Sur de la Florida

Robo millonario de tiras médicas para diabéticos reaparece en Miami

En la madrugada del 19 de junio del 2011, alguien se robó un camión de carga en Louisville, Kentucky, cuando el chofer se había detenido para descansar durante su largo viaje a Colorado donde iba a entregar 37 cajas con tiras de prueba de glucosa para diabéticos con un valor de $4 millones.

Unas semanas después, toda la carga robada había sido traída al sur de la Florida donde varias personas —hombres y mujeres— empezaron a vender las tiras médicas ilegalmente a farmacias y otros establecimientos médicos aquí y en el extranjero.

Las tiras son utilizadas por los diabéticos que necesitan verificar sus niveles de azúcar en la sangre con regularidad. Las tiras médicas tienen una especie de aguja que se usa para pinchar un dedo y sacar sangre que luego es verificada en un monitor electrónico que muestra el nivel de glucosa en la sangre.

El misterioso traslado de las tiras médicas al sur de la Florida añade evidencia a la percepción generalizada entre investigadores federales de que cargamentos robados de camiones y trenes a menudo terminan aquí, porque Miami es la puerta de entrada y salida a América Latina y el Caribe donde dichas mercancías pueden ser vendidas ilegalmente con poco escrutinio.

No está claro si los siete acusados ​​en dos casos relacionados que se ventilan en el tribunal federal de Miami fueron los que se robaron las tiras médicas. Pero un funcionario federal dijo que por lo menos uno de los sospechosos probablemente participó en el atraco o conocía a las personas involucradas en el robo.

“No estamos alegando, por ahora, que alguno de los acusados pudiera haber estado directamente involucrado en el robo del camión de carga en Kentucky en el 2011”, dijo el fiscal federal a cargo del caso Robert Thomas Watson, durante una declaración reciente en la corte federal de Miami.

Los siete no fueron acusados de robo, sino ​​de reemplazar ilegalmente las etiquetas originales de los dispositivos con etiquetas falsas, de alterar las fechas de caducidad de los productos y de tratar de vender todo ilegalmente.

Tres de los acusados ​​fueron encausados ​​en diciembre del 2012 y cuatro más fueron arrestados a principios de diciembre de este año. Todos fueron vinculados a las tiras médicas en una denuncia penal presentada en la corte federal de Miami.

El encauzamiento del 2012 y la denuncia penal de este mes identificaron a los acusados ​​como Adrián Marino, Henry Tarrio , Roberto Marino, José Martínez , Leinet Caballero, Yamirelis Martínez y Lilian Rodríguez.

Sus abogados o no quisieron hacer comentarios o no respondieron a mensajes dejados en sus oficinas en busca de comentarios.

La denuncia penal, redactada por un agente del FBI, describe el caso en detalle.

Todo comenzó el 19 de junio del 2011 a las 2 de la mañana cuando un empleado del lugar donde el chofer había estacionado el camión en Louisville informó que el vehículo y su cargamento de tiras médicas habían sido robados.

Tres meses después del hurto, el 15 de septiembre del 2011, el primer lote de dispositivos robados apareció en el sur de la Florida. Los agentes federales fueron contactados por informantes confidenciales que luego fueron utilizados pare hacer compras “encubiertas,” según la denuncia penal. Uno de los informantes, dice la denuncia, compró 2,000 tiras de uno de los acusados.

Entre septiembre del 2011 y agosto del 2012, agentes federales decomisaron varios lotes de tiras —todos de la carga robada en Louisville.

La denuncia penal dice que dos lotes fueron incautados de Tarrio y de Roberto y Adrián Marino. Los tres fueron detenidos en enero del 2013.

Reconocieron ante los agentes federales que los interrogaron que estaban conscientes de que las tiras médicas que habían vendido a un informante confidencial formaban parte del cargamento robado, dice la denuncia penal.

Después de recibir los bienes robados, los tres acusados ​​reemplazaron las etiquetas originales para despistar a los investigadores que tenían acceso a los números de las etiquetas originales, que se habían publicado en los sitios web de los laboratorios Abbott, fabricantes de las tiras, y de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA), según la denuncia penal.

“También dijeron haber alterado las fechas de vencimiento de la tiras médicas con el fin de poder venderlas aun después de su caducidad original y así “aumentar el valor de los dispositivos”, según la denuncia.

Tarrio, junto con Adrián y Roberto Marino, se declararon culpables en abril pasado.

Los otros cuatro acusados —José Martínez, Yamirelis Martínez, Leinet Caballero y Lilian Rodríguez— quienes fueron detenidos el 5 de diciembre último comparecerán ante un magistrado federal en los próximos días para ser instruidos de cargos en el tribunal federal de Miami.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios