Sur de la Florida

‘Mírennos a los ojos’. Los estudiantes de Stoneman Douglas exigen respuestas a legisladores de Florida

Alondra Gittelsom, de 16 años, es consolada por Bailey Feuerman, de 15 años, mientras se entrevistaban con el presidente del Senado Joe Negron.
Alondra Gittelsom, de 16 años, es consolada por Bailey Feuerman, de 15 años, mientras se entrevistaban con el presidente del Senado Joe Negron. emichot@miamiherald.com

Los estudiantes de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas recibieron el miércoles una lección de la vida real sobre los peligros de tener demasiadas expectativas cuando se reunieron con legisladores estatales para discutir las promesas de leyes más estrictas sobre las armas y se decepcionaron que el progreso que parecía probable iba solo a rendir frutos más adelante.

“Hemos participado en muchas reuniones, hablado solo con unos pocos legisladores”, dijo Delaney Tarr en una conferencia de prensa al mediodía. “Y lo máximo que hemos obtenido de ellos es ‘te tendremos en nuestros pensamientos. Eres tan fuerte’ ”.

“Ya hemos escuchado demasiado sobre eso”, dijo. “Sabemos lo que queremos. Queremos leyes sobre las armas que tengan sentido común. Queremos que verificaciones más fuertes sobre la salud mental y antecedentes funcionen en conjunto. Queremos un mejor límite de edad. Queremos ventas personalizadas, que no se puede entrar a un edificio con $130 y salir con un AR-15. Queremos cambios y sabemos cómo lograr ese cambio”.

Enojados y apasionados, los más de 100 estudiantes y padres de Stoneman Douglas High que viajaron a Tallahassee pasaron el día reuniéndose con docenas de legisladores, con el gobernador Rick Scott y funcionarios del gabinete.

Vinieron preparados para ponerlos en su lugar.

“Mírenme a los ojos y díganme ahora mismo que debido a las armas, no puedo entrar a un aeropuerto porque tengo miedo a que me disparen”, dijo Tyra Hemans, de 19 años, una estudiante de último año de secundaria, mientras sostenía una fotografía de su amigo Joaquín Oliver, quien falleció junto con otros 16 estudiantes y maestros la semana pasada. “No puedo caminar por el pasillo porque siempre me acuerdo del arma de asalto militar AR-15 que disparaba a mis compañeros de clase”.

Hemans estaba entre los 100 estudiantes de la escuela secundaria de Parkland que buscaban respuestas.

¿Por qué, después de la tragedia en la escuela primaria Sandy Hook, las armas de asalto son todavía las que más se venden en Estados Unidos?, preguntaron. ¿Cuál es la necesidad de que los fusiles de asalto militares estén a la mano de la población civil? ¿Por qué al atacante, que tenía un historial de enfermedad mental, se le permitió comprar un arma de ese tipo?

Student Tallyfive mhd ekm span 2
Una protesta contra la violencia causada por las armas en las afueras del Capitolio de Tallahassee el 21 de febrero del 2018. Emily Michot emichot@miamiherald.com

El grupo, organizado principalmente por la senadora Lauren Book, demócrata de Plantation, viajó en una caravana de tres autobuses a la capital del estado para exigir más restricciones de armas, mejor seguridad escolar y un mayor enfoque en la salud mental después del tiroteo que mató a 17 estudiantes y miembros del personal docente.

Otro grupo de estudiantes de Parkland, organizados principalmente por el senador Gary Farmer, demócrata de Fort Lauderdale, adoptó un tono de un activismo más militante, con camisetas azules que decían: “A eso lo llamamos BS [bull shit, porquería]”, además de participar en un mitin al aire libre de unas 5,000 personas organizado por los partidarios del control de armas.

El viaje de Tallahassee fue el primer evento oficial del movimiento estudiantil #NeverAgain (Nunca Más), una campaña que ya tiene proporciones nacionales y a través de la cual los estudiantes de Douglas High intentan hacer que su escuela sea la última víctima de un tiroteo.

Sobrevivientes del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Broward y otros cientos de personas se reunieron frente al capitolio estatal el miércoles para exigir medidas sobre el control de armas y los problemas de salud mental. La manife

En el Centro Cívico Tucker, donde el grupo se alojó durante una noche en la que la mayoría no durmió, los hermanos Daniel y Julia Bishop desayunaron en platos de cartón antes de prepararse para un día de reuniones con legisladores y funcionarios estatales.

“No bebo café”, dijo Daniel, un estudiante de 16 años. “Pero creo que ahora sería el momento de empezar a hacerlo”.

Los estudiantes pusieron sus sacos de dormir y bolsas de lona en el autobús, y luego marcharon las dos cuadras y media por una colina hasta el Capitolio cerca de las 8:15 a.m., donde se dividieron rápidamente en 10 grupos de 10 miembros.

Mientras caminaban, Olivia Feller, de 16 años, revisó las votaciones de los legisladores con los que planeaban reunirse: en su teléfono leyó que el senador Dennis Baxley había presentado un proyecto de ley que habría permitido a los maestros portar pistolas en la escuela. La senadora Lizbeth Benacquisto había hecho una moción para posponerlo.

El presidente del Senado, Joe Negron, y el presidente de la Cámara de Representantes, Richard Corcoran, dedicaron gran parte de la mañana en reuniones con los estudiantes, mientras reporteros de todo el mundo relataban su malestar.

“Hay que tener mucho cuidado con la autoridad que le das al gobierno”, dijo Corcoran, un republicano de Land O’Lakes, a los estudiantes y sus padres reunidos en la Cámara. “Seré honesto con ustedes, yo personalmente, no creo que [prohibir las armas de asalto] sea la solución”.

Fue una respuesta que muchos estudiantes no estaban dispuestos a escuchar.

“No nos están tomando en serio”, se lamentó Alfonso Calderón, un estudiante de segundo año de secundaria, después de reunirse con varios legisladores. “Personalmente no sé los pasos que debemos seguir, pero vamos a tomarlos y cuando lo hagamos, prepárense. No seremos silenciados.”

Student Tallytwo mhd ekm span 3
Estudiantes de la secundaria Marjory Stoneman Douglas llegan el 21 de febrero al Capitolio de Tallahassee para reunirse con los legisladores. Emily Michot emichot@miamiherald.com

En una sala del comité del Senado llena de reporteros y fotógrafos, Negron y sus dos principales ayudantes, los senadores Bill Galvano, republicano de Bradenton, y Rob Bradley, republicano de Fleming Island, escucharon y tomaron notas mientras los estudiantes se levantaban solemnemente, uno por uno, para contar sus historias

“¿Tiene hijos?”, preguntó Sammy Feuerman, de 17 años, un estudiante de último año.

Negron respondió que sí. “Los amas, ¿verdad?”, insistió Feuerman. Negron no respondió y en su lugar dijo: “Adelante”.

Feuerman describió cómo su mejor amigo recibió tres disparos y está vivo, pero “no nos enteramos hasta mucho después”.

Los instó a “hacer algo para asegurarse de que esto nunca vuelva a ocurrir” y finalizó: “Gracias por dedicarnos su tiempo”.

“Solo quiero aclarar, no tenemos una agenda radical de izquierda impulsada por liberales que odian las armas para quitarles los derechos de la Segunda Enmienda a todos”, dijo Lewis Mizen, de 17 años.

“Queremos un acuerdo bipartidista, y queremos poder ir a la escuela y saber que regresaremos a casa al final del día. No quiero que esto se vuelva político. En el momento en que lo haga, todo lo que hemos venido a hacer aquí se perderá”.

BA9A5359 span 4
El presidente del senado Joe Negron saluda a los estudiantes de la secundaria Marjory Stoneman Douglas el miércoles en el Capitolio de Tallahassee. Emily Michot emichot@miamiherald.com

Negron estuvo de acuerdo. “Tienes razón, este problema nunca debe ser partidista”, dijo.

Galvano dijo que había pasado tiempo con el líder demócrata del Senado y prometió escuchar todas las ideas.

“Estamos en deuda con ustedes por haber tomado medidas significativas”, les dijo a los estudiantes. “Escuchar lo que tienen que decir y no dejar que falle, sino hacer que se convierta en un cambio es la forma en que trabajamos en Florida”.

Bradley dijo que les recordaban a sus dos hijos, uno en la universidad y el otro en la secundaria.

“Quiero que entiendan lo mucho que aprecio que estén aquí, lo mucho que entiendo que pudo haber sido mi hijo en una escuela cuando sucedió lo que sucedió en tu escuela”, dijo. “Este es un problema estadounidense. Esto no es un asunto republicano o demócrata”.

Pero también señaló que “la velocidad con la que estamos moviendo las cosas” para abordar la salud mental, la seguridad escolar y los problemas de acceso a las armas “es inusual”.

“Nos estamos moviendo tan rápido como el sistema lo permite con la urgencia que merece la emoción y la preocupación que tiene”, dijo.

Los estudiantes más tarde se dirigieron a la Cámara, donde fueron invitados a sentarse en el salón de sesiones cuando se encontraron con Corcoran y tres de sus ayudantes.

El estudiante de segundo año Daniel Bishop, de 16 años, fue contundente: “Quiero asegurarme de que puedo confiar en usted”, dijo, sentándose al lado de su hermana mayor, Julia. “¿Cómo va a reaccionar cuando el control de armas esté sobre la mesa?”.

Corcoran respondió que espera que la Legislatura aumente el límite para comprar armas de asalto a 21 años, igualando el límite para la compra de revólveres. Más tarde le dijo a Bishop que apreciaba la pregunta y le ofreció su número de teléfono celular personal al grupo.

Están motivados por estudiantes de Stoneman Douglas, que organizaron el movimiento #NeverAgain con el objetivo de presionar a los legisladores de Florida para que promulguen leyes más estrictas sobre las armas.

Aunque Corcoran descartó una prohibición absoluta cuando Alondra Gittelson, de 16 años, preguntó por qué estas armas eran fácilmente accesibles para el público en general, reconoció que la tragedia había marcado una diferencia.

“Hay una cosa que no es aceptable y que es no hacer nada, no propiciar un cambio”, dijo.

Corcoran también defendió una votación en la Cámara de Representantes el martes por la tarde para agregar al calendario un proyecto de ley que prohíbe las armas de asalto, lo que no había tenido audiencia y que requeriría una votación por mayoría.

La moción de procedimiento fue diseñada por los demócratas para avergonzar a la Cámara —controlada por los republicanos—, pero cuando la Cámara lo rechazó en una votación partidista, los estudiantes de Stoneman Douglas que viajaban en el autobús a Tallahassee se enfurecieron.

“Sabíamos por qué se hizo la moción”, dijo Corcoran. “Sabíamos que nunca hemos hecho eso y no lo haremos, porque esa no es la forma en que se pasan las buenas leyes”.

Ryan Deitsch, de 18 años, sin embargo, no estaba satisfecho.

“Prometió que no nos fallaría, y que haría todo lo posible, pero aún tengo que preguntar: ¿qué tal si lo hace?”, preguntó. “¿Espera conservar su trabajo?”

La representante Jeanette Núñez respondió: “El fracaso para nosotros no es una opción”, dijo, lo que generó aplausos. “No nos iremos de aquí sin aprobar alguna reforma significativa”.

Cuando el Senado comenzó su sesión, Negron pidió un momento de silencio para honrar a los que fueron asesinados y reflexionó sobre asistir al funeral del estudiante Peter Wang, de 15 años, el martes.

Wang había abierto la puerta en el tercer piso del Edificio 12, para permitir que otros huyeran de las balas del atacante, pero fue acribillado a balazos.


“Desde el momento en que ingresé al campus de Stoneman Douglas, me he estado preguntando [sobre el] joven que pudo tomar una decisión moral perfectamente aceptable de proteger su propia vida y escapar del atacante”, dijo Negron. “¿Entonces por qué tomaría la decisión de mantener la puerta abierta y permitir que otros escaparan primero?”.

Dijo que le había preguntado a la madre de Wang, quien le dijo a Negron que la familia lo había “criado desde que era un niño para que cuidara de los demás”.

Luego, el Senado atenuó sus luces para reproducir una presentación de diapositivas de las 17 víctimas, incluido Alex Schacter, de 14 años, vestido con su uniforme de banda roja; los cadetes de JROTC Alaina Petty, Martin Duque y Peter Wang en sus uniformes; y el profesor de Geografía Scott Beigel sonriendo en un selfie.

Cuando se volvieron a encender las luces, la joven Antonina Messina, sentada en la galería pública, se enjugó las lágrimas y abrazó a la joven Jackie Corin junto a ella, que estaba a punto de llorar.

Negron convocó un receso informal durante 10 minutos.

Se espera que la Cámara de Representantes y el Senado revelen su agenda a última hora del jueves y lo muevan rápidamente para una comisión la próxima semana. El paquete integral de reformas incluye elevar la edad mínima para obtener y comprar un rifle de asalto de 18 a 21 años, proporcionar más agentes de seguridad escolar y consejeros de salud mental, y establecer un período de espera para los fusiles semiautomáticos.

Rinden homenaje afuera de Marjory Stoneman Douglas High School, en Parkland, a las víctimas de la masacre. El sitio se ha convertido en un punto de encuentro para que la comunidad recuerde a las víctimas.

  Comentarios