Sur de la Florida

Ex directora de clínica de Miami Beach sentenciada en caso de malversación de fondos

La comunidad conocía a Kathryn Abbate como la líder de una clínica de Miami Beach que le brindaba cuidados de salud que necesitaban los pobres y las personas que no tenían seguro médico.

Sin embargo, su abogado y los fiscales que la encausaron dijeron que en secreto Abbate era igualmente una jugadora compulsiva, una drogadcita y una ladrona que se apoderó de casi $7 millones de la clínica —Miami Beach Community Health Center— para pagar sus hábitos.

Debido a ello, el miércoles una jueza federal sentenció a Abbate a 42 meses de cárcel, pero antes el abogado defensor Bruce Lyons narró la historia de una mujer llena de profundos problemas.

Lyons llamó su caso la “historia de las dos Kathryn”.

De acuerdo con Lyons, hubo largas noches de juegos en el Seminole Hard Rock Hotel and Casino, mucho dinero entregado a políticos cuyos nombres no se mencionaron, pagos secretos para acuerdos sobre alegaciones de acoso sexual por parte de una empleada de la clínica, y $50,000 para la boda de un conocido.

“Acepto la responsabilidad por mi conducta”, le dijo Abbate a la jueza de Distrito Marcia Cooke, “porque soy responsable de lo que hice”.

Luego, Abbate agregó: “Tengo 64 años, no tengo una salud muy buena, y estoy aterrorizada, sólo le ruego que usted tenga en consideración el tiempo que he cumplido”.

Lyons dijo que su cliente no vivió una vida llena de lujos, sino que robó el dinero para satisfacer en secreto sus adicciones.

La jueza de Cooke calificó a Abbate como una “mujer de intelecto y recursos” antes de decir: “Si necesitaba dinero, tenía el intelecto y los medios para hacer más dinero, sin embargo lo que hizo fue robar”.

El centro de salud demandó a las compañías responsables de supervisar los libros de balance de la clínica, y después de saberse la noticia del arresto de Abbate (que el centro dio a conocer tras comunicarse con The Miami Herald), tres personas fueron despedidas o renunciaron a sus puestos.

Uno de los primeros indicios de que había problemas con los fondos surgió cuando Abbate trató de encubrir la malversación, argumentando que $1 millón del dinero perdido se había pagado a cinco médicos, según dijeron los fiscales.

“El dinero no se le pagó a estos doctores, sino que Abbate se apoderó de él de forma indebida”, dijeron los fiscales en una declaración.

Abbate se declaró culpable en marzo y enfrentaba una condena de 10 años de prisión. Recibió en cambio una sentencia menor por cooperar con las autoridades.La jueza fijó la fecha inicial para entregarse ante los tribunales para el 1ro. de agosto.

En una declaración enviada por correo electrónico, los representantes del centro escribieron: “La sentencia de hoy de Kathryn Abbate, ex directora del Miami Beach Community Health Center, nos acerca un poco más a que cerremos un capítulo muy difícil en la orgullosa historia de 30 años sirviendo a la comunidad que tiene el centro. Desde que salió a la luz, el vergonzoso robo de Abbate, el centro ha cooperado ampliamente con todas las autoridades estatales y federales y seguirá haciéndolo”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios