Sur de la Florida

Funcionaria del DCF ya había sido amonestada

La última foto escolar de Nubia Barahona.
La última foto escolar de Nubia Barahona.

La trabajadora social que está siendo cuestionada por no notificar a las autoridades de MiamiDade acerca de los reportes de abuso contra los gemelos de 10 años, ya había recibido una reprimenda oficial de parte de sus supervisores por cometer la misma falta hace casi exactamente un año.

Esa fue la segunda vez que Andrea Fleary recibía una "amonestación final'' por parte del Departamento de Niños y Familias (DCF).

El 10 de febrero del 2010, el supervisor de Fleary introdujo en su expediente laboral una notificación final de consejería luego de que ella no tomó ciertas medidas tras dar protección a una adolescente que había sido encontrada dos veces desnuda en la cama con su padre, quien también estaba desnudo. Fleary entrevistó a la joven sin que estuviera presente la policía, lo cual viola las leyes del estado, según el expediente.

Fleary, además, se demoró demasiado tiempo en presentar ante los tribunales la petición de tutela del estado para la menor, lo cual viola los procedimientos legales, y no anotó en el expediente de la joven si la agencia la había referido al Equipo de Protección Infantil del Departamento de Salud del estado de la Florida, el encargado de evaluar a menores en peligro para determinar si han sido víctimas de abuso o negligencia.

"Su negligencia puso a la joven en riesgo de sufrir daños adicionales'', escribió el supervisor Kevin Ramos en el documento, fechado el 15 de febrero del 2010.

El secretario del DCF, David Wilkins, dijo el jueves que Fleary está bajo licencia administrativa hasta que la agencia pueda terminar una investigación interna sobre su manejo de una investigación que comenzó el 10 de febrero, cuando la línea directa de la agencia recibió un reporte de que Víctor y Nubia Barahona, de 10 años, estaban siendo atados de pies y manos y obligados a estar parados durante horas en una bañadera.

A Nubia la encontraron muerta dentro de una bolsa en la parte trasera de una camioneta de su padre adoptivo. Su hermano gemelo fue encontrado en la cabina de la camioneta, empapado en sustancias químicas tóxicas y sin conocimiento.

Funcionarios del DCF dicen que están seguros de si Nubia estaba con vida cuando se recibió la llamada en la línea directa.

El vocero de la agencia, Mark Riordan, dijo que a Fleary se le pagan $1,548.90 cada dos semanas.

"Vamos a revisar las acciones de Fleary en este caso para determinar si cumplieron con las leyes de la Florida y nuestros propios altos estándares para medir la protección brindada por un investigador’’, dijo Wilkins en una declaración por escrito. "Este caso es tan trágico como complejo. Nosotros continuamos reuniendo información relacionada con todos los aspectos del caso''.

"A partir de este esfuerzo reconstruiremos lo ocurrido para identificar claramente las lecciones que debemos aprender durante este proceso tan difícil'', añadió Wilkins.

A través de un portavoz del departamento, Fleary declinó hablar con un reportero.

En su evaluación más reciente, sus supervisores dijeron que Fleary tenía que mejorar su desempeño en observar a supuestas víctimas de abuso infantil y cerrar investigaciones con mayor rapidez, pero agregaron: "Fleary es confiable y siempre está dispuesta a ayudar''.

El incidente del 2009, por el cual Fleary recibió la reprimenda en febrero del 2010, fue el tema de un artículo en The Miami Herald.

El 17 de agosto del 2009, un tío de la adolescente había llamado al Departamento de Policía de Miami-Dade para reportar que un hombre de 39 años y su hija estaban durmiendo juntos en la misma cama "desnudos''. La policía informó al DCF sobre la denuncia.

Horas después, un investigador del DCF acompañó a dos agentes de policía a la casa del hombre, donde éste fue encontrado sin ropa en su cama, y su hija encerrada en el baño. Cuando la convencieron para que saliera del baño, la muchacha estaba desnuda de la cintura para abajo. El investigador del DCF, quien más tarde fue despedido, le dijo al padre que durmiera en un cuarto separado y se fue sin tomar medida alguna.

Pero al día siguiente, DCF recibió otro reporte, esta vez de que el hombre se había llevado a su hija a un motel vecino, donde se temía que seguiría molestando a su hija. Tras el segundo reporte, se envió a Fleary a la casa, y ella tomó inmediatamente a la niña bajo su custodia. Fleary recibió una reprimenda por no tomar medidas adicionales, tales como presentar con mayor rapidez una petición judicial para poner a la menor bajo la tutela del estado.

El jefe de Fleary, Ramos, también fue considerado responsable de haber cerrado la investigación de abuso sobre la adolescente sin asegurarse previamente de que todo se hubiera hecho como es debido.

Siete años antes, en octubre del 2003, funcionarios del DCF introdujeron en el expediente de Fleary una "reprimenda final'' por una serie de fallas en relación al caso de una mujer, madre de seis hijos, a la que se le permitió la custodia de su hijo de 3 años después de que los tribunales se la hubieron retirado.

El documento agrega que si bien Fleury sabía de la orden judicial que negaba a la madre la custodia de los niños, "no le dio protección al niño de 3 años'' que seguía viviendo con la mujer. La trabajadora social también permitió que los niños de la mujer visitaran a su abuela materna "a pesar de que la agencia habia intervenido recientemente por acusaciones de abuso por parte de esa misma pariente''.

"Fleary dejó a un niño de 3 años al cuidado de la madre e ignoró la orden judicial'', dice el memo, fechado el 11 de septiembre del 2003. "Sólo retiró al niño de la vivienda después de recibir una orden directa de hacerlo''.

La historia disciplinaria de Fleary se remonta a 1992, cuando recibió una reprimemda del antiguo Departamento de Salud y Servicios de Rehabilitación, organismo predecesor del DCF, por haber golpeado a un colega. Fleary dijo a sus supervisores que lo había golpeado después de que él la empujara.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios