Sur de la Florida

El voto no hispano podría salvar a Alvarez

Cuando fue elegido por primera vez como alcalde en el 2004, Carlos Alvarez era el favorito de los hispanos de los suburbios que lo veían como un reformador que podía limpiar la corrupción en el condado Miami-Dade.

Los mismos votantes respaldaron el intento de Alvarez para ampliar sus poderes como alcalde fuerte y, a pesar de las crecientes señales de descontento, lo reeligieron hace tres años en una amplia victoria.

Pero ahora las cosas han cambiado y la base de Alvarez respalda mayoritariamente una campaña para sacarlo de su cargo.

Para derrotar el esfuerzo, Alvarez tendrá que confiar en el apoyo de los empleados del condado y sus sindicatos. Tendrá que cortejar el voto indeciso de los anglosajones y el vital de los votantes negros, que han recelado de él en el pasado. Y para estimular la participación en la elección especial del 15 de marzo --la votación adelantada comenzó el lunes-- tendrá que hacer una fuerte campaña con los votos ausentes ytempranos, posiblemente sin el ejército de voluntarios con que contó para ganar su primera elección hace siete años.

Sus oponentes, encabezados por el multimillonario empresario Norman Braman, enfrentan sus propios desafíos, incluyendo el de revivir el interes inicial y apasionado en la revocación. En diciembre, el secretario de las cortes del condado certificó 95,499 peticiones firmadas de revocación recogidas poco después de que ocho de los 13 comisionados del condado respaldaron el presupuesto anual de Alvarez. Uno de esos comisionados, Natacha Seijas, se encuentra también en la boleta de revocación en su distrito de Hialeah-Miami Lakes.

Alvarez y Seijas trataron de impedir la revocación en las cortes. Pero Seijas retiró el pasado jueves su desafío legal, y un juez se pronunció el viernes contra Alvarez, permitiendo que ambos esfuerzos de revocación siguieran adelante.

Las decisiones financieras del alcalde --usar el dinero público para un estadio de béisbol para los Marlins, dar aumentos durante tiempos económicos difíciles y elevar la tasa del impuesto a la propiedad-- enojaron a una parte significativa de su base, como se evidencia por las cifras de los hispanos de mayor edad de lugares como Hialeah, Kendall y West Miami-Dade que firmaron las peticiones a favor de la elección revocatoria.

Al votar temprano el lunes, Alvarez se mantuvo en la defensa de su controversial presupuesto y el aumento de la tasa de impuestos, aprobados por la comisión del condado.

"Ninguna opción era buena, pero yo recomendaría el mismo presupuesto porque preserva verdaderamente la calidad de vida'', les dijo Alvarez a los reporteros, incluyendo a WFOR-CBS 4, asociado de noticias de Miami Herald.

El alcalde también atacó a Braman, a quien presentó como una persona sin contacto con la realidad, al llamarlo "un multimillonario que vive en una mansión, se pasa seis meses del año en Francia y tiene un yate del tamaño de un destructor''.

Braman desechó los ataques como falsos: "Eso es lo que se llama agarrarse de lo que sea'', comentó.

Durante semanas, Alvarez se ha reunido con asociaciones de dueños de viviendas y otros grupos para defender su presupuesto, que asegura protege servicios sociales vitales y trabajos del condado.

El alcalde ha dicho que no está involucrado en las operaciones cotidianas de Ciudadados por la Verdad, el comité de acción política que formó para hacer campaña a su favor. La semana pasada, sostuvo una reunión organizacional en un almacén del Doral con unas cuantas docenas de partidarios claves, incluyendo varios funcionarios del condado.

La campaña de Alvarez podría depender de si los empleados del condado --cuyos empleos, salarios y beneficios ayuda a preservar el presupuesto-- emiten votos en grandes números en la elección especial. Los empleados del condado Miami-Dade emplean 27,647 trabajadores; muchos de ellos pertenecen a sindicatos que respaldan a Alvarez y saben cómo llegar a sus miembros para que vayan a las urnas.

Como ex jefe de la policía del condado, Alvarez ha recurrido en otras ocasiones al apoyo de los sindicatos de la policía. Pero en esta ocasión también tendrá que llegar a una circunscripción que lo ha eludido en el pasado: los votantes negros.

A Alvarez le ha ido mucho mejor con los votantes blancos no hispanos, la demografía crucial que cambió la contienda para la alcaldía del 2004 a su favor. Los anglosajones podrían también ser decisivos en el revocatorio, pero el alcalde tendrá que emplear tiempo y recursos para presentarles su caso: las elecciones fuera de temporada históricamente atraen a pocos votantes, a menudo hispanos de mayor edad que votan vía las boletas ausentes.

Los votantes tienen que registrarse otra vez anualmente para emitir boletas ausentes, una singularidad que ha significado menos boletas enviadas por correo hasta ahora que en las elecciones generales en noviembre. Unas 80,000 boletas se han enviado por correo para la revocación; 205,307 se enviaron para las elecciones generales.

Hasta el lunes, el supervisor de elecciones de Miami-Dade había recibido más de 33,000 boletas ausentes completas para la elección de revocación, que se espera que cueste entre $4 y $5 millones.

Por medio de sus comités políticos gemelos, Personas Que Desean un Gobierno Honesto y SI a la Revocación, Braman puede centrarse en los miles de votantes que firmaron las peticiones de revocación de Alvarez. La campaña de Braman también se ha enfocado en los votantes ausentes y tempranos en las estaciones de radio y televisión en español. Un comercial de radio en español acusa repetidamente a Alvarez de elevar los impuestos.

"Hay muchas razones para votar sí para revocar al alcalde Alvarez - ¿conoce alguna para no hacerlo?" dice el anuncio.

Los anuncios en inglés comenzarán probablemente durante la presente semana, dijo Braman.

"Una mayoría de nuestra comunidad es hispana, por lo tanto, los dólares van hacia la demografía de la comunidad'', explicó.

Los escritores de Miami Herald Martha Brannigan, Matthew Haggman y Laura Isensee contribuyeron a este reportaje.

  Comentarios