Sur de la Florida

Proponen construir torre de más de 1,000 pies en Miami

Un prominente urbanizador de Miami se alista para develar una propuesta para una torre de observación frente a la bahía y un centro de diversión vertical –por no decir que induce al vértigo– en el downtown de Miami que cree que se convertirá en el análogo de la Torre Eiffel de la ciudad.

La torre SkyRise Miami se elevará 1,000 pies en un pedazo de tierra detrás del Bayside Marketplace, haciéndola –por lo menos por un tiempo– la estructura más alta en la ciudad.

Con la forma de un gancho para el pelo, la esbelta estructura estará abierta por los lados para permitir que los vientos con fuerza de huracán fluyan a través y tendría plataformas de observación, un lujoso restaurante, un salón de baile y un par de atracciones para los que buscan las grandes altitudes: un salto en cuerda bungee y un paseo como de Torre del Terror que bajaría unos 50 pisos en un hueco.

La torre, diseñada por Arquitectonica de Bernardo Fort-Brescia, también tendría un paseo de simulación de vuelo que llevaría a los visitantes entre las torres del downtown, sobre los Everglades y aterrizaría debajo del mar en los arrecifes frente a la cosa. El paseo sería similar al inmensamente popular Soarin de Epcot y estaría hecho por la misma compañía responsable de Disney, dijo el urbanizador Jeff Berkowitz.

Berkowitz y Fort-Brescia dijeron que ellos se dispusieron a crear una torre que fuera muy distinta a sus competidoras, típicamente torres simétricas que contienen una plataforma de observación y un restaurante coronado por lo que el arquitecto llamó “un objeto volante no identificado”.

El perfil de la torre de Miami se parecería en su lugar a un pez que salta en una ola que enfrenta al sur a América Latina, “el continente que hace contacto con Miami”, dijo Fort-Brescia. Los lados abiertos suministrarán vistas desde las plataformas de observación interna y externa que van desde la corriente del Golfo hasta los Everglades. La fachada sur estaría cubierta por una pantalla metálica perforada. A nivel de tierra, un enorme toldo con vista al sur –la parte alta de la ola– formaría una dramática entrada y un anfiteatro externo.

Aunque muy rumorado, el plan se mantiene principalmente en secreto, incluso cuando ha avanzado de un simple proyecto a un diseño detallado, y con un túnel probado a prueba de vientos por algunas de las principales firmas mundiales. Tishman Construction, contructora de tanto el primero como el nuevo World Trade Center, sería el contratista general, dijo Berkowitz.

La Administración Federal de Aviación, que debe aprobar la altura del edificio a lo largo de los corredores aéreos y desde el Aeropuerto Internacional de Miami, ha refrendado la torre, agregó.

El proyecto de la torre marca un punto de partida para Berkowitz, quien hizo nombre y fortuna como pionero de grandes centros comerciales como Dadeland Station y el centro comercial en Quinta y Alton en South Beach. Berkowitz, quien planea invertir personalmente hasta $50 millones en el proyecto, dijo que ya ha gastado millones en desarrollarlo. El espera que el proyecto total cueste entre $300 y $400 millones.

“Veo esto como la oportunidad de un legado”, dijo Berkowitz, de 65 años, quien planea dar a conocer el plan el 2 de diciembre. “Consolidará por siempre a Miami en la lista de las grandes ciudades del mundo”.

El que se construya la torre depende en parte del éxito de Berkowitz en lograr un programa de visas estadounidenses que garantice la residencia a los inmigrantes que inviertan un mínimo de $550,000 en proyectos aprobados. Berkowitz, quien espera recaudar $250 millones con el programa, viaja a China para reunirse con inversionistas inmigrantes interesados.

Aunque reconoció que la competencia para inversión a través de un programa de visas es fuerte, Berkowitz agregó: “Creo que seremos la chica más linda del baile”.

  Comentarios