Sur de la Florida

Cadáveres calcinados en Hialeah reviven fantasmas del pasado

Dos cadáveres carbonizados fueron hallados la madrugada del lunes dentro del maletero de un vehículo incendiado en el oeste de Hialeah, por un aparente ajuste de cuentas, informaron las autoridades.

La brutalidad del crimen ha llevado a que la policía de Hialeah sospeche de que se trate de un caso vinculado con la venta de drogas en Miami-Dade, sin descartar cualquier otra pista.

El jefe del Departamento de Policía de Hialeah, Sergio Velázquez, dijo a El Nuevo Herald que la quema del automóvil Mercedes Benz habría sido realizada para desaparecer toda evidencia del asesinato de las dos personas que hasta el momento no han sido identificadas debido al deterioro de los cuerpos.

“Son circunstancias muy sospechosas las que rodean este caso”, dijo Velázquez. “Creemos que el auto lo incendiaron para encubrir otro crimen en el que fueron encontradas dos personas muertas en el interior de la cajuela del vehículo”.

Velázquez indicó que si bien el caso fue asumido inicialmente por la Unidad de Homicidios de su Departamento también se incorporaron detectives de otras unidades, los cuales vienen siguiendo pistas por varias zonas del Condado Miami-Dade.

El vehículo incendiado con los cadáveres dentro del maletero fue encontrado estacionado frente a un área de almacenes, frente al 8000 West 21 Lane, a donde unidades del Departamento de Bomberos y de la policía de Hialeah acudieron para atender la emergencia el lunes, alrededor de las 3 a.m.

Varias fuentes policiales expresaron el lunes a El Nuevo Herald su sorpresa por la crudeza del crimen. Incluso, Velázquez indicó que la quema de cadáveres para eliminar cualquier tipo de evidencia era algo que no se veía desde hacía mucho tiempo en el sur de la Florida.

Velázquez detalló que los cadáveres fueron llevados a la Oficina del Médico Forense para investigar mayores detalles del caso.

Oficialmente, la policía de Hialeah ha hecho público que las pesquisas iniciales se enfocaban en investigar si los restos carbonizados pertenecía a más de una persona.

“Estamos a la espera de una respuesta de la Oficina del Médico Forense, para determinar si hay más de una víctima involucrada”, dijo el vocero del Departamento de Policía de Hialeah, Eddie Rodríguez, en un comunicado difundido la tarde del lunes a la prensa. “Hasta el momento, estamos tratando este caso como una investigación de homicidios. Es demasiado pronto para difundir cualquier información adicional”.

El área del incidente fue acordonada por varias horas, durante las cuales agentes de la Unidad de Investigación de Escenas de Crímenes de la policía de Hialeah fotografiaban y buscaban evidencias, en especial dentro del vehículo.

Alrededor de una docena de autobuses escolares son estacionados cada noche en un lote adyacente a la zona. Esos vehículos quedaron inmovilizados en del área acordonada, dejando sin transporte a unos 500 niños en Hialeah y Miami Lakes.

Hombre abatido por policía

Velázquez también se refirió a la muerte de Arturo Jorge Guzmán, de 51 años y quien fue abatido la noche del domingo por policías de su departamento. El jefe policial no reveló las identidades de los agentes involucrados.

“El sujeto amenazó con arma de fuego a nuestros policías”, manifestó Velázquez a El Nuevo Herald. “Primero había amenazado con el arma de fuego a su esposa y fue ella quien llamó de emergencia”.

El domingo, cerca de las 10 p.m., la policía recibió la llamada de una mujer que pedía auxilio ante la amenaza de Guzmán con arma de fuego. Velázquez indicó que se trataba de la esposa de Guzmán, pero no dio a conocer su nombre.

Pronto, las unidades policiales llegaron a la vivienda del 4616 East 8 Lane, propiedad de Guzmán, según registros públicos. Una fuente con conocimiento del caso aseguró a El Nuevo Herald que Guzmán recibió varios tiros en el torso.

Guzmán fue trasladado de emergencia al Centro de Traumatología Ryder del Hospital Jackson Memorial, donde fue declarado muerto la mañana del lunes.

Desde comienzos de este año, la policía de Hialeah acudió a la vivienda de Guzmán al menos en seis oportunidades por incidentes vinculados con violencia doméstica, precisaron las autoridades. El caso también se encuentra bajo investigación.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios