Sur de la Florida

Exposición de ‘Cuadernos I’ de Gloria Leal en Books & Books

La exposición de páginas del libro de pequeño formato con viñetas y epigramas Cuadernos I, de Gloria Leal (Ediciones Taller Arte Dos Gráfico, Bogotá, Colombia), sigue abierta en la galería de Books & Books hasta el final de junio.

Son cuadros, réplicas de cada página del libro, con lo escrito y lo grabado, y en el mismo formato. También está a la venta el libro encuadernado.

La noche de la apertura de la exposición, Leal no pensaba hablar sobre su obra, pero los asistentes insistieron en hacerle preguntas antes de que firmara los libros. La escritora artista les respondió con una frase que aparece en la introducción al cuaderno: “Escribo lo que pienso y dibujo lo que siento”.

“No me inspira nada la gente, prefiero la soledad y el silencio”, aclaró, pero nadie le hizo caso y se le abalanzaron como si fuera una estrella del pop en el pequeño salón a la entrada oeste de Books & Books. “Donde me siento mejor soy más yo”, reconoció.

Luego confesó que éste es el primero de una serie de cuadernos, porque tiene escritos unos 600 poemas epigramáticos con su arte correspondiente. Pero serán antologías de 50 en cada libro, como lo es éste. Su confección ha sido trabajo de muchos tiempos y muchos sitios. Algunos están firmados en el pueblito de Sóller, la mayoría tiene fechas disímiles. Hasta los ha hecho en viajes aéreos, incluso en descansos en el trabajo de El Nuevo Herald, de donde se ha jubilado el año pasado y donde fue editora de Galería y Directora Asociada.

Siempre tiene que ver cada poema con el dibujo, que lo hace al instante, pero a veces, cuando no tiene colores, lo pinta algún tiempo después de que escribe. El libro anterior Texto para un amante está ilustrado con paisajes copiados en sus viajes, pero éstos son gráficas abstractas salidas de su imaginación, casi como garabatos.

“A veces me siento en Dinner Key y los dibujo. Un día me dio por ir a un pueblito en Mallorca, Sóller, donde nadie me conociera”, reveló Leal, “y a la semana me quería ir, me aburría como una tonta. Me fui para Madrid, porque me di cuenta de que me gustan las ciudades”.

Muchos entre la asistencia llamaban a estos poemas “haikus”, pero el “haiku” es una forma silábica rígida, y del idioma japonés, que cambia indiscutiblemente de ritmo al recitarlos en traducción al español.

El epigrama tiene una sentencia, y aparece de golpe también, pero es muy hispano. Son reflexiones, preguntas por el sentido de la vida, la justicia, la humanidad, el deseo, la inconformidad, el amor. A veces están llenos de ironía, por ejemplo: “Callar es mejor que llorar, es más limpio”, que está ilustrado con una figura que semeja unos labios y una raya vertical para simbolizar una lágrima.

Aquí hay otras muestras de pensamientos que todos podemos compartir personalmente: “Mi próximo acto de heroicidad: creerme”. “Hay historias que no tienen final”. “Cuando el amor se acaba ¿qué queda?”. “Acabo de mirarme al espejo y te vi”. “Hace tiempo se fraguaba la despedida. Ayer se cuajó el adiós”. “Los caminos del destino son famosos por sus sorpresivos vericuetos”.

“No le perdona a la vida 50 años de exilio”, dice en la introducción. Eso es porque se fue de Cuba en 1961. Estudió psicología y arte y una maestría en periodismo, la Universidad del Estado de Pensilvania. Trabajó como directora de sección en “El Nuevo Día” en Puerto Rico, de 1971 a 1991, y en “El Nuevo Herald”, de 1997 a 2012, como subdirectora. En el presente edita arte en un portal digital y publica todo lo que tiene escrito y dibujado. • 

Exposición de cuadros y venta del libro ‘Cuadernos I’, ambos de Gloria Leal, en Books & Books, 265 Aragon Ave., Coral Gables, Florida 33134. Información: (305) 442-4408

  Comentarios