Sur de la Florida

Policía de Doral investiga desaparición de controversial banquero venezolano

La policía de Doral investiga la desaparición del controversial banquero venezolano Gonzalo Tirado, quien envió correos electrónicos a sus seres queridos advirtiendo que pretendía suicidarse.

Tirado, buscado por las cortes venezolanas por su presunta participación en un fraude masivo, había solicitado asilo en Estados Unidos bajo el argumento de que el financista texano Allen Stanford había convencido al entonces presidente Hugo Chávez de que lo metiera preso.

Un volante de la policía, elaborado para ayudar a encontrar al banquero, indica que Tirado no tiene antecedentes de enfermedades mentales, pero advierte que “recientemente había enfrentado dificultades financieras”.

El asistente ejecutivo de la jefatura de policía de Doral, Alfredo Vega, dijo el martes que las autoridades iniciaron la búsqueda luego que familiares del banquero denunciaron su desaparición el lunes.

“Los familiares están muy preocupados por lo ocurrido”, dijo Vega. “De manera repentina, él [Tirado] desapareció enviando mensajes a familiares y personas allegadas que los dejaron muy, pero muy preocupados, en el que aseguraba que se iba a suicidar”.

Vega detalló que el mismo lunes la policía incluyó a Tirado, de 44 años, en la lista de personas desaparecidas e ingresó la denuncia al Centro Nacional de Información del Crimen (NCIC, por su sigla en inglés), con lo que la información pasó a estar accesible a entidades federales como el FBI, y otras organizaciones policiales a nivel local, estatal y federal de Estados Unidos.

El volante policial con la fotografía de Tirado que comenzó a ser difundido en Estados Unidos resalta que el banquero se moviliza en una camioneta Toyota negra modelo Land Cruiser.

Vega explicó que Tirado fue visto por última vez el lunes por la mañana. Antes de desaparecer, según la información oficial, Tirado había enviado varios correos electrónicos a familiares, socios de negocios y amigos alegando que iba a suicidarse.

El financista venezolano, quien es solicitado por las autoridades venezolanas por las presuntas irregularidades cometidas en el manejo de las entidades bancarias InverUnión, y Mi Casa Entidad de Ahorro y Préstamo, fue quien dio las primeras campanadas de alerta sobre los malos pasos del desaparecido Grupo Stanford.

Tirado había ganado notoriedad en el 2005, cuando denunció irregularidades en la apertura de cuentas y el traslado de fondos del Grupo Stanford del que había sido presidente en Venezuela. Sus denuncias se produjeron luego de que el banquero Allen Stanford, presidente y propietario del conglomerado financiero, lo acusó de malversar fondos del grupo.

La fiscalía de Venezuela posteriormente dictó una orden de aprehensión y pidió su extradición a Estados Unidos.

Al solicitar asilo político, el banquero argumentó que era un perseguido político del presidente Hugo Chávez, quien accedió a la petición de Stanford de procesarle judicialmente tras descubrir que le había brindado substancial apoyo financiero a la oposición.

Según informes de prensa, Stanford estaba convencido de que Tirado, su mano derecha y protegido durante años en el desaparecido grupo financiero Stanford, se había aprovechado de su confianza y había desviado fondos de la empresa para financiarse un suntuoso estilo de vida.

El financista estadounidense posteriormente entró en desgracia y fue encontrado culpable de operar un masivo esquema piramidal, siendo condenado a 110 años de prisión.

El asistente ejecutivo de la jefatura de policía de Doral explicó que normalmente las autoridades no proceden a investigar de inmediato casos de desapariciones cuando se trata de una persona de mayor edad que carece de antecedentes de enfermedades mentales.

Pero el caso de Tirado es diferente, dijo Vega.

Los correos electrónicos que señalaban la posibilidad de un suicidio “fue argumento suficiente para darle prioridad a la denuncia”, comentó.

Vega indicó que la alerta policial implica que las diferentes agencias del orden están pendientes de cualquier reporte de la camioneta Toyota o el uso de alguna tarjeta bancaria de Tirado.

“Estamos haciendo todo lo posible para localizar a Tirado”, enfatizó Vega. “Entendemos lo que está viviendo su familia”.

Ante rumores surgidos en redes sociales de que el martes Tirado había sido hallado muerto, una persona muy allegada a la familia del banquero —que pidió no ser identificada— dijo a un reportero de El Nuevo Herald que la información “no era cierta”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios