Sur de la Florida

Venezolano arrestado por no registrar negocio de cambio de divisas

Se puede decir con certeza que la crisis económica en Venezuela, junto con el endurecimiento de controles de divisas y un mercado paralelo de compra y venta de dólares contribuyeron a lo que le pasó recientemente a Johnny Rómulo Betancor García en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA).

El venezolano, de 41 años de edad, fue detenido por agentes federales cuando admitió que estaba involucrado en un negocio de cambio de divisas sin licencia tanto en Venezuela como en Estados Unidos, de acuerdo con una denuncia penal presentada en la Corte Federal de Miami por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE). Un portavoz de HSI dijo que no podía hacer comentarios porque el caso todavía está bajo investigación.

El caso es uno de los primeros que vincula a un acusado en el sur de la Florida a actividades ilícitas con divisas en Venezuela desde que la crisis económica se agudizó en ese país. El caso también se aparta de la norma en MIA, donde los funcionarios de aduanas por lo general detienen a pasajeros extranjeros a la llegada, no a la salida, como en el caso de Betancor. El 22 de marzo, por ejemplo, tres viajeros brasileños fueron detenidos en MIA por no declarar las cantidades de dinero que llevaban —una ocurrencia típica en el área de aduanas.

Rafael Dos Santos Coqueiro, Guillermo Medeiros Merjam y Leonardo Morena Labruna acababan de llegar de Sao Paulo cuando funcionarios de aduanas los detuvieron y les preguntaron si cada uno llevaba más de $10.000. Todos respondieron que no. Pero durante una inspección más minuciosa, los tres reconocieron que llevaban más dinero de lo que habían declarado. Los funcionarios de aduana descubrieron que Coqueiro tenía $12,000, Medeiros $10,000 y Morena $9,000. Coqueiro luego reconoció que $14,000 de todo el dinero le pertenecía.

En el caso de Betancor, fue interrogado por los agentes de aduanas cuando se disponía a abordar un vuelo de la aerolínea Santa Bárbara a Caracas el 20 de marzo, de acuerdo con la denuncia penal.

Por alguna razón, los funcionarios de CBP sospechaban que Betancor llevaba más dinero de lo que había declarado en su formulario de aduanas. Se le preguntó cuánto dinero tenía en su poder. Betancor respondió que traía $21,000, como lo había consignado en su formulario de aduanas.

Pero cuando un funcionario de CBP contó el dinero, la cantidad resultó ser $24,000.

La discrepancia dio a los funcionarios de CBP una razón para cuestionar a Betancor más a fondo. Durante el interrogatorio, Betancor proporcionó diferentes explicaciones sobre el dinero.

Inicialmente, dice la denuncia, Betancor dijo que había viajado a Miami para comprar artículos que eran “necesarios” debido a la escasez en Venezuela. Luego, Betancor dijo que su intención era utilizar el dinero para comprar un coche en Venezuela.

Eventualmente, Betancor reconoció que él es corredor del mercado paralelo de divisas en Venezuela y que cambia bolívares venezolanos por dólares a una tasa mayor que la oficial, según la denuncia penal.

“Betancor García también afirmó que él recibe bolívares, la moneda oficial venezolana, de personas en Venezuela y los trae a los Estados Unidos para depositarlos en su cuenta bancaria en Bank of America”, dice la denuncia. “Él entonces cambia los bolívares a la moneda estadounidense y la lleva de vuelta a Venezuela para su distribución”.

Los investigadores encontraron 20 depósitos bancarios entre las pertenencias de Betancor incluyendo recibos de tales bancos como Bank of America, BB&T, Citibank y Wells Fargo, dice la denuncia. Añadió que la cantidad total de dinero depositado, retirado o transferido entre el 17 y el 20 de marzo fue de $105,954.

Luego, durante un interrogatorio, Betancor dio más detalles sobre sus operaciones a los investigadores. En respuestas a preguntas especificas, modificó un poco los detalles iniciales. Dijo que en Venezuela recoge bolívares de sus clientes y luego los deposita en cuentas bancarias venezolanas. Betancor luego vuela a Miami y envía transferencias electrónicas de los montos equivalentes en dólares a las cuentas de sus clientes en Estados Unidos, cobrando alrededor de $200 por transacción.

Betancor fue arrestado no por tener $3,000 más de lo que declaró, sino por admitir que no había registrado su negocio de cambio de divisas en los Estados Unidos.

Los agentes lo acusaron de operar sin licencia un negocio de “transmisión” de efectivo y de no registrarse con la Red de Aplicación de la Ley Contra Delitos Financieros que es administrada por el Departamento del Tesoro.

Bajo la ley federal, cualquier persona que sea propietario, opere, controle, administre, supervise, o dirige todo o parte del negocio que transmite dinero sin licencia puede ser multado o encarcelado hasta por cinco años.

Betancor fue instruido de cargos en abril y su juicio ha sido tentativamente programado para mediados de mayo. Su abogado, Vincent Joseph Flynn, dijo que no podía hacer comentarios porque el caso porque aun está en curso en el juzgado.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios