Sur de la Florida

Cómplice de narcoguerrillero se declara culpable en Miami

Una cómplice del narcoguerrillero colombiano “Megateo” se declaró culpable el lunes en el tribunal federal de Miami, donde se ventila el caso de tráfico de drogas contra el presunto contrabandista, quien vive en su reducto de las montañas cercanas a la frontera con Venezuela.

Claudia Beatriz Ricaurte Morales, colombiana de 39 años acusada de lavar fondos para la organización criminal, compareció ante el juez Jonathan Goodman en una sala de la corte federal del downtown donde dijo, en voz clara y firme, que aceptaba su culpabilidad en el caso.

“¿Como desea declararse usted?” le preguntó el juez Goodman a la acusada.

“Culpable”, le respondió Ricaurte de inmediato, sin titubeos.

La declaración de Ricaurte fue la más reciente en el extenso y complicado caso contra Megateo, cuyo nombre real es Víctor Ramón Navarro Cerrano, y quien también es conocido en Colombia por los apodos de “Viejo” y “Patrón”.

Un gran número de los más de 20 presuntos cómplices de Megateo implicados en el caso de Miami ya se han declarado culpables, o están en vías de hacerlo.

Aunque las declaraciones de culpabilidad muestran que los fiscales federales están avanzando en el caso, la realidad es que Megateo sigue prófugo y continúa operando libremente en el noreste de Colombia, sin que hayan visos de que su detención y extradición a Estados Unidos estén por producirse.

El caso comenzó en agosto del 2011, cuando los fiscales federales presentaron el encausamiento contra Megateo y más de 20 de sus presuntos cómplices.

Megateo ha negado ser un narcotraficante en entrevistas recientes, pero ha admitido que cobra “impuestos de guerra” a contrabandistas de drogas que transportan sus cargamentos a través del territorio que controla.

En las entrevistas, Megateo asevera que su oficio principal es el de guerrillero, como integrante del Ejercito Popular de Liberación (EPL). El Departamento de Estado ha ofrecido hasta $5 millones por información que conduzca a su arresto y condena.

La mayoría de los acusados procesados en Miami fueron detenidos originalmente en Colombia y luego extraditados al sur de la Florida, gracias, en parte, a las investigaciones realizadas por la Agencia de Lucha contra las Drogas (DEA).

Personas familiarizadas con el caso dicen que un gran número de los acusados en Miami son personas que trabajaban en labores de logística tales como transporte de cargamentos y transferencias de ganancias por venta de narcóticos, principalmente cocaína, entre Estados Unidos y Colombia.

En el caso de Ricaurte, la mujer se declaró culpable tras admitir que un conocido, que identificó solamente como Jairo, le dio a manejar una cantidad de dinero que no especificó y que de inmediato cayó en cuenta que venía de una fuente ilegal.

“Cuando recibí el dinero me di cuenta que no había facturas o soporte y que podía ser ilícita”, dijo Ricaurte. En aquel momento, Ricaurte estaba a cargo de una casa de cambio en Colombia.

Aunque Ricaurte no mencionó la cantidad que Jairo le entregó, el juez Goodman dijo en la corte que el gobierno acusaba a la colombiana de “procesar” entre $70,000 y $120,000 provenientes de “una actividad ilegal”.

Bajo el acuerdo al que Ricaurte llegó con el gobierno de Estados Unidos, esta aceptó ser culpable de conspiración para lavar dinero —mientras que el gobierno no la obligó a admitir que el dinero provenía del lavado de ganancias del narcotráfico.

Goodman le dijo a Ricaurte que podría ser sentenciada a 20 años de prisión así como libertad condicional por cinco años. Pero personas familiarizadas con el caso esperan que Ricaurte sea sentenciada a una condena menos larga debido a su cooperación.

Entre las transacciones de presunto lavado de dinero más intrigantes del caso se encuentra una serie de transferencias realizadas desde la ciudad de Weston en el sur del Condado Broward.

El sitio específico no es identificado en los documentos judiciales del caso, pero los fondos fueron enviados a bancos de Nueva York, San Francisco, Hong Kong, entre otras ciudades.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios