Sur de la Florida

Los puentes ‘deficientes’ se pueden seguir usando

De los cientos de puentes grandes y pequeños en Miami-Dade y Broward, sólo unos pocos están clasificados como “estructuralmente deficientes”, y los ingenieros dicen que ninguno está en peligro de colapsar o ser cerrado.

Pero el costo de mantenimiento, reparación y sustitución de los viejos puentes locales en la próxima década y media se monta fácilmente en los cientos de millones de dólares, en momentos en que las agencias del gobierno estatal, del condado y locales responsables de su mantenimiento se enfrentan a la perspectiva de un apretado o incluso reducido financiamiento de fondos.

Reunir el dinero, incluso para las reparaciones más imprescindibles, es ya una lucha constante, dicen los ingenieros de autopistas y obras públicas. Sus agencias suelen hacer millones de dólares en reparaciones de puentes viejos y obsoletos para ganar unos cuantos años más de uso de los mismos, desplazando la temida fecha de un completo reemplazo aún más costoso hacia un futuro incierto.

La buena noticia, dicen, es que las inspecciones rutinarias de los puentes llevadas a cabo por el Departamento de Transporte de la Florida indican que los ingenieros del gobierno tienen un buen control sobre las necesidades de mantenimiento y reparación, y que sorpresas como la del puente Bear Cut de Rickenbacker Causeway, que tuvo que ser parcialmente cerrado el mes pasado después que una inspección encontró un deterioro estructural extraordinariamente rápido, es probable que sigan siendo poco frecuentes.

“Estamos muy alerta para garantizar que nuestra inversión en infraestructura se mantenga”, dijo Gus Pego, secretario de distrito del FDOT en Miami.

Sin embargo, algunas de las necesidades ya conocidas son desalentadoras.

Por ejemplo, los ingenieros de obras públicas de Miami-Dade dicen que esperan tener que reemplazar los 12 puentes, entre ellos dos puentes levadizos, en el histórico Venetian Causeway, construido en la década de 1920. La proyección aproximada del costo es de $110 millones, a pesar de que están a punto de emprender un estudio con el FDOT para determinar el alcance exacto y el tiempo del trabajo necesario. La mayor parte de ese costo, esperan, serán cubierta por los fondos federales.

Y eso es después que el condado gastó alrededor de $9 millones en el 2011 para reparar los desprendimientos y reforzar los pilotes de concreto que apoyan algunos de los puentes de Venetian.

Miami-Dade, que posee y mantiene 206 puentes, proyecta aproximadamente el costo de rehabilitarlos o reemplazarlos durante los próximos 10 a 20 años en más de $450 millones, aunque sus ingenieros advierten que la estimación también incluye una “lista de deseos” de obras que no son imprescindibles.

Estas cifras, que incluyen el Venetian, abarcan sólo una parte de los puentes en todo el condado, muchos de los cuales son propiedad del FDOT y son mantenidos por éste o por los municipios.

Aparte de la mitad occidental del puente Bear Cut, 10 puentes de Miami-Dade están clasificados por el FDOT como estructuralmente deficientes, una etiqueta que cubre una variedad de temas, incluyendo el deterioro estructural, pero también algunos elementos puramente funcionales como sendas estrechas o aceras inadecuadas.

Los puentes en la lista incluyen los puentes del río de Miami en Southwest First Street y en Miami Avenue, y el puente de Broad Causeway en el extremo oriental de la calzada.

En Broward, 13 puentes tienen la misma calificación, incluyendo el puente de Sunrise Boulevard sobre el Middle River, en Fort Lauderdale.

Los detalles que determinan la clasificación de estructuralmente deficiente no están disponibles debido a que, para proteger la seguridad, los informes de inspección están exentos de revisión según las leyes del estado sobre registros públicos.

Cada puente recibe una “calificación de suficiencia” que especifica su condición general. Una calificación de suficiencia por debajo de un cierto nivel significa que un puente debe ser reparado dentro de seis años o, en el caso de puentes que han sido determinados como peligrosos, cerrado o restringido según el peso de los vehículos. Ninguno de los puentes de Miami-Dade o Broward, además de Bear Cut, se encuentra dentro de estos niveles más bajos.

Según la oficina de distrito del FDOT de Broward, los puentes reciben una calificación de “estructuralmente deficiente” cuando una o más de sus características importantes alcanza una puntuación inferior a 4 en una escala de 1 a 9. Un puente con una calificación de 4 se considera “pobre”, y se convierte en elegible para recibir fondos para reemplazarlo, dijo en un correo electrónico John Danielsen, de la oficina de distrito del FDOT de Broward.

Las principales fuentes de financiamiento de las reparaciones son las subvenciones de transporte estatales y federales, así como los fondos para las carreteras municipales, gran parte de los cuales son generados por impuestos a la gasolina, aunque algunos gobiernos locales también emiten bonos, obtienen préstamos bancarios o aprovechan las tarifas de impacto vial pagadas por los urbanizadores.

Sin embargo, los funcionarios de carreteras y obras públicas dicen que la recesión económica dio lugar a presupuestos de mantenimiento apretados y a la reducción de los ingresos por impuestos sobre la gasolina, pues la gente manejaba menos. Pego, del FDOT, y otros funcionarios, advierten que el aumento de los estándares de eficiencia para los automóviles, así como las decisiones por parte de más personas de conducir menos debido a los precios elevados de la gasolina, podrían llevar a una caída permanente en los ingresos de impuestos sobre el combustible en el futuro cercano.

El impuesto se fijó en 52.4 centavos de dólar por galón, por lo que los ingresos no aumentan junto con los precios de la gasolina.

Eso deja a los funcionarios de obras públicas tratando de imaginar cuánto dinero estará disponible para las reparaciones o reemplazos importantes de los puentes en los próximos años.

“Es una situación bastante estrecha ahora, especialmente después que la economía se ha ido cuesta abajo”, dijo el director ingeniero interino de Miami-Dade, Antonio Cotarelo. “Realmente no sabemos a dónde va esto. Algunas de las reparaciones más importantes, tratamos de adelantarlas y darles prioridad”.

Algunos de los principales puentes que han sido clasificados como estructuralmente deficientes, ya han sido programados y financiados para obras de reparación, incluyendo Bear Cut. La Comisión de Miami-Dade votó el mes pasado para añadir 25 centavos a los peajes de Rickenbacker Causeway, aumentándolos a $1.75 para financiar una reconstrucción y ampliación del puente de Bear Cutde a un costo de $31 millones .

La ciudad de Bay Harbor Islands, propietaria y operadora de la Broad Causeway, sacó un préstamo de $10 millones para realizar obras amplias en el extenso tramo oriental del puente, que cuenta con un puente levadizo en el centro. Bay Harbor ha estado planeando el proyecto, que también incluye algunos trabajos menores en otros tres puentes, durante tres años, dijo el administrador de la ciudad, Ron Wasson. La arcada del puente levadizo se reemplazará junto con la caseta del puente, y los soportes estructurales serán apuntalados y recubiertos de una capa protectora, entre otras obras, dijo Wasson.

El puente, con 62 años de construido, también se considera funcionalmente obsoleto debido a que algunos elementos no se ajustan a los estándares actuales, incluyendo los carriles, que son demasiado estrechos y carecen de una barrera en la mediana, y cuyas aceras no cuentan con barreras de protección frente al tráfico motorizado. Estas características no pueden ser totalmente adaptadas a las normas modernas sin la reconstrucción del puente, pero el proyecto de reparación sumará al menos 20 años a su esperanza de vida.

“Lo bueno es que el puente es un puente muy bien diseñado”, dijo Wasson. “Mantenerlo actualizado es algo en lo que tenemos que gastar una cantidad decente de dinero”.

El FDOT planea reemplazar por completo varios puentes del sur de la Florida bajo su jurisdicción, incluyendo dos en Broward, así como el puente levadizo del suroeste de First Street sobre el río Miami. La subestructura del puente de Miami, del año 1929, está clasificada como pobre.

El FDOT planea reemplazar el puente levadizo en el año 2018, un proyecto de $82 millones que podría durar dos años. El resultado será un puente más elevado, para dar más espacio a los barcos, dijo Dennis Fernández, administrador de mantenimiento de estructuras locales del FDOT.

“Vamos a tener un puente nuevo”, dijo.

Mientras tanto, la agencia planea comenzar las reparaciones en agosto para reforzar el apoyo de uno de los dos pilares del puente. Se espera que ese trabajo esté terminado en diciembre.

“No hay necesidad inmediata de declarar una situación de emergencia, ni nada de eso”, dijo Fernández.

En Broward, el FDOT reemplazará el puente de Sunrise Boulevard, que tenía temporalmente reforzado el acero debajo de su cubierta desde septiembre. En el 2016, la agencia planea reemplazar el puente de 1949 en Broward Boulevard sobre el North Fork del New River, ya que su infraestructura —los pilares o fundamentos que sostienen la estructura— está demasiado deteriorada.

La ciudad de Davie, por su parte, está reemplazando ahora el puente de Southwest 45th Street (Orange Drive) sobre el canal de drenaje de la N-17, un trabajo que se completará en junio.

Miami-Dade ha programado un trabajo importante en un par de puentes, incluyendo el puente levadizo de Miami Avenue sobre el río. El puente, de 1985, necesita un nuevo piso de metal y algunos trabajos mecánicos y eléctricos menores. El costo de $5 millones será cubierto en su mayor parte por bonos de obligaciones generales aprobados por los votantes en el 2004, destinados a varios puentes antiguos.

El condado también está sustituyendo el pintoresco pero obsoleto puente giratorio de Tamiami en el tramo superior del río con un puente levadizo de estilo basculante, a un costo de $32 millones, cuya mitad será cubierta por los bonos de obligación general, y la otra mitad por el FDOT. El histórico puente giratorio será trasladado a un cercano parque de la ciudad.

Sin embargo, el condado tiene todavía que gestionar el financiamiento para el reemplazo del puente de Pine Drive, estructuralmente deficiente, sobre Flamingo Waterway, en Miami Beach, que se estima en $10 millones. Hasta entonces, las obras públicas prolongarán su vida mediante reparaciones, incluyendo una obra por $940,000 este verano para sustituir el deteriorado tramo central del puente.

En algún momento, sin embargo, como ocurrió con Bear Cut, los ingenieros decidirán que los remiendos ya no funcionan.

“Se llega al punto en que los trabajos de reparación ya no son factibles”, dijo Cotarelo.

  Comentarios