Sur de la Florida

Le llueven críticas al alcalde Alvarez

A menos de dos semanas del día de la elección de revocación, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez, fue objeto de fuertes ataques el miércoles después de que su administración excusó a 12 empleados de tránsito del condado de sus trabajos regulares para trabajar en una comisión sindical vagamente definida --mientras siguen cobrando sus salarios completos--, y por revelaciones de que uno de ellos estaba haciendo campaña a su favor.

Alvarez dijo que estaba examinando las alegaciones de que empleados de tránsito mezclaban la política y el trabajo, emitiendo una declaración de que tal comportamiento viola la política del condado y que, si se rompieron las reglas, "se tomarán medidas''. Pero, por medio de su vocera, no respondió si a los trabajadores se les debió haber dado una licencia con sueldo en primera instancia.

La respuesta fue apenas suficiente para tres comisionados del condado de Miami-Dade --incluyendo a Natacha Seijas, que también encara una elección de revocación el 15 de marzo-- que criticaron duramente al asediado alcalde y pidieron que el grupo de 12 miembros, mencionado como "la comisión de educación del tránsito'', fuera desintegrado rápidamente, y que los empleados regresaran a sus trabajos como conductores de ómnibus.

"No puedo imaginar un abuso más evidente del dinero de los contribuyentes'', dijo Seijas en una declaración emitida el miércoles por la tarde. "¿Por qué iba a pensar el Alcalde Fuerte que es razonable que los contribuyentes les paguen la cuenta a trabajadores de campaña? Estoy sorprendida por esta noticia''.

El comisionado Carlos Giménez, que ha anunciado su candidatura a alcalde del condado, dijo que la cuestión "no pasa el examen del olfato''. Añadió que aun si no hubiera una elección inminente, no tendría sentido excusar a los 12 trabajadores, con paga, de sus deberes normales, porque el condado, carente de fondos, tiene que ocupar esos puestos con trabajadores a tiempo parcial.

"Se ve mal, se ve muy mal'', dijo la comisionada Rebeca Sosa.

Por su parte, el Sindicato de Trabajadores de la Transportación emitió una declaración el miércoles, diciendo que los miembros del sindicato participan en la política en su propio tiempo, y que las informaciones de los medios que sugieren otra cosa "no son precisas''.

El escándalo llega cuando Alvarez encara a un electorado intranquilo y cuando los votantes están demostrando un fuerte interés en la campaña para sacarlo de su cargo.

Cerca de 60,000 electores ya han votado por adelantado o como ausentes, según el Departamento de Elecciones de Miami-Dade. Eso equivale a más de un tercio del total de votos emitidos en la reelección de Alvarez en el 2008, y todavía falta una semana y media de votación anticipada antes del día de la elección, el 15 de marzo.

La indignación por el caso de los trabajadores del tránsito proviene de una medida tomada a finales de enero, cuando la agencia de Tránsito de Miami-Dade (MDT) liberó a 12 de sus empleados para que trabajaran en una recién creada comisión del Sindicato de Trabajadores del Transporte (TWU) con las funciones vagamente descritas de discutir preocupaciones políticas y el presupuesto del condado con los trabajadores comunes, como parte de una tentativa de "mejorar la comunicación entre los más de 2,000 trabajadores operativos de la MDT''.

La agencia de tránsito del condado liberó a los 12 conductores de ómnibus de sus deberes normales a pesar de que el condado, que encara un déficit presupuestario de $250 millones en el próximo año fiscal, tuvo que contratar a trabajadores a tiempo parcial en lugar de ellos.

El TWU respalda financieramente a Alvarez y defiende su gestión. El 27 de diciembre, el sindicato emitió un cheque de $20,000 para Citizens for Truth, un comité de acción política de Alvarez que trabaja contra la revocación. La donación siguió a una reunión el 10 de diciembre entre Alvarez y la dirigencia de TWU.

Los funcionarios de la agencia de tránsito del condado reconocieron que semejante ‘‘comisión de educación del tránsito'' no había sido creada antes. El ex jefe del sindicato TWU, Wessell Clarke, le dijo a The Miami Herald la semana pasada que tenía entendido que los 12 miembros del sindicato "están trabajando en favor del alcalde''.

La afirmación fue negada por Talib Nashid, el jefe actual del sindicato del tránsito, quien dijo que los miembros de la comisión estaban hablando con los trabajadores alejados de la burocracia sobre la actual auditoría federal dentro de la agencia del tránsito y el presupuesto del condado --a pesar de que el presupuesto fue aprobado en septiembre. Nashid reconoció que, si se les pregunta sobre la opinión del sindicato sobre la revocación, los trabajadores responderían que "el sindicato respalda al alcalde''.

Pero la afirmación de Nashid quedó en entredicho el martes cuando Shadel Hamilton --uno de los 12 trabajadores liberados con paga para trabajar en la comisión del sindicato-- fue descubierto en un puesto de votación anticipada de North Dade, con una camiseta amarilla con el letrero "Vote No'' a la revocación, y distribuyendo impresos en respaldo de Alvarez. Hamilton fue filmado y entrevistado por CBS4.

El miércoles por la tarde, no se encontraron trabajadores de tránsito con camisetas amarillas en el puesto de votación anticipada.

"No los he visto por aquí'', dijo una mujer de Miami Gardens que se identificó como Mary, mientras caminaba hacia su auto después de votar en el lugar. Dijo que apoya la revocación de Alvarez, y, refiriéndose al trabajador de tránsito descubierto mientras hacía campaña allí el día anterior, dijo retóricamente: "No creo que usted los vaya a volver a ver por aquí. Los contribuyentes pagándoles para que hagan campaña: ¿es eso justo?"

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios