Sur de la Florida

Republicano de Florida con lazos con Nicaragua trata de descarrilar proyecto de ley de Ros-Lehtinen

La representante federal Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Miami.
La representante federal Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Miami. Especial para el Miami Herald

Ileana Ros-Lehtinen defiende desde hace mucho tiempo un enfoque de mano dura con los regímenes izquierdistas de Cuba y Centroamérica que se ha ganado el respeto de los dos partidos en materia de política hacia Latinoamérica.

Pero un legislador republicano novato de la Florida criticó recientemente a Ros-Lehtinen en uno de sus temas favoritos, y a la legisladora no le gustó.

El representante Francis Rooney, republicano por Naples, fue uno de 25 legisladores que se sumó a un proyecto de ley de Ros-Lehtinen que limita los préstamos estadounidenses al gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, hasta que implemente reformas democráticas en el país centroamericano. La lista de copatrocinadores incluye a todos los legisladores, tanto republicanos como demócratas, de Miami-Dade.

Pero después que el proyecto de ley de Ros-Lehtinen fue aprobado en la Cámara en una votación a viva voz en octubre, Rooney aparentemente cambió de opinión.

Según Ros-Lehtinen y un funcionario estadounidense familiarizado con actividades de cabildeo sobre las que no está autorizado a hablar en público, Rooney comenzó a recorrer el Senado federal con empresarios nicaragüenses para cabildear contra el proyecto de ley de Ros-Lehtinen, después que se aprobó en la Cámara con su apoyo.

“Que Rooney haya decidido cabildear contra un proyecto de ley que él mismo copatrocinó, y hacerlo sin tener la cortesía de avisarme, eso es algo prácticamente desconocido en esta institución”, dijo Ros-Lehtinen. “¿Y entonces dar el paso adicional de participar activamente en el cabildeo activo contra la iniciativa de ley, ir al Senado a cabildear a senadores contra el proyecto que copatrocinó? No conozco bien a Rooney, pero eso no está bien, no está nada bien”.

rooney (2)
El representante federal Francis Rooney, republicano por Naples. Cortesía

Rooney no respondió a correos electrónicos, llamadas telefónicas y una solicitud para hablar en persona sobre su trabajo en el proyecto de ley. Un cabildero contratado por la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, que se opone al proyecto de ley de Ros-Lehtinen, declinó decir si Rooney estaba trabajando con ellos.

“Nosotros representamos a la AMCHAM in Nicaragua y no comentamos sobre los asuntos de nuestros clientes”, dijo Allison Cricks, jefa de personal de la firma de cabildeo Carmen Group.

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua ha gastado al menos $160,000 para cabildear contra el proyecto de ley de Ros-Lehtinen en meses recientes, según registros de cabildeo.

Más notablemente, Carlos Pellas, el primer multimillonario nicaragüense y uno de los hombres más ricos de Centroamérica, ha viajado a Washington desde por lo menos agosto pasado para cabildear sobre el tema. Pellas y Ortega establecieron una “buena relación” cuando el presidente izquierdista decidió respetar la propiedad privada tras ganar nuevamente la presidencia en el 2007.

“Rooney puede dedicar todos los días a cabildear contra la ley en el Senado”, dijo Ros-Lehtinen. “Lo aliento a gastar su tiempo en eso porque creo que la libertad triunfa sobre estas tácticas de cabildeo”.

Rooney tiene lazos de negocios con Nicaragua. El negocio de construcción de la familia que él dirigió antes de ser elegido al Congreso construyó tanto la sede del Grupo Pellas en Managua, un proyecto antisísmico de 595,000 pies cuadrados que tiene una torre de oficinas de 10 pisos y un garaje de estacionamiento para 500 vehículos.

Rooney hizo una fortuna antes de ganar el escaño legislativo por Naples en el 2016. En este momento ocupa el lugar 26 entre los legisladores más acaudalados, según el diario congresual Roll Call, con un patrimonio neto de $22.6 millones. También tenía un salario anual de $5.5 millones antes de llegar al Congreso, según su declaración financiera, y la empresa Manhattan Construction Company, de su propiedad, ha construido estructuras notables como el Cowboys Stadium en Arlington, Texas, y la Biblioteca Presidencial George H.W. Bush.

Rooney era desde hace mucho tiempo un importante recaudador de fondos para el Partido Republicano y fue embajador de Estados Unidos ante el Vaticano durante el gobierno del presidente George W. Bush del 2005 al 2008. También apoya al presidente Donald Trump y exhortó al FBI a “purgar” agentes e investigadores que trabajan en la investigación de la trama rusa, a quienes considera políticamente comprometidos.

Ros-Lehtinen dijo que la única razón por la que su proyecto de ley no se ha aprobado todavía en el Senado es debido a “asuntos de calendario y tiempo”. Varios senadores de ambos partidos, entre ellos el republicano Marco Rubio, de Florida; el también republicano Ted Cruz, de Texas; Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, y Patrick Leahy, demócrata de Vermont, han patrocinado una versión del proyecto de Ros-Lehtinen en el Senado.

“Si permitimos que la elite gobernante de Nicaragua se aproveche de préstamos internacionales para unir sus empresas corruptas con regímenes antiestadounidenses, estamos haciendo la vista gorda”, dijo Cruz en un comunicado. “Desde la trama de los petrodólares venezolanos hasta las ventas de armas y operaciones de inteligencia de Rusia, esta influencia externa solidificará el futuro para el pueblo de Nicaragua, y plantea implicaciones de seguridad nacional no solamente para Estados Unidos sino para todos nuestros aliados en todas las Américas”.

El funcionario estadounidense dijo que Rooney lleva con él a representantes nicaragüenses para reunirse con senadores.

Ros-Lehtinen dijo que habló con Rooney poco después de enterarse de lo que estaba haciendo a sus espaldas, aunque no tuvieron una conversación larga.

“Le dije: ‘Esa no es una buena forma de crear relaciones’ ”, dijo Ros-Lehtinen.

“Le di el beneficio de la duda de que quizás no sepa que está mal hacerle eso a un colega republicano de la Florida, cuyo proyecto de ley patrocinó, para entonces cambiar de postura porque un cabildero te cambió la opinión. Esperemos que sea un error de novato”, dijo la congresista.

  Comentarios