Sur de la Florida

Desafiante, jefe de la Policía de Broward dice que no renunciará a pesar de detalles sobre la masacre

El jefe de la Policía de Broward, Scott Israel, interviene en el debate de CNN del 21 de febrero del 2018 en el BB&T Center de Sunrise, Florida.
El jefe de la Policía de Broward, Scott Israel, interviene en el debate de CNN del 21 de febrero del 2018 en el BB&T Center de Sunrise, Florida. AP

En medio de peticiones para que sea despedido, un desafiante jefe de la Policía de Broward defendió como su departamento manejó el tiroteo que dejó 17 muertos en una escuela secundaria de Parkland y rechazó preguntas sobre si la Policía local pudo haber frustrado el ataque si hubiesen respondido de manera diferente a una serie de llamadas y alertas sobre el asesino confeso Nikolas Cruz.

"Solo puedo asumir la responsabilidad por lo que sabía". Hice uso de la debida diligencia. Le he aportado un liderazgo increíble a esta agencia ", dijo el jefe de la Policía Scott Israel durante una polémica entrevista con Jake Tapper en CNN.

Israel, a quien le han llovido las críticas desde que anunció el jueves que un ayudante armado de la policía, asignado a la secundaria Marjory Stoneman Douglas, esperó afuera del edificio "más de cuatro minutos" mientras Cruz arrasaba adentro del local con un rifle estilo AR-15, confirmó que tres o más agentes también estaban esperando afuera del edificio cuando los agentes policiales de Coral Springs llegaron a la escuela el 14 de febrero.

No se sabe por qué los policías esperaron, o si esa decisión alteró los eventos y las consecuencias del peor tiroteo en una escuela secundaria en la historia de Estados Unidos. Pero Israel dijo que el incidente se está investigando y se determinará si alguien actuó incorrectamente.


"Permítanme ser perfectamente claro. Nuestra investigación hasta este momento muestra que durante este horrible ataque, mientras este asesino estaba dentro de la escuela, solo había una persona encargada del cumplimiento de la ley, punto. Y ese era el ex agente Scot Peterson", dijo Israel, refiriéndose a un oficial de recursos escolares que renunció la semana pasada en lugar de ser despedido. "Llegó Coral Springs, entró un grupo de oficiales de Coral Springs. Pienso en unos cuatro minutos, estamos proyectando, después de que el asesino abandonara el campus. Entiendo que nos van a dar declaraciones sobre los otros tres, cuatro, cinco diputados. Hasta ahora, no tenemos motivos para creer que alguien actuó de forma correcta o incorrecta. Así es una investigación”.

Israel señaló que se sabe que Peterson estaba usando su radio cuando los agentes se presentaron y pudo haber instado a otros policías a establecer un perímetro. Israel dijo que eso pudo haber sugerido que Peterson —"erróneamente" — tenía vigilado a Cruz y que el atacante se estaba retirando.

"No sabemos lo que escucharon esos agentes", dijo. "Eso se sabrá en las entrevistas".

Los detalles de los testigos y los investigadores muestran que Cruz, un ex alumno de 19 años de la secundaria, llegó en un Uber a la escuela y entró al edificio poco antes de las 2:20 p.m. con un rifle semiautomático y municiones adicionales metidas en una bolsa. Entró en el edificio de primer año de la escuela, sacó el rifle y comenzó a disparar en los pasillos y en aulas cerradas a través de ventanas y paredes, matando a 14 estudiantes, tres profesores e hiriendo a 15 personas más.

En un momento, Cruz intentó tirarle a las ventanas que daban a un patio donde los estudiantes huían, pero no pudo romper el vidrio resistente a los huracanes.

Cruz nunca se encontró con un policía en el campus. Vestido con un viejo polo de la JROTC, se quitó su equipo, arrojó su rifle y salió corriendo de la escuela junto a otros estudiantes y se fue a un Walmart cercano. No lo arrestaron hasta una hora después.

Los cuestionamientos sobre la respuesta de la policía antes y después del tiroteo han ido apareciendo los días siguientes. Investigadores locales y federales han estado bajo una intensa presión a raíz de las revelaciones de que tanto el FBI como la Policía de Broward habían recibido múltiples advertencias de que Cruz planeaba atacar una escuela.

En noviembre, una persona que llamó desde Masachussetts fue referida a la Policía de Palm Beach después de informar que Cruz estaba coleccionando armas y cuchillos, era suicida y posiblemente era un "atacante de escuela en potencia". La Policía de Broward no dio inicio a un reporte después de la llamada. Israel ha dicho que dos agentes están en licencia administrativa pendientes del escrutinio por su manejo de dos de las 23 llamadas que la Policía de Broward recibió sobre Cruz en un lapso de 10 años.

El jefe policial dijo que el resto de las llamadas se trataron de manera apropiada.

Israel también defendió su decisión de esperar hasta después del debate del miércoles por la noche en CNN para revelar el fracaso de Peterson en detener a Cruz, y la historia detallada de las alertas y llamadas sobre Cruz que recibió su agencia. Durante el debate en el BB&T Center en Sunrise, al que asistieron miles de estudiantes y familias de Parkland, y millones de personas lo vieron por televisión, Israel recibió una ovación de pie del público después de pedir la prohibición de los rifles de asalto.

Israel dijo que quiso contactar a las familias de las 17 víctimas sobre lo que sabía antes de divulgar la información al público. "Ciertamente no iba a revelar [esa información] a una familia en debate público".

Israel también criticó a un legislador republicano de Boca Raton que instó al gobernador Rick Scott a retirar al jefe policial de su cargo por "negligencia". Israel, un demócrata que fue elegido para el cargo hace unos cinco años, dijo que la carta del representante Bill Hager estaba llena de imprecisiones, era "vergonzosa" y dijo rotundamente que no renunciará.

"He dirigido este condado con orgullo como siempre lo he hecho", dijo Israel, y agregó que él habría sido el "primer hombre en entrar" si hubiese estado en la escuela. "La jefatura comete errores. Los agentes de policía cometen errores. Todos cometemos errores. Pero el general o el presidente no son responsables si hay un desertor”.

Tapper, incrédulo, le preguntó a Israel si la Policía de Broward podría haber evitado el tiroteo si los diputados hubieran tratado las llamadas de manera diferente.

"Si los ‘peros’ fueran caramelos y nueces, OJ Simpson aún estaría en los libros de récords", respondió Israel.

Tapper: "No sé lo que quiere decir con eso. Hay 17 personas muertas y una larga lista de cosas que su departamento podría haber hecho de manera diferente”.

Israel: "Entendemos que todo no se hizo a la perfección. Y si eso hubiera sucedido en Los Ángeles o Chicago o en cualquier otra ciudad, todos hubiesen actuado perfectamente. Eso no fue lo que sucedió ¿Que si creo que si Scot Peterson hubiera entrado en ese edificio, existía la posibilidad de que hubiera podido neutralizar al asesino y haber salvado vidas? Sí, lo creo. Pero de acuerdo con lo que se ha hecho hasta el momento, no puedo afirmar eso”.

  Comentarios