Sur de la Florida

Hombre de Miami pasa de millonario a ladrón de identidades

Un hombre de Miami-Dade que le ganó hace una década un acuerdo extrajudicial de $2 millones a la Ciudad de Sweetwater luego que policías le dieron una paliza mientras se encontraba detenido, se declaró culpable el martes de posesión de números robados de tarjetas del Seguro Social que usó para presentar declaraciones de impuestos falsas.

Peter Michael Daniel, de 29 años, derrochó el dinero de su acuerdo extrajudicial y se dedicó a robar los números de identidad de docenas de personas, en una estafa con la cual recaudó más de $40,000 en devoluciones fraudulentas de impuestos, según las autoridades.

Daniel fue uno de 45 personas de la localidad acusados en octubre de robo de identidad y fraude fiscal, una operación a gran escala que llamó la atención sobre el modo viral en que ambos crímenes se han difundido en el sur de la Florida.

Daniel podría ser condenado a año y medio de cárcel cuando sea sentenciado el 18 de febrero por el juez de distrito federal Donald Middlebrooks. Pero su acuerdo extrajudicial podría permitirle una mayor reducción de su sentencia porque él ha estado brindando información incriminatoria sobre sus cómplices.

El ex operador de un negocio de alquiler de motos acuáticas —cuyo roce anterior con las autoridades tuvo que ver con un Jet Ski que se reportó como robado en Sweetwater — dijo en octubre a un juez magistrado que él carecía de dinero o de activos. El juez magistrado le asignó un defensor público federal para que lo representara.

Daniel y su abogada, Abigail Becker, no quisieron hacer declaraciones. El padre de Daniel, Roberto, tampoco quiso hacer declaraciones después de la audiencia en la que el mismo se declaró culpable.

En octubre, un reportero de The Herald preguntó al padre qué había hecho su hijo con todo el dinero del acuerdo extrajudicial recibido de la Ciudad de Sweetwater. “No sé”, dijo su padre. “El era muy joven cuando recibió el dinero. El se lo gastó todo. No tiene nada”.

El martes, Daniel se declaró culpable de un cargo de posesión de al menos 15 números de Seguridad Social que pertenecía a otras personas. Esos número se usan o se venden por lo general para ser usados en declaraciones falsas de impuestos, aunque Daniel no fue acusado de estafar al Servicio de Impuestos Internos.

La razón es que Daniel ha estado cooperando con las autoridades desde que fuera parado por una infracción del tránsito en el condado Lee en el 2012, dijo la fiscal federal adjunta Gera Peoples ante el tribunal. El entregó una serie de tarjetas American Express prepagadas con devoluciones fraudulentas de impuestos y lo admitió. Además, reveló una lista de 81 números de Seguridad Social robados, incluyendo docenas que se usaron para conseguir las devoluciones en las tarjetas de Amex.

Daniel y otros 44 acusados, desde Homestead hasta Pompano Beach, fueron acusados en octubre de solicitar colectivamente falsas devoluciones de impuestos por valor de $38.6 millones. El IRS pagó $11.5 millones en devoluciones. En la última operación de ellos, se habían robado más de 22,000 identidades.

Esto llevó el número total de arrestos en el sur de la Florida a unos 270. La fiscalía calcula que los acusados fueron responsables de $449 millones en declaraciones falsas de impuestos, $97 millones en pagos del IRS, y 76,700 identidades robadas.

Otro dato significativo es que los investigadores criminales del IRS han suspendido un total de 70 “números de identidad para declaración electrónica” que permiten a individuos presentar declaraciones de impuestos a nombre de otros contribuyentes. Esos números se usaron para presentar 53,900 declaraciones falsas de impuestos. Este tipo de número es usado normalmente por contables y otros procesadores de declaraciones de impuestos para presentar declaraciones legítimas.

Delincuentes en el sur de la Florida, Tampa y otras regiones del país roban cotidianamente los nombres, fechas de nacimiento y números del Seguro Social de otras personas, entre ellos presos, indigentes e incluso niños. Ellos representan blancos atractivos porque no declaran impuestos, y como resultado el IRS no puede detectar duplicados.

Entre los acusados más notables estuvieron dos agentes de la policía de Miami que fueron convictos en octubre de robar la identidad de las personas de la base de datos de licencias de conducción de la Florida para presentar declaraciones falsas de impuestos.

Conjuntamente, estos fraudes han robado miles de millones de dólares al gobierno federal cada año desde que el delito comenzó a difundirse en el 2008, según un reporte del Departamento de Tesoro.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios