Sur de la Florida

Arrestan a mujeres por prostituirse en salones de masajes de Doral

Tras seis meses de investigaciones, la policía arrestó en Doral a la dueña de dos locales de masajes orientales donde se ejercía la prostitución y dos empleadas que prestaban servicios sexuales, informaron el viernes las autoridades.

Las tres mujeres de origen chino fueron identificadas como Jennifer Xiao, de 47 años y dueña de New Oriental Massage y Sunshine Massage -ambos establecimientos ubicados en Doral-; Cheng Wang, de 49; y Shu Fen Tang, de 52. Estas dos últimas trabajaban en los locales intervenidos por la policía.

Ambos locales allanados el jueves por la noche se habían convertido en morada de varias empleadas, ya que contaban ilegalmente con cocinas y lavanderías, indicó el teniente Orlando Sánchez, de la Unidad de Investigaciones del Departamento de Policía de Doral.

“La investigación surgió a raíz de información que obtuvimos sobre actividades sospechosas en estos locales”, dijo Sánchez a el Nuevo Herald. “Además de ejercer la prostitución, las empleadas estaban viviendo allí [...] Ante la complejidad del caso pedimos el apoyo de otras agencias”.

Detectives de la Policía de Miami-Dade y de la División de Tráfico Humano del Homeland Security, así como personal del Departamento de Salud se sumaron a la policía de Doral para investigar el caso, detalló Sánchez.

El primer allanamiento ocurrió en New Oriental Massage, ubicado en el 2600 de la avenida 86 del NW - oficina 31. Allí, alrededor de las 7 p.m. del jueves, un detective encubierto de la policía condal contrató los servicios de masajes y poco después Wang le ofreció “los servicios sexuales”, indicó Sánchez.

Una vez que el detective condal constató la oferta de servicios sexuales en New Oriental Massage, se dio luz verde a que el resto de agentes intervinieran el establecimiento donde se encontraban otras cuatro empleadas.

Poco después, a unas tres millas, los agentes acudieron a intervenir el otro establecimiento de Xiao llamado Sunshine Massage, localizado en el 4219 de la 107 avenida. Allí un agente encubierto también contrató los servicios de masajes, pero una vez en la camilla de atención, la empleada Tang, de 52 años, le ofreció sus “servicios sexuales”.

Xiao, la dueña de los dos locales, fue arrestada por contratar a terapistas de masajes sin licencia, de acuerdo con documentos policiales. En el caso de Wang y Tang, ambas fueron primero interrogadas por detectives del Homeland Security para determinar si eran víctimas de tráfico humano. Sin embargo, tras las pesquisas, ellas también fueron arrestadas y conducidas a la cárcel condal. Wang y Tang enfrentan cargos por prostitución y por carecer de licencia como masajistas.

A los locales también acudieron funcionarios del Departamento de Cumplimiento de Código de la Ciudad de Doral, quienes comprobaron la violación de varias normas municipales. Las autoridades decidieron finalmente clausurar ambos locales de masajes.

Sánchez aseguró que la policía seguirá investigando locales de masajes en Doral.

“Este tipo de investigaciones las empezamos a fines del año pasado ante información anónima que recibimos”, dijo Sánchez. “Estos primeros arrestos nos permiten decir que estamos ante una realidad compleja en nuestra comunidad, la cual no podemos ignorar [...] Por eso vamos a seguir investigando este tipo de casos”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios