Sur de la Florida

Otorgan visa a cubana para salvar a su hermana en Miami

Diplomáticos estadounidenses en La Habana acordaron conceder una visa de emergencia a una mujer cubana a la que se le negó inicialmente el permiso de viajar a Miami para donar médula ósea a una hermana que sufre de leucemia, dijeron el miércoles parientes y funcionarios de EEUU.

Alina Ortega fue rechazada cuando solicitó el 3 de diciembre una visa estadounidense de visitante, incluso cuando presentó una carta del oncólogo de su hermana en el Centro del Cáncer Sylvester de la Universidad de Miami y un documento que mostraba que ella era una donante adecuada.

Funcionarios de la Sección de Intereses de EEUU dieron a la enfermera desempleada de Artemisa, al suroeste de La Habana, una carta que decía que ella “no fue capaz de demostrar que el propósito de su viaje a Estados Unidos es consistente con la clasificación de la visa de no imigrante que Ud. solicitó”.

La representante Ileana Ros-Lehtinen emitió el miércoles un comunicado en el que dijo que funcionarios en la Sección de Intereses acordaron dar marcha atrás a la decisión después que ella los contactó a nombre de una constituyente, Damay Ortega, quien sufre de leucemia.

“Es una alegría la noticia de la aprobación de la visa de no-inmigrante de Alina Ortega”, dijo Ros-Lehtinen. La familia de Damay “tendrá ahora más esperanza en el futuro de poder presenciar cómo una esposa, madre y hermana ve a sus hijos crecer y envejecer junto a su esposo”.

La suegra de Damay, Bertina Rodríguez, dijo el miércoles que Alina recibió una llamada telefónica de la Sección de Intereses de EEUU. que actúa como embajada en la ausencia de relaciones diplomáticas plenas, para regresar para otra entrevista el jueves, pero no le prometieron directamente una visa.

Su esposo, Deiby Cánovas, dijo que no tenía detalles, pero creía que “todo estaba en camino de resolverse”. Su esposa recibía tratamiento el miércoles en el Centro Sylvester y no pudo ser contactada para un comentario, agregó Rodríguez.

Damay Ortega, de 43 años, dijo el martes que ella, Cánovas y su hijo emigraron en el 2007 a Miami. Ella ha estado desempleada durante varios meses, debido a la leucemia, y la familia ha estado viviendo con parientes.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios