Sur de la Florida

Retiran los cargos en caso de videos porno con animales

Dos modelos sudfloridanas no serán enjuiciadas por el papel que jugaron en perversos videos snuff de animales, en los cuales aparecían mujeres ligeras de ropa o desnudas torturando y matando a peces y animales de granja para complacer uno de los fetiches más siniestros y extraños de la pornografía.

La fiscalía retiró el jueves todos los cargos en contra de Stephanie Hird y Sara Zamora, arrestadas el mes pasado por investigadores que indagaban sobre los llamados videos crush de pornografía con animales. Las actrices fetichistas fueron acusadas de torturar y matar todo tipo de animales, desde conejitos graciosos hasta ratas, “para la gratificación sexual de [sus] espectadores”.

Pero, aunque los investigadores afirman que las pruebas de que las modelos de Miami torturaron y mataron animales están documentadas en los videos, este caso tenía un problema esencial: los videos fueron filmados hace tanto tiempo que, según ellos, los supuestos crímenes no podían ser castigados.

“Este no es un caso que se podía llevar a juicio”, dijo Lody Jean, abogado de Hird, al Herald. “Nuestra posición siempre fue que la ley de prescripción se había vencido”.

Personas a Favor del Tratamiento Etico de los Animales (People for Ethical Treatment of Animals), que llamó la atención sobre los videos a la Policía de Miami-Dade Police, respondió a la noticia de que Hird y Zamora no serían enjuiciadas diciendo que se habían salvado gracias a un “tecnicismo”. En clips de video publicados en el website SOSBarn.com, la policía dijo que Zamora, quien usaba el pseudónimo Gloria Shynez, daba golpes de karate a conejos aterrorizados y mutilaba pollos, a veces vestida con ropa sexy o llevando a cabo actos sexuales con hombres en medio de los cadáveres de los animales. Hird, según una orden de arresto, usaba el pseudónimo Megan Jones y disparaba perdigones a a ratas, golpeaba a un conejito y aplastaba peces con sus manos y pies mientras les hablaba de su muerte inminente.

Zamora dijo que los videos se filmaron hace diez años. Aun así, ambas mujeres comparecieron ante los tribunales afirmando que no habían hecho nada indebido, aun cuando la policía dijo que los videos las muestran matando animales y disfrutando con eso.

“La verdad siempre sale a relucir. Yo era inocente desde el principio”, dijo Hird, quien dijo que ella no hizo daño a animal alguno durante la filmación de los videos. “Esas fueron otras modelos”.

Zamora, quien según la policía usó tijeras de podar en un video para cortarle el cuello a un pollo mientras manoseaba a un hombre, dijo a The Herald que ella y otras chicas jóvenes fueron manipuladas por Adam Redford, capitán de barco sudfloridano que supuestamente está a cargo del website que publicó los clips, SOS Barn.

“Una llega allí y un de 40 años le dice algo a una chica de 18, y de pronto, uno, dos, tres, tu vida está arruinada. No es que esas chicas van allí y dicen: ‘¡Qué bueno! Voy a matar a un animal’. Las cosas no son así”, dijo.

Agregó: “Es algo de lo que no puedo echarme atrás. Desafortunadamente, esos pobres animales sufrieron, aun cuando se trate de un pollo y un conejo”.

Redford apareció como acusado en el affidávit de arresto de Zamora, pero una portavoz de la policía dijo que el departamento de Miami-Dade ha permitido a la policía del Condado Lee lidiar con el “productor de videos porno”, quien vive en Estero. El fue arrestado por agentes del Condado Lee en el 2013 bajo una cuenta de crueldad contra los animales, y fue puesto en libertad condicional luego que se le retiró la culpabilidad.

Una vocera del departamento de policeia de Lee no quiso decir si había un caso pendiente contra Redford, quien no respondió a un mensaje de voz dejado en su teléfono celular el jueves. Zamora se negó a decir si ella estaba cooperando en algún caso relacionado con el productor de videos.

Pero afirmó que hace 10 años estaba necesitada de dinero, y que Redford le hizo creer que todo lo que ella estaba haciendo era legal. En lugar de eso, dijo, fue acusada ante los tribunales y “humillada” por los medios de prensa.

“Yo tengo una hija de un año, y ella me va a buscar en Google algún día y va a pensar que su madre es una p*** asesina de animales –disculpando la expresión– y eso no es así”, dijo. “Ellos exageraron la historia, y la prensa me humilló a mí y a mi familia”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios