Sur de la Florida

Confirman altos niveles de arsénico en parque de Miami

Han pasado dos semanas desde que las autoridades cerraron los campos de béisbol del Chapman Field, en el sureste del Condado Miami-Dade, tras el descubrimiento de altos niveles del arsénico en el suelo. Ahora, una nueva ronda de pruebas reveló que las altas concentraciones, 20 veces por encima de lo normal en algunas áreas, aparecen estar limitadas a los terrenos de béisbol y no se extiende a los barrios residenciales cercanos al parque.

“Fue muy importante determinar si había sitios de contaminación fuera del parque, y no los hay”, dijo Wilbur Mayorga, jefe de la División de Supervisión y Restauración Medioambiental del Condado Miami-Dade (DERM) en declaraciones a el Nuevo Herald.

El anuncio inicial del descubrimiento de arsénico fue desconcertante porque los funcionarios no encontraron niveles elevados de otras substancias químicas, aunque no es raro encontrar trazas de arsénico en lugares como Miami, donde el suelo es rico en sedimentos y fósiles de procedencia marina.

Mayorga afirmó que los últimos resultados de las pruebas no revelaron ninguna evidencia de desechos sólidos en Chapman Field, como se han encontrado en otros parques construidos con la ceniza de incineradores. Indicó que el problema está localizado básicamente en el suelo de los terrenos de béisbol, y aparentemente se remonta a su construcción original.

Algunos usuarios del parque, nombrado en honor de Victor Chapman, el primer piloto estadounidense que murió en combate, han especulado que su pasado como un base militar y un campo de aviación durante las dos guerras mundiales podría explicar los altos niveles del arsénico. Sin embargo, los funcionarios no creen que la historia militar del parque esté relacionada con la contaminación.

“El material que se utilizó para desarrollar los terrenos de béisbol parece ser una fuente potencial de los niveles de arsénico”, dijo Mayorga.

Hasta este momento DERM no tiene más información sobre cuándo fueron construidos los campos de béisbol, ni la procedencia del material utilizado en la construcción.

Los terrenos de béisbol han estado cerrados por casi dos semanas, desde que se obtuvieron los resultados de las primeras pruebas, y los funcionarios del condado todavía no tienen un plan para la restauración del parque, ni una predicción de cuánto tiempo tomará el proceso de limpieza.

Según Mayorga, el DERM está contratando a un consultor independiente para completar la evaluación del Chapman Field. Estas pruebas adicionales culminarán en una recomendación al Departamento de Parques, Recreación y Espacios Abiertos de Miami-Dade para el proceso de limpieza en los próximos meses. Los terrenos de béisbol no serán abiertos hasta que la evaluación sea completada.

Manuel Ferrero, director de International Slow Pitch Softball (ISPS), una liga de sóftbol que usa los terrenos del Chapman Field, dice que su organización está muy preocupada por los niveles de arsénico, especialmente porque fue hallado en lo que él considera como el mejor campo de béisbol en todo el condado.

“Creo que [los resultados] son más alarmantes ahora que sabemos que están confinados a los campos de béisbol”, opinó Ferrero.

Este hecho es particularmente preocupante por el hecho de que algunos de los jugadores en la liga habían jugando ahí por casi 30 años, de acuerdo con Ferrero.

“Nuestra principal preocupación es la seguridad de los jugadores”, señaló.

Samir Elmir, funcionario del Departamento de Salud Pública del Condado Miami-Dade, recomienda que las personas preocupadas por el posible contacto con la sustancia consulten su médico para determinar si es necesario hacerse exámenes. Pero Elmir sostiene que el riesgo de experimentar efectos graves en la salud por la exposición al arsénico es bajo.

“Tendría que haber comido el suelo durante muchos años antes de tener el potencial de experimentar efectos negativos en la salud”, afirmó Elmir, quien señaló que el riesgo asociado con la inhalación de polvo contaminado con arsénico es mucho más bajo.

Sin embargo, Ferrero dice que está discutiendo con su organización la posibilidad de cancelar todos los torneos previstos en los parques de Miami-Dade hasta que sus jugadores sean examinados, y que se realicen pruebas en el resto de los parques.

“Pienso que el condado debe por lo menos realizar pruebas a cada uno de los jugadores para estar seguro”, opinó Ferrero.

Las pruebas en Chapman Field fueron hechas como parte de una inspección de los 263 parques condales a partir del 2011, luego de que funcionarios federales encontraron contaminación en Olinda Park, construido en un viejo basurero en el área del noroeste del Condado Miami-Dade. El Condado ha hecho pruebas en 192 de sus 263 parques, y sólo ha encontrado contaminación en el Parque de Hermanos al Rescate, el cual queda al lado de un antiguo incinerador municipal de Coral Gables.

“Tristemente, todos estamos enfrentando las consecuencias de las prácticas que existieron antes de las leyes ambientales”, dijo Mayorga.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios