Sur de la Florida

Empresario venezolano amenaza con demandar a Miami

Un empresario venezolano que fue declarado persona no grata por los comisionados de la Ciudad de Miami debido a su participación en la polémica venta de la televisora venezolana Globovisión, está amenazando con demandar a la municipalidad si no se le ofrece una disculpa y se limpia su nombre.

El abogado de Juan Domingo Cordero escribió en una carta enviada a la Ciudad el 11 de junio que su cliente había renunciado a sus intereses en la empresa Globovisión seis meses antes de que se iniciaran las protestas estudiantiles en Venezuela, y calificó de falsa la información sobre su cliente que proporcionó el ex alcalde de Miami, Joe Carollo, quien propuso originalmente la resolución.

“Lo que se le hizo a mi cliente va mas allá de lo incorrecto y él tiene el derecho a limpiar su nombre”, dijo el viernes Frank Quintero, abogado que representa a Cordero. “Lo mas increíble es que nadie en la ciudad se molestara en verificar la información que se les dio antes de aprobar la resolución. Por eso es que en otras partes llaman a Miami una república bananera”.

Los comisionados aprobaron de manera unánime el 22 de mayo una resolución para declarar personas no gratas a Cordero, Raúl Gorrín y Gustavo Perdomo, en un gesto de solidaridad con el pueblo de Venezuela. Los tres empresarios asumieron el control de Globovisión después de que la empresa fuera vendida en el 2013.

Desde entonces la cadena televisiva ha sido acusada de ignorar violaciones a los derechos humanos que presuntamente han ocurrido durante las protestas en Venezuela, y de dedicarse a promover el socialismo del siglo XXI, mientras sus dueños son propietarios de mansiones, autos de lujos y varias empresas registradas en Miami, como reveló una investigación de el Nuevo Herald.

La abogada y el administrador municipal no respondieron a llamadas el viernes. Quintero dijo que no ha recibido respuesta de funcionarios municipales sobre la carta y el paquete de documentos que envió la semana pasada, que incluyen copias de disoluciones de empresas y artículos noticiosos publicados en Venezuela donde se reporta la renuncia de Cordero a Globovisión.

Carollo escribió en la resolución que la presencia en Miami de los dueños de Globovision “Raúl Gorrín, Gustavo Perdomo y Juan Domingo Cordero, y de cualquier otro cómplice del gobierno venezolano debe ser declarada hipócrita, no bienvenida y repugnante para los residentes de Miami”.

Ademas, durante la reunión en mayo en el ayuntamiento municipal los tres empresarios fueron acusados de ser cómplices de un régimen que está oprimiendo al pueblo en las calles y viola los derechos humanos.

Sin embargo, Quintero dijo que Cordero abandonó la compañía hace medio año precisamente por desacuerdos con las prácticas periodísticas adoptadas por la empresa que considera antiéticas e injustas.

“El renunció luego de enterarse de cosas que estaban pasando a espaldas de él, como el despido de periodistas que reportaron la opinión de la oposición”, dijo Quintero en referencia a su cliente. “Y no solamente renunció, sino que también vendió su parte de la compañía”.

Pero Carollo argumentó el viernes que no existen pruebas de que Cordero haya vendido su participación en Globovisión.

“En ningún lado fue reportado que él vendió su parte. Que lo demuestre”, pidió Carollo. “Yo cambiaría de opinión si Juan Domingo Cordero diera la cara públicamente y condenara el gobierno de (Nicolás) Maduro por lo que les está haciendo a los estudiantes... pero dudo que lo haga”.

De acuerdo con Carollo, Cordero aún estaría vinculado en negocios con Gorrín y Perdomo, utilizando el nombre de otros familiares en empresas en común, a pesar de que públicamente ha tratado de desvincularse de ellos.

Documentos estatales de la Florida muestran que el 16 de mayo, seis días antes de la reunión de la comisión en que se aprobó la resolución, Cordero renunció y disolvió cuatro compañías vinculadas a Gorrín o a Perdomo: Globovisión Tele C.A. Corp, una sucursal floridana de Globovisión; Seguros La Vitalicia, C.A. Corp, una aseguradora venezolana; Inversora Conivenca Corp, e Interbursa International Inc.

En la carta, Quintero advierte a la Ciudad que su firma ha iniciado una investigación para determinar si la Comisión de Miami violó los estatutos de la Florida que requieren que cualquier conversación de antemano sobre una medida presentada ante la Comisión sea revelada al publico.

“En este momento hemos decidido detener nuestra investigación y darle la oportunidad a la Comisión y a la Ciudad de corregir el daño que le han hecho al Sr. Cordero”, dice la carta que da una fecha límite de la próxima reunión municipal (el 26 de junio) para recibir una respuesta.

Carollo calificó la propuesta de Quintero como una extorsión a los funcionarios municipales. Según él, el viernes por la tarde, antes de abordar un avión a Madrid, el alcalde Tomás Regalado le dijo en una conversación telefónica que los funcionarios municipales no se dejarían intimidar.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios