Sur de la Florida

Miami vuelve a los 70 en homenaje a '¿Qué pasa, USA?'

Steven Bauer puede hacer papeles de tipo duro en películas como Scarface, puedehaber cambiado su nombre del Rocky Echevarría de su juventud, puede haberse casado ytenido un hijo con la estrella de cine Melanie Griffith, pero el actor adorado por elsimpático personaje que interpretó en la comedia televisiva ¿Qué Pasa, USA? sigue siendoen el fondo el mismo cubanito.

Aquel adolescente cubanoamericano llamado Joe, atrapado en un choque de culturas consus padres y abuelos, se parecía mucho al mismo Bauer y a sus amigos, hijos de exiliadosque alcanzaron la mayoría de edad en el Miami de los 70's vistiendo ajustadísimos jeans decampana, saliendo con la novia bajo la estricta vigilancia de las chaperonas, y bailandocon una mezcla peculiar de disco y salsa en el "Open House'' que se celebraba los finesde semana en los salones de banquetes.

"Yo soy completamente un producto de Miami'', dice Bauer, de 54 años, desde su hogaren Los Angeles, e inquiere de inmediato sobre el estatus del estadio de los Marlins y sihabrá suficiente estacionamiento. "Yo soy muy fan de los Marlins'', añade. "Estoyimpaciente''.

Más que la primera comedia televisiva bilingüe del país, ¿Qué Pasa, USA? --que estásiendo homenajeada el jueves por la noche en una sesión especial de proyección y cuentosen la Biblioteca Principal en el downtown de Miami-- es una experiencia comunal para loscubanoamericanos de todas partes, y un marcador cultural de lo que era la vida en Miami enla década de 1970, una época de cambio tanto para los recién llegados que luchaban poradaptarse a un nuevo país como para los residentes de toda la vida, quienes tenían quelidiar con gente que hablaba otro idioma y eran portadores de una nueva culturabulliciosa.

Desde este crisol, Luis Santeiro escribió los guiones que presentaron ante lostelevidentes de la televisión pública del país a la familia Peña de Miami, tresgeneraciones bajo el mismo techo: los hermanos adolescentes Joe y Carmen (ella enpantalones de poliéster); sus padres, Juanita y Pedro (con su almuerzo en una cajita); ylos inolvidables abuelos de cabellos blancos, Antonio y Adela (ella en bata de baño yanticuados espejuelos), que medían cada experiencia nueva con respecto a lo que pasabaantes en Cuba.

Igualmente importantes para el humor del programa eran personajes estadounidenses como la rubia Sharon, la mejor amiga de Carmen, y una serie de personajes invitados tales como jefes, vecinos, un cura y una santera, y el agente de inmigración que trató de tomar a losabuelos su examen de ciudadanía.

"Yo traté de dejarlo atrás, pero sigue regresando'', bromea Santeiro, un dramaturgoque vive en Nueva York y escribe para Sesame Street. "El programa golpeó de verdad en la comunidad de Miami, no sólo a los cubanos sino a otros también. El programa capturó elproceso de inmigración en un punto específico con el que se relacionan incluso los nuevos inmigrantes''.

Los 39 episodios de la comedia, cuatro temporadas, se hicieron con un subsidio de$250,000 de lo que se llamaba entonces el Departamento de Salud, Educación y BienestarSocial de EEUU, con la condición obligatoria de ocuparse de temas contemporáneos talescomo drogas, sexo y la presión de grupo, y al mismo tiempo enseñar inglés a loshispanoparlantes y español a los angloparlantes. De ahí las estrictas pautas de mantenerambos idiomas en una proporción de 50-50, y de que ambos se entendieran fácilmente en elcontexto de la historia, dice Santeiro.

"Nosotros incluso contábamos las palabras y hacíamos revisar los guiones porescritores monolingües para asegurar que se entendiera todo'', dice Santeiro, quienescribió el episodio piloto en la primavera de 1976.

Los programas se grabaron frente a un público en vivo en los estudios de WPBT. Losenredos argumentales eran simples, pero humorísticos: Carmen y Joe practicando yoga yquemando incienso, y los abuelos pensando que ellos estaban fumando marihuana. Carmen que cumple los 15 años y quiere celebrarlos, pero Joe, recién aceptado en "The Cool Club'',cree que una fiesta tradicional acabaría con su reputación y trata de sabotearla.

Debido al atractivo del programa para personas de diferentes culturas y la manera enque ha desafiado el paso del tiempo --lá página de Facebook de ¿Qué Pasa, USA? tiene más de42,000 fans-- el Sistema de Bibliotecas Públicas de Miami-Dade escogió la comedia como temade uno de sus eventos anuales en conmemoración de su 40 aniversario. Las bibliotecaspasaron a ser un sistema del Condado en noviembre de 1971. Una exposición en el segundopiso de la Biblioteca Principal celebra la época con fotografías, arte y objetospertenecientes a la considerable colección de la biblioteca.

"Estamos celebrando una década diferente en cada trimestre'', dice la curadora de labiblioteca Denise Delgado. "¿Qué Pasa, USA? retrata los años 70 en las modas y los temas del momento''. Delgado, quien se crió en Bradenton pero visitaba a menudo a sus abuelos cubanos enMiami, dice que el programa le brindó a ella "un vínculo con la cultura, una conexión''. "La conexión cultural no es algo que tuvimos muy a menudo, pero [al ver el programa]tenías la sensación de conectarte con algo que yo no podía tener todos los días'', dice.‘‘No siempre se ven en la televisión cosas que resulten tan reales o tan familiares''. El evento del jueves es un happening, y traerá a la biblioteca y su plaza diversasfacetas de la cultura cubana, dice Bill Teck, el creador de la revista generation ñdedicada a la cultura cubanoamericana y autor de un libro sobre el spanglish, quienservirá de maestro de ceremonias. Además de poner escenas del programa, habrá una lectura de "Hialeah Haikus'' por elgrupo Foryoucansee; una comparecencia de la miembro del elenco original Barbara AnnMartin, quien hizo de Sharon Robinson en el prograna; narración de cuentos en vivo porTrina Sargalski, de WLRN/Under the Sun, y una banda sonora con salsa de Miami inspiradapor ¿Qué Pasa, USA? y grabada por el DJ Le Spam. En cuanto al resto del elenco del programa, los abuelos, Velia Martínez y Luis Oquendo,fallecieron a principios de la década de 1990. Ana Margarita Martínez Casado, quien hacía el papel de la madre, es una actriz del Repertorio Español, una conocida compañía deteatro de Nueva York. Ana Margarita Menéndez, quien hacía de Carmen, hace comerciales yvive en Miami. Manolo Villaverde, el padre, también apareció en comerciales locales,telenovelas y obras teatrales, pero ahora está retirado. Bauer tuvo papeles importantes encinco películas de Hollywood de próxima aparición y también está produciendo. Además,escribe canciones, toca la guitarra y canta con su banda Underground Junction.

El personaje de Joe "me dio la oportunidad de crear una personalidad divertida yquerible'', dice Bauer. "Eso me llevó a Hollywood. Alguien vio los primeros episodios, y me llamaron un día en el set y me dijeron: ‘Estamos haciendo un casting para una prueba decine', y me llevaron a Los Angeles''.

Todos los personajes son recordados con cariño por los fans de todo el país, quienescomentan en Facebook sus episodios preferidos y cuentan sus propias historias de cómocrecieron en el escenario multicultural sur de la Florida.

"Es una comunidad increíble'', dice Teck de los fans del programa, "un testimonio dellegado que dejó el programa.

Amber Loschiavo, una estadounidense de raíces judío-italianas que se crió en Hialeah y vive ahora en Pembroke Pines, es una de esas fans.

Amber se identifica con Sharon.

"Yo me identifico de verdad con el programa'', dice Loschiavo, de 40 años y madre dedos adolescentes. "Yo aprendí a hablar español mirándolo. Con el constante cambio entreinglés y español, yo iba entendiendo las líneas argumentales. Como yo vivía en Hialeah, loque pasaba en el programa estaba a mi alrededor. Así era mi vida''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios