Sur de la Florida

Robo de oro en Carolina del Norte relacionado con Miami

No es exactamente Fort Knox – ni de lejos.

Pero un edificio blanco de un acre en el distrito industrial de Opa-locka presume de encontrarse entre las mayores refinerías del metal precioso en el mundo.

Y ahora Republic Metals Corp. se encuentra a sí misma víctima de un asalto de barras de oro en una carretera de Carolina del Norte que el FBI confirmó tenía un “nexo con el sur de Florida”.

Una de las barras robadas – que pesaba 26 libras y está valorada en alrededor de medio millón de dólares – se recuperó el mes pasado en el sur de Florida, dijo el FBI, sin dar más detalles.

Cómo terminó en el área de Miami, uno de los centros del comercio de oro en el país, es un misterio.

“Creemos que el oro adicional del robo puede estar aún en el sur de Florida”, dijo el agente especial de supervisión del FBI, Justin Fleck, quien busca la ayuda del público; mientras, la agencia ha ofrecido una recompensa de $25,000 por información que lleve a un arresto y cargos.

He aquí como se desenvolvió el robo:

Un domingo por la mañana, a comienzos de marzo, un camión blindado perteneciente a una compañia de transporte de valores con sede en Miami, cargó un total de 275 libras de oro –valoradas en unos $5 millones– y se encaminó hacia el norte por la Interestatal 95 hasta un destino de entrega en Boston, de acuerdo con el FBI e investigadores de Carolina del Norte.

Pero esa noche, mientras los trabajadores de TransValue se detuvieron en una franja oscura de la carretera, tres ladrones armados aparecieron en una camioneta blanca y se enfrentaron a ellos a punta de pistola gritando: “¡Policía!”.

Los dos guardias salieron del tráiler sin sus armas. Los ladrones les dieron instrucciones en español, amarraron las manos de los guardias detrás de sus espaldas y los llevaron a los bosques cercanos. Los ladrones cortaron el candado del tráiler del camión y descargaron recipientes de cinco galones que contenían 10 barras de oro. Las pusieron en su camioneta y huyeron.

Los guardias quedaron abandonados a lo largo de la I-95 en un área rural, a unas 30 millas al este de Raleigh, Carolina del Norte. Los hombres uniformados atrajeron la atención de automovilistas que informaron haberlos visto correr por la carretera mientras pedían ayuda con sus manos atadas.

Investigadores de la Policía del condado Wilson dijeron que el asalto del 1 de marzo “podría ser un trabajo interno”.

“El hecho de que el camión se robó inmediatamente después de realizar una parada no anunciada es sospechoso por sí mismo”, escribió un detective de la policía en las órdenes de búsqueda del camión y los teléfonos celulares de los choferes. “También es sospechoso porque no [había] marcas en el lado del camión que pudieran indicar el tipo de carga que contenía [adentro].

“Los sospechosos fueron directamente al tráiler y encontraron el oro, que estaba en contenedores de cinco galones no marcados”, dicen las órdenes de búsqueda. “No se cree que esto sea un acto al azar debido a la naturaleza y hechos de este robo”.

Los ladrones dejaron atrás $5 millones en plata en el tráiler-tractor, de acuerdo con las órdenes de búsqueda de la policía. El embarque de plata, que pesaba unas 75 veces más que el oro, era probablemente demasiado pesado para robarse.

Ninguno de los guardias resultó lesionado durante el robo. TransValue, que se especializa en transportar efectivo, metales preciosos, gemas y joyería, y tiene un seguro de mensajería de hasta $100 millones, ofreció una recompensa de $50,000 por información que lleve a un arresto.

Un ejecutivo de la compañía, Jesús Rodríguez Jr., no devolvió el viernes una llamada o un correo electrónico para un comentario.

Republic Metals, fundado por Richard Rubin en 1980, declinó comentar, al trasladar sus llamadas a su abogado, Alan Silverstein, quien no respondió el viernes a una solicitud de entrevista del Miami Herald.

Se urge a cualquiera que tenga información sobre el asalto de barras de oro de Carolina del Norte o los ladrones que llame al FBI al 754-703-2000 o a Crime Stoppers de Miami-Dade al 305-471-8477.

  Comentarios