Sur de la Florida

Profanan imágenes religiosas en iglesia de Hialeah

Tres estatuas de la iglesia de la Inmaculada Concepción en Hialeah, fueron profanadas y vandalizadas, provocando miles de dólares en daños, dijeron el martes las autoridades.

El destrozo parcial de dos estatuas de la Virgen María y una de Jesucristo, ubicadas en la parte externa de la iglesia, habría ocurrido entre el sábado por la noche y la madrugada del domingo, indicó el vocero del Departamento de Policía, Carl Zogby.

“Sospechamos que se trata de vándalos quienes arremetieron contra estas imágenes”, dijo Zogby a El Nuevo Herald. “Estamos siguiendo pistas para determinar quién o quiénes cometieron este crimen”.

El párroco de la iglesia, Francisco Hernández, lamentó el incidente ocurrido en los jardines exteriores del 4497 de la avenida 1 del oeste.

“Alguien en el medio de la noche, supongo que entre el sábado y domingo, vino y destruyó las manos y el rostro de la estatua de la Santísima Madre”, dijo Hernández al canal 7 de la televisión local. “También [atacó] la otra estatua allí, junto a la capilla, del Sagrado Corazón de Jesús, en la cabeza y las manos [], y también cerca de la esquina, la otra estatua de la Santísima Madre, las dos manos”.

Las estatuas de mármol tienen un valor aproximado de unos $10,000 cada una y la iglesia carece de cámaras de seguridad.

La presidenta del Concejo de Hialeah, Isis García-Martínez, condenó los destrozos y los calificó de inaceptables contra una parroquia muy identificada con la comunidad de Hialeah.

“Esto es una falta de respeto”, dijo García-Martínez. “Debe tratarse de alguien que tiene una tremenda inestabilidad. ¿A quién se le ocurre hacerle eso a una estatua religiosa? Eso no es una cosa normal”.

Vecinos y feligreses también criticaron el ataque.

“Este es un ataque absolutamente injustificado” dijo Narcissa Pita, quien el martes por la tarde observaba una de las estatuas de la Virgen María que fueron destrozadas. “Si no se cree en algo tampoco hay que hacerle daño. Hay que aprender a respetar el sentir de quienes sí creemos”.

Para Aleida Rodríguez, quien reside en Hialeah desde hace más de cuatro décadas, el acto vandálico refleja la intolerancia de personas desadaptadas.

“Quienes han hecho esto son unos diablos”, dijo Rodríguez. “No creen en Dios ni en nadie”.

Cualquier información sobre los responsables del vandalismo puede ser ofrecida de manera anónima a la linea de Alto al Crimen 305-471-TIPS.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios