Sur de la Florida

Reconocen como maestro del año a defensor de los incapacitados

No es un empleo precisamente agradable.

Entre las responsabilidades que tiene están enseñarle a sus estudiantes adolescentes cómo deben limpiarse los baños, así cómo deben comportarse en la mesa y tener una conducta socialmente apropiada.

Pero Agustín Grana lo considera un privilegio.

"Dios me ha dado tantas cosas que necesito transmitirlas a estos estudiantes", dijo Grana, maestro de education especial en la secundaria Southwest Miami. "Tengo que enseñarles piedad y compasión".

Grana fue seleccionado este miércoles como el Maestro del Año del Distrito Escolar del condado Miami-Dade.

El premio se otorga en honor a Francisco R. Walker, maestro de la escuela intermedia Edison Middle que murió apuñalado en los predios escolares en 1982.

Grana, de 35 años, fue escogido entre más de 22,000 maestros de Miami-Dade. Posteriormente competirá por el premio estatal.

"Quiero reconocer a todos los maestros que trabajan con niños incapacitados", dijo Grana tras recibir el premio en el Doral Golf Resort and Spa. "Ustedes trabajan con pasión y compasión, y también han sido reconocidos".

El premio que obtuvo Grana es un Toyota Yaris que donó Kendall Toyota, además de $7,500, un iPad y el ansiado Golden Apple Award.

Desde el 2000 Grana trabaja con estudiantes con incapacidad intelectual.

Mientras crecía en Miami, Grana soñaba con jugar profesionalmente deportes o convertirse en locutor de noticias. Sin embargo, siguió los pasos de dos hermanos y se hizo maestro. Todos hicieron estudios de postgraduado en educación especial.

Tras graduarse de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), Grana fue contratado para enseñar asignaturas básicas en la escuela, localizada en el 8855 SW 50 Terrace.

Al principio, pasó trabajo. "A veces, uno no ve mucho progreso con los muchachos", dijo Grana. "El trabajo se vuelve tan riguroso que en realidad agota a uno".

Pero su fe le dio fuerzas para seguir.

Sabiendo que sus estudiantes necesitaban oportunidades para entrenarse en el trabajo, Grana creó un negocio de lavado de autos para los adolescentes. El programa promueve habilidades sociales y laborales y refuerza lo que los estudiantes aprenden en el aula.

De igual modo, Grana fundó un negocio en la escuela para ayudar a las familias pobres. Los estudiantes y los miembros de la facultad donan los alimentos y la ropa. Además, ayuda a estudiantes universitarios que tengan un interés especial en la educación.

En su solicitud para Maestro del Año, Grana escribió:

"Debo comprender a cada uno de mis estudiantes, a sus habilidades intelectuales, su cultura, lo que les gusta y lo que no les gusta, su temperamento, de modo que los pueda ayudar cuando les presento información y hacer que les resulte importante. También tengo que demostrarles que me preocupo por ellos".

Los colegas de Grana han elogiado su compromiso con los estudiantes. "Me parece que los chicos realmente saben cuánto les preocupan porque de veras se esfuerzan", escribió el maestro Walter Edel.

El director de Southwest James Haj llamó a Grana "la voz y el defensor" de sus estudiantes.

"Su objetivo es asegurarse de que los estudiantes con necesidades especiales reciban la mejor educación posible”, dijo Haj.

  Comentarios