Sur de la Florida

Alvarez pierde la batalla en la corte

El intento legal de última hora del alcalde de Miami-Dade Carlos Alvarez para bloquear la votación de revocación que se aproxima fue desestimado el viernes por la mañana, y el comienzo de la votación está fijado para el lunes, en unas elecciones para la revocación tanto del alcalde condal como de la comisionada de Miami-Dade Natacha Seijas.

Tras una audiencia matutina que incluyó testimonio del empresario multimillonario Norman Braman, quien está al frente del esfuerzo por revocar a Alvarez, la jueza de circuito de Miami-Dade Barbara Areces mantuvo la decisión de que las peticiones de los votantes pidiendo la revocación se recogieran y revisaran de acuerdo con la ley.

Areces dictó sentencia inmediatamente después de los argumentos finales de los abogados.

"El secretario hizo un trabajo increíble'', afirmó Areces en sus breves comentarios, refiriéndose al secretario del Juzgado Harvey Ruvin, cuya oficina revisó las peticiones presentadas en noviembre pidiendo una votación para revocar a Alvarez.

La sentencia abre el camino para las elecciones del 15 de marzo en las cuales los votantes decidirán si se debe destituir a Alvarez y a Seijas de sus puestos. Ambos políticos presentaron dos demandas cada uno en un intento de impedir la votación de revocación, pero sus esfuerzos legales no dieron fruto.

Seijas retiró su última demanda días atrás.

"Estamos decepcionados ante la decisión, peroel alcalde espera ganar esas elecciones'', indicó Bruce Rogow, abogado de Alvarez, tras la decisión.

Braman dijo: "Estoy complacido de que el pueblo tendrá la oportunidad de decir sí o no. De eso se ha tratado desde un inicio''.

En conferencia de prensa tras la sentencia, Alvarez dijo que no tiene planes de apelar y defendió las decisiones que han llevado a este momento políticamente peligroso para él.

"Yo recomendé un presupuesto que preservara los servicios'', afirmó Alvarez, quien presionó con éxito para subir la tasa de impuesto en septiembre, lo cual Braman dijo que fue la gota que desbordó la copa y provocó la campaña por su revocación.

Alvarez declaró que si él no hubiera aumentado la tasa de impuestos, servicios vitales tales como los bomberos y la policía hubieran sido drásticamente afectados. "Yo no iba a hacer eso'', dijo.

Tanto Alvarez como Braman estuvieron presentes en la audiencia, en el cuarto piso del Juzgado del Condado Dade en el downtown de Miami. Braman y Ruvin fueron llamados a testificar.

Braman aseguró al juzgado que él había sido motivado a encabezar la campaña de revocación después de una serie de revelaciones y decisiones de Alvarez, entre ellas la campaña del alcalde por usar fondos públicos para financiar la construcción de un nuevo estadio para los Florida Marlins y su defensa de nuevos contratos laborales que incluían aumentos de sueldo, al mismo tiempo que se incrementaba la tasa de impuestos.

Braman mencionó además revelaciones tales como los desaforados aumentos de sueldo a asistentes del alcalde y que el jefe de despacho del alcalde estaba trabajando en Panamá como consultor privado en su tiempo de trabajo pagado por los contribuyentes. Alvarez lo destituyó inmediatamente.

Braman ha tenido choques anteriores con Alvarez. Anteriormente presentó una demanda, que fracasó, para impedir el uso de fondos públicos en la construcción del estadio para los Marlins.

Por su parte, Alvarez presentó la demanda, su segundo intento legal contra la revocación, para impedir las elecciones con el argumento de que numerosas peticiones reunidas para pedir su destitución contenían diversos fallos técnicos. Había retirado una demanda anterior en diciembre.

La última demanda pidió al tribunal eliminar las peticiones supuestamente defectuosas, y luego eliminar el nombre del alcalde de la boleta debido a que el número restante de peticiones no cumplía con el mínimo para provocar las elecciones de revocación.

Según los estatutos, el 4 por ciento de los votantes registrados tienen que firmar una petición de revocación para que se disponga una votación, lo cual significaría 51,992 en el caso de Alvarez. En diciembre, Ruvin certificó que 95,499 peticiones firmadas eran válidas.

El viernes, Rogow alegó sin éxito que más de 100,000 peticiones pidiendo las elecciones de revocación deberían ser descartadas porque no habían sido debidamente notarizadas.

El equipo legal de Braman, dirigido por Roberto Martínez y Lauri Ross, declaró que no existía evidencia alguna de fraude en la recolección o revisión de las firmas, y que cada persona que firmó una petición lo hizo a sabiendas. Ampliaron que se debía descartar ese argumento excesivamente técnico porque los estatutos del Condado no requieren descartar boletas por las violaciones alegadas por los abogados del alcalde.

Aun antes de la esperada sentencia, Alvarez --lo mismo que Seijas-- había empezado a prepararse para las elecciones.

El jueves por la noche, el abogado celebró una reunión organizativa para elaborar una estrategia con sus partidarios en un almacén del Doral, atrayendo a varias docenas de personas, incluyendo muchos funcionarios condales.

Entre los asistentes estaba James Loftus, director del Departamento de Policía de Miami-Dade; el jefe de bomberos del Condado, Herminio Lorenzo; Harpal Kapoor, director del Departamento de Transporte Público de Miami-Dad, y el subadministrador especial del Condado, Howard Piper.

  Comentarios