

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios