Sur de la Florida

South Miami cancela acuerdo con empresa de grúas

Otra ciudad en el Condado Miami-Dade decidió anular el acuerdo que tenía con una empresa de grúas que anteriormente perteneció al ex alcalde de Sweetwater, Manuel “Manny” Maroño, y que ahora se encuentra bajo investigación federal.

Stephen Alexander, el administrador de South Miami, dijo que canceló el acuerdo a principios de noviembre cuando se enteró de que el FBI investigaba las operaciones de Southland the Towing Company en Sweetwater, donde varias personas se han quejado de haber perdido sus vehículos tras arrestos que no estaban relacionados con los autos.

Alexander ahora está en el proceso de preparar una licitación pública para el remolque de vehículos tras arrestos o accidentes de tránsito.

Las ciudades de Sweetwater y Doral, además de la reserva de los Miccosukee, en el oeste del condado, también han cancelado acuerdos con la empresa a raíz de la investigación.

“[El propietario] ha perdido mucho negocio simplemente por estar asociado a la Ciudad de Sweetwater”, dijo el abogado Alexander Fox, quien representa al dueño de Southland, Roberto Muriedas. “Esto ha impactado su negocio horriblemente”.

Muriedas figura en los registros estatales como el único dueño de Southland. Maroño —quien se declaró culpable en un caso separado de corrupción pública hace dos semanas— había sido uno de los dueños hasta agosto del 2009, aunque seguía representando a la empresa en sus negocios con Doral un año después.

Desde hace semanas, El Nuevo Herald y CBS-4 han estado reportando sobre las operaciones de Southland Towing en el Condado Miami-Dade.

La pesquisa federal se enfoca en Sweetwater, pero las autoridades también están indagando sobre las actividades de la empresa en South Miami, incluyendo la posibilidad de que funcionarios o policías municipales recibieran sobornos a cambio de canalizar negocios a Southland.

Philip Stoddard, alcalde de South Miami, afirmó que un agente del FBI recientemente se comunicó con él para preguntarle sobre Southland. Nadie ha sido acusado en el caso.

Alexander dijo que su propia pesquisa interna ha revelado que Southland mantenía un acuerdo exclusivo con el Departamento de Policía de South Miami, pero que no ha encontrado evidencia de un contrato formal.

“Nos dimos cuenta de que las cosas aquí tampoco estaban bien, y por eso dejamos de hacer negocios con Southland”, dijo Alexander, quien fue nombrado en el cargo en enero. “Estamos tratando de entender cómo empezó todo esto”.

Los registros municipales indican que la Ciudad comenzó a recibir pagos de la empresa en el 2009, aunque el motivo de estos pagos no está claro. En total, la Ciudad recibió unos $13,168 en efectivo de Southland, que también opera bajo el nombre de Southwest Transport.

“Nos entraba este dinero pero yo no sé por qué lo recibíamos”, dijo Alexander.

El ex jefe de la policía, Orlando Martínez de Castro, quien fue despedido de su cargo en agosto, dijo a través de su abogado que recuerda que sí hubo un contrato formal con Southland, firmado entre el 2005 y el 2006.

Los registros municipales indican que South Miami había iniciado un proceso de licitación en el 2005 para los servicios de grúas, y que Southwest Transport era una de dos empresas que solicitó el contrato. Sin embargo, esta semana los funcionarios municipales no podían encontrar evidencia de que ese proceso se hubiera completado o de que se hubiera otorgado un contrato.

Martínez de Castro —quien previamente trabajó a medio tiempo como un policía de Sweetwater— aseguró que no tuvo nada que ver con la decisión de entregarle un monopolio a Southland.

De acuerdo con el Departamento de Policía, hay alrededor de 100 accidentes o arrestos en South Miami por año en los cuales se necesita llamar a una grúa. Sin embargo, los registros municipales sobre estas llamadas no están completos. Por ejemplo, el remolque de nueve vehículos durante una operación contra los choferes ebrios en el 2010 no aparece en los registros.

En ese caso, un grupo de policías de Sweetwater ayudó con la operación y el mismo Maroño llegó al evento. Southland Towing donó comida y bebidas para el evento, según un informe policial.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios