Sur de la Florida

Se esfuma el sueño del Heat de Miami

El Heat llegó a San Antonio con todas las intenciones de hacer historia, pero se topó con un equipo en toda la dimensión de la palabra, que poco después con justicia se proclamaba campeón de la NBA.

En un emotivo encuentro en el ATT Center, los Spurs supieron imponer su juego y viniendo de atrás aplastaron al Heat con un convincente marcador de 104-87 en el quinto encuentro de la serie Final de la NBA, que ganaron por 4-1.

De este modo el equipo de San Antonio toma su revancha, tras perder con el Heat la final del año pasado, y se corona por quinta ocasión en su historia, todas ellas con la dirección de Gregg Popovich.

Bajo su mando los Spurs jugaron el mejor basquetbol de la liga y ocasiones hasta humillaron a los entonces campeones de la NBA, que al final estuvieron desconocidos.

El partido se fue de un solo lado tras un segundo y tercer cuarto fenomenales por parte de San Antonio. Y eso que el Heat salió encendido y marcaba el paso al inicio con relativa comodidad.

Pero en los primeros compases del segundo apareció un mariachi que cantó aquello de “y volver , volver , volver” a modo de himno y todo cambió.

Poco después, como por arte de magia, los Spurs voltearon definitivamente el marcador y el Heat colapsó. A partir de entonces la cancha se inclinó definitivamente para el lado de San Antonio que sin dudas fue mucho mejor.

Kawhi Leonard, el hombre de la primera mitad (15) y el mejor jugador de los Spurs con 22 puntos y 10 rebotes, fue declarado como mejor jugador de las Finales.

El argentino Manu Ginóbili fue la bujía de los Spurs y parte importante de la victoria con sus 19 puntos y mientras Patty Mills fue el hombre del tercero con cuatro triples con un marcador personal de 17 puntos.

“Lo del año pasado nos hizo más fuertes” , dijo Ginóbili. “No se trataba de Duncan, Parker o de mí. Esto fue un equipo siempre”.

En tanto el eterno Tim Duncan, quien se lleva su quinto anillo a los 38 años, fue el del segundo cuarto y terminó con nueve puntos importantes.

El entrenador del Heat, Erik Spoesltra, sorprendió con la entrada de Ray Allen en lugar de Mario Chalmers en el quinteto titular, que en principio le dio otro aire al equipo, pero que al final el cambio no fue muy significativo.

“Esto es muy frustrante en general”, dijo Spoestra después del choque.

Michael Beasley (9 puntos) y Mario Chalmers (8) fueron mejores que Rashard Lewis (3) y Allen (3).

Lebron James, quien comenzó encendido a la mitad con 17 puntos, terminó con 31 puntos y 10 rebotes en la causa perdida, tras jugar casi todo el partido.

Chris Bosh apenas llegó a 13 puntos y Dwyane Wade volvió a ser su sombra y se marchó con apenas 11 puntos.

La primera mitad fue ganada por 47-40 por los Spurs que supieron reaccionar tras perder el primer cuarto y frenar al Heat en el segundo con un juego bien diferente después de que la defensa de Miami lograra detener el frenético ritmo que impuso San Antonio en el American Airlines Arena.

El Heat comenzó bien el parcial con una gran defensa y mejor puntería, ganando primeramente por 8-0, para luego estirar por 11 de ventaja a la mitad del parcial. LeBron (17) solo tenía más puntos que San Antonio (12-9).

Ginóbili salió al rescate y los Spurs con una corrida de 9-0 se pusieron a tres puntos de Miami que mantuvo la compostura en su defensa, dejando a los locales en un 28 por ciento en tiros al aro, para terminar el primer cuarto arriba 29-22.

Dos canastas seguidas de Leonard (12) al inicio del segundo volvieron a acercar a los Spurs a tres puntos. Miami con mucho trabajo volvió a estirar a siete a diferencia, pero la mitad del parcial Duncan volvía a anotar por encima de Udonis Haslem y San Antonio se colocaba de nuevo a tres aprovechando la falta de acierto del banco del Heat.

San Antonio se aplicó en defensa y con una corrida de 19-5 ganaba el cuarto 25-11 y se ponía arriba en el descanso por siete puntos de diferencia.

Los primeros puntos de los Spurs vinieron después de tres minutos desde la línea de tiros libres, mientras el Heat continuaba sin anotar haciendo que la brecha se ampliara a 10 tantos. Poco a poco San Antonio fue ampliando a diferencia que llegó a ser de 20 puntos a la mitad del cuarto.

Nada le salía al Heat y el entrenador de Miami mandó a la cancha a todo lo que le quedaba. Mills con 14 puntos en el cuarto ayudaba a que los Spurs al final del tercero (30-18) estuvieran ganando 77-58.

El Heat recortó parte de la ventaja al inicio del último cuarto, pero eso fue todo. Esta vez los jugadores del Heat no vieron asomarse el trofeo Larry O’Brien porque no tuvieron reacción.

Los Spurs volvieron a ponerse a 20 puntos y así se mantuvieron hasta el final del partido para así proclamarse nuevos reyes de la NBA.

Para los Spurs comienza la celebración, para el Heat el tiempo de reflexión tras una gran temporada.

A los campeones solo queda felicitarles. Al final los mariachis cantaron.

  Comentarios